El Salvador: Nuestros mayores problemas siguen huérfanos de planes factibles / David Escobar Galindo

Hace ya casi un año que empezó a moverse algo nuevo en el ámbito de la inseguridad reinante por efecto de la delincuencia que sufrimos desde hace tanto tiempo: la llamada tregua entre las principales pandillas que operan en el país, la cual surgió bajo la conducción del obispo castrense y de un ex guerrillero.

Novedad de inicio. Y la respuesta esperable: desconfianzas y resistencias. Desde un inicio optamos por darle a ese experimento el beneficio de la confianza, que es mucho más acompañante que el beneficio de la duda. A estas alturas, hay dos datos contrastantes que hay que ponderar: la tregua continúa viva a pesar de todas sus insuficiencias; y está ahí, pero no ha logrado pasar a un plano de evidencia incuestionable, como sería necesario. Entonces, salta a la vista que algo fundamental falta por hacer para darle verdadera vitalidad al experimento.VER MÁS…

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 90 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: