Panamá: 44% considera la inseguridad ciudadana como el principal problema

Las ‘fórmulas’ para frenar la inseguridad ciudadana

¿Qué hacer para que el 44.1% de los panameños que opinan (según la última encuesta de Unimer, de febrero pasado) que la inseguridad ciudadana es el principal problema del país cambie esa percepción? La respuesta no es tan fácil de encontrar, según los expertos en la materia.

El problema es grave, coinciden, ya que las cifras de asesinatos, secuestros y robos así lo demuestran.

Por ende, este debe ser un “tema de Estado”, y hay que tratarlo de forma “integral”, señalan grupos organizados de la sociedad civil (Alianza Ciudadana Pro Justicia; la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de Panamá, Fudespa; y Juventud en Pro de la Seguridad Ciudadana).

Sin embargo, los candidatos presidenciales, Ricardo Martinelli y Balbina Herrera, que encabezan las encuestas de opinión -según la empresa consultora Unimer- parece que tienen, cada uno, la “fórmula” para lograrlo.

Al menos, eso es lo que se desprende de sus respectivos planes de gobierno que, en materia de seguridad ciudadana, dicen que combatirán de forma frontal la delincuencia y el crimen organizado, a fin de frenar los altos índices de delitos registrados.

Herrera dedica la mayor parte de su propuesta (8 de 18 puntos) al tema de la prevención, mientras que Martinelli se enfoca en su plan de “calles seguras” (proyecto que reemplazaría los decretos ley que reformaron los estamentos de seguridad), y que también incluye el aspecto de la prevención.

Ninguno de los dos da detalles sobre la ejecución de estas propuestas.

Además, en ambos planes de gobierno se propone aumentar el número de policías y de cárceles, mejorar las redes de inteligencia y reforzar los programas de vigilancia ciudadana.

Con lupa

Por eso, para los citados grupos de la sociedad civil es importante escudriñar y ver el alcance del listado de propósitos de la Alianza por el Cambio (Martinelli) y de Un Gobierno para la Gente (Herrera), en esta materia.

De acuerdo con un análisis de ambos planes, se concluye que ninguno de los dos candidatos ofrece una propuesta “integral”, advierte Ebrahim Asvat, ex director de la Policía Nacional (PN) y participante de la mesa de trabajo Seguridad Pública y Ciudadana, de Fudespa.

“No vemos que en las propuestas estén enfocados directamente los principales problemas [en materia de seguridad ciudadana] para darles solución”, dice Rafael Zeballos, que lidera el movimiento Juventud en Pro de la Seguridad Ciudadana.

Ahora bien, cabe preguntar, si en ambos planes de gobierno están incluidos los aspectos de la prevención, represión y rehabilitación, entonces, ¿qué es lo que no funciona bien?

A juicio de Asvat, el problema está en la “visión” que presentan las propuestas.

“En cierta manera, ambas tienen legitimidad”, agrega, pero no afrontan el problema de manera integral. “Integral” significa, según Asvat, hacer partícipe a otras instituciones del Estado y a la sociedad civil de una estrategia conjunta.

Hay que hacer una “reingeniería” y crear, por ejemplo, un Ministerio de Seguridad Pública, tal como lo planteó Fudespa, indica Asvat. Entendiendo, claro está, que la situación en Panamá ha cambiado y que hay nuevas modalidades de crímenes y de bandas organizadas, dice el ex director de la PN.

‘Palabras sin fondo’

Otra cuestión que preocupa es que en las propuestas no están los compromisos que tanto Martinelli como Herrera firmaron, en septiembre de 2008, en el pacto por la seguridad, que impulsó Juventud en Pro de la Seguridad Ciudadana.

“No vemos el compromiso para trabajar (…) ni que las propuestas estén enfocadas directamente” en asuntos concretos y relevantes, señala Zeballos.

Como ejemplo, citó que ambos candidatos han “prometido” públicamente la inclusión de la visa para los ciudadanos de México y Colombia, pero tal promesa no está incluida en sus propuestas.

Zeballos indica que tampoco se menciona la manera como se mejorarán las leyes para que los delincuentes -incluidos los menores de edad- paguen por los delitos cometidos; y para que los centros penitenciarios, actualmente vulnerables, sean reforzados.

Indistintamente de quién se convierta en el Presidente de la República, el que gane debe saber que hoy no se está haciendo lo suficiente y lo que se plantea tampoco lo es, concluye Zeballos.

Porque, dice, “hace falta más apoyo”.

La Prensa, 2009/03/02 Elizabeth Garrido/ egarrido@prensa.com

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 86 seguidores

%d personas les gusta esto: