México: Atlas de la seguridad y violencia en Morelos / Sergio Aguayo Quezada, coordinación académica Rodrigo Peña González y Jorge Ariel Ramírez Pérez, autores compiladores

El trabajo está presentado en cuatro secciones. Las primeras tres se componen por la presentación de la información recopilada y tienen un sentido monográfico porque se esfuerzan en la exposición de información. Cuadros, mapas y gráficos son la esencia de esta parte del trabajo y se complementan analíticamente entre sí, ya sea reforzando el análisis o contrastando información y fuentes. Esas tres secciones fueron insumo fundamental para la creación de la cuarta sección, compuesta por artículos académicos que tienen la intención de señalar fenómenos particulares en los que la violencia se presenta y/o expresa como parte de una dinámica generalmente más profunda y compleja.

A continuación las secciones del atlas para ubicar al lector en la lógica de la publicación: Sección 1. Violencia criminal. Este primer apartado reconoce en los actos delictivos botones de muestra de la problemática en el estado. Reflejan esa parte de la violencia que fundamentalmente busca esquivar la ley.  Sección 2.  Autoridades y el papel del Estado en Morelos. Está dedicada al papel de las autoridades. Es un ejercicio fundamental porque reconoce que la violencia también es ejercida por el Estado. Sección 3.  Demografía y sociedad civil ante la violencia. Los factores sociodemográficos, así como información sobre la sociedad civil en el estado, son insumos de investigación fundamentales para propiciar o facilitar nuevas investigaciones. Esta sección incluye insumos de esta naturaleza, lo que analíticamente invita a propiciar cruce de variables con información de las dos secciones anteriores.  Sección 4. ¿Cómo, dónde, cuándo? Análisis de la violencia en Morelos. Se trata de la parte del atlas dedicada a analizar fenómenos particulares. Todos fueron temáticamente motivados a raíz de la búsqueda de información cualitativa y cuantitativa, lo que dio pie a elaborar y presentar textos académicos que, con diversas perspectivas metodológicas, dan cuenta de estos casos interesantes e importantes para comprender fenómenos de violencia en Morelos. VER MÁS…

Colombia: Huelga de hambre de reclusos agrava la crisis carcelaria / Juan Carlos Monroy

Unos 5 mil internos están en huelga de hambre por el alto nivel de hacinamiento y las malas condiciones en las prisiones.

Al problema persistente del hacinamiento que agrava la vida en las ya precarias y viejas cárceles se suman la huelga de hambre de 5 mil reclusos y el paro judicial de guardianes para completar una de las peores crisis carcelaria del país.

La sobrepoblación en las 138 prisiones del país es un problema de viaja data, pero en los últimos 10 años (2003-2013) aumentó en un 100 por ciento y eso se refleja en penales donde los reclusos duermen en pasillos por falta de espacio o celdas para cuatro intentos en los que se apretujan hasta 20.

Por las precarias condiciones de vida al menos cinco mil reclusos se declararon en huelga de hambre. “Ellos reclaman se declare la emergencia carcaleria para que les mejoren la salud, porque ni medicinas hay ni atención médica permanente, y las condiciones de reclusión, alimentación y régimen de visitas”, aseguró un familiar de un interno de la cárcel La Modelo. VER MÁS…

Guatemala: Las lecciones que nos dejó la masacre de Salcajá / Óscar Martínez

Guatemala es la “puerta de oro” de salida de la droga en Centroamérica. Hace poco más de un año, el Estado se enfrentó a la masacre de ocho de sus policías, y el descuartizamiento de otro. Salió en busca de los que masacraron. En esa búsqueda de la dignidad acribillada es posible entender el juego de ajedrez del gran narcotráfico centroamericano. Esto no es una guerra: altos funcionarios como el ministro de Gobernación ni siquiera están seguros de que extraditar a los grandes capos sea útil. Esos sabían jugar el ajedrez y, cuando se van, quedan los cavernícolas.

Aquel jueves 13 de junio de 2013 a nadie le resultó extraño escuchar detonaciones en Salcajá. Ese día los salcajenses habían reventado petardos toda la tarde para celebrar a San Antonio de Padua que, sin ser su patrono, tiene garantizados rezos y cohetes cada 13 de junio en el pequeño municipio agrícola del occidente de Guatemala. La tarde de ese día hubo una boda en la iglesia, justo frente a la alcaldía, justo frente a la plaza central, justo delante de la subestación policial. Los recién casados también detonaron cohetes para celebrar su unión. Por eso a casi nadie le resultó extraño que se escucharan varias detonaciones a las 8:17 de la noche en la primera calle del pueblo, a un lado de la iglesia. La primera de esas detonaciones mató, de un tiro directo en la cabeza, al primer agente de policía, que estaba de descanso tomando el aire en la calle. Faltaban siete policías más. VER MÁS…

Guatemala: Las lecciones que nos dejó la masacre de Salcajá / Óscar Martínez

Guatemala es la “puerta de oro” de salida de la droga en Centroamérica. Hace poco más de un año, el Estado se enfrentó a la masacre de ocho de sus policías, y el descuartizamiento de otro. Salió en busca de los que masacraron. En esa búsqueda de la dignidad acribillada es posible entender el juego de ajedrez del gran narcotráfico centroamericano. Esto no es una guerra: altos funcionarios como el ministro de Gobernación ni siquiera están seguros de que extraditar a los grandes capos sea útil. Esos sabían jugar el ajedrez y, cuando se van, quedan los cavernícolas.

Aquel jueves 13 de junio de 2013 a nadie le resultó extraño escuchar detonaciones en Salcajá. Ese día los salcajenses habían reventado petardos toda la tarde para celebrar a San Antonio de Padua que, sin ser su patrono, tiene garantizados rezos y cohetes cada 13 de junio en el pequeño municipio agrícola del occidente de Guatemala. La tarde de ese día hubo una boda en la iglesia, justo frente a la alcaldía, justo frente a la plaza central, justo delante de la subestación policial. Los recién casados también detonaron cohetes para celebrar su unión. Por eso a casi nadie le resultó extraño que se escucharan varias detonaciones a las 8:17 de la noche en la primera calle del pueblo, a un lado de la iglesia. La primera de esas detonaciones mató, de un tiro directo en la cabeza, al primer agente de policía, que estaba de descanso tomando el aire en la calle. Faltaban siete policías más. VER MÁS…

El Salvador: “La separación fue indispensable para conservar el control de los centros penales” / Entrevista con Rodolfo Garay Pineda, exdirector de Centros Penales (1989-2004) / Roberto Valencia

Los cuatro presidentes del partido Arena lo tuvieron como director general de Centros Penales; no ha habido un alto funcionario que haya dedicado tanto tiempo a la administración del sistema penitenciario en El Salvador. Bajo su gestión se concibió, se gestó y dio sus primeros pasos la polémica segregación de pandilleros en cárceles exclusivas.

[Esta entrevista es un apéndice del reportaje 'El país que entregó las cárceles a sus pandilleros'. Si no lo ha hecho, le recomendamos leerlo primero.]

Si algo hay que reconocerle a Rodolfo Garay Pineda es valentía; valentía para proclamar sin matices que él fue el máximo responsable de que el Estado salvadoreño destinara cárceles para albergar solo a integrantes de una misma pandilla. Podría haber señalado a sus superiores, a tal o cual ministro, o incluso podría haberse hecho el loco, pero no. Quien fuera el máximo responsable de la Dirección General de Centros Penales entre 1989 y 2004 se atribuye la paternidad de la medida (“Clasificar, separar y reubicar a las pandillas en centros penitenciarios distintos fue una decisión de la Dirección General de Centros Penales”, dice sin titubear), lo hace incluso con orgullo, y solo concede, quizá por modestia, que cada uno de los movimientos masivos los consultaba primero con los directores de los penales afectados, y que los hacía del conocimiento del ministro de turno. VER MÁS…

México: Infiltrada por el crimen la policía de 11 municipios de Guerrero

El vocero del gobierno estatal dijo que por eso es momento de levantar la voz de alerta y pedir una revisión y reestructuración de todos los cuerpos policiacos.

El gobierno estatal reconoció que las policías preventivas de Acapulco, Chilpancingo y toda la Tierra Caliente están infiltradas por el crimen organizado, de tal suerte que en ellos se puede reeditar lo sucedido en Iguala durante la noche del 26 de septiembre.

José Villanueva Manzanares, vocero oficial del gobierno estatal sostuvo que es momento de lanzar la voz de alerta para evitar hechos como los que hoy se lamentan.

“Nosotros debemos decir que estos sucesos lamentables de Iguala se pueden reeditar en cualquier municipio de la Tierra Caliente, Chilpancingo y Acapulco, ya que en estos municipio se sabe que las policías están infiltradas por la delincuencia organizada”. VER MÁS…

Perú: “¿Faltan policías?” / Gino Costa

Como tenemos 111 mil, habría que incrementarlos en casi 50%. ¿Es necesario? Parece que no…

El Ministro del Interior declaró la semana pasada que la policía necesita 160 mil agentes. Como tenemos 111 mil, habría que incrementarlos en casi 50%. ¿Es necesario? Parece que no.

El reciente informe regional de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) muestra que tenemos una de las más altas tasas de policías per cápita. Ocupamos el cuarto lugar entre dieciocho países del continente, con casi el doble de policías per cápita que Estados Unidos, Canadá y Chile. Pasaríamos al tercer lugar si sumamos los 23 mil serenos. El número de agentes no es, pues, el problema.VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores