El Salvador: El periodismo, la gasolina perfecta para el fenómeno de las pandillas / Roberto Valencia

La cifra de homicidios que se cometían a diario en El Salvador bajó de 19 a 6 entre los años 1996 y 2002, y los indicadores de delitos contra la propiedad también se desplomaron. Sin embargo, la percepción de inseguridad no recorrió el mismo camino, alentada por un sensacionalismo desmedido en los medios de comunicación, al punto que en 2003 el país asumió como inevitable el ‘manodurismo’ que ofrecía el expresidente Francisco Flores.

Los diez años posteriores a los Acuerdos de Paz de 1992 son extraños. El Salvador hizo las paces en el terreno político y militar, pero una hemorragia inatajable de violencia social anuló ese logro infinito. En paz los salvadoreños se asesinaron más que en guerra. Cifras de la Fiscalía General de la República hablan de 7,673 homicidios intencionales en 1994, de 7,877 en 1995, de 6,792 en 1996; tasas de 138, 139 y 117 homicidios por cada cien mil habitantes; en torno a veinte cadáveres cada día. VER MÁS…

Perú: Por principios y convicciones / Carlos Basombrío

El ministro Urresti es por lejos el más popular del gabinete y arrastra al alza a Humala y Nadine. ¿Significa esto que nos equivocamos en cuestionarlo? Desde mi punto de vista, no. Creo que estamos haciendo lo correcto y ello se funda, a la vez, en principios y en convicciones.

Para mí es una cuestión de principios rechazar que en un país democrático haya un ministro del Interior procesado por delito de homicidio en agravio de un periodista. ¿Inocente o culpable? No lo sé, no me compete determinarlo, ni tampoco a los asesores del presidente y, menos todavía, al propio inculpado. Le toca decidirlo a jueces que, por decir lo menos, tienen al frente a un procesado con influencias. VER MÁS…

México: Insuficiente, la información del Estado mexicano a la CIDH sobre delitos contra migrantes

En 2010 México reconoció en audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que había “agentes detenidos y procesados por tráfico de personas”. Al año siguiente el organismo internacional solicitó, sin éxito, las denuncias, averiguaciones previas y sentencias emitidas desde 2008 por crímenes contra indocumentados.

Solo entre septiembre de 2008 y febrero de 2009, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reportó el secuestro de 9 mil 758 migrantes, 9 mil 194 de estos atribuidos directamente a la delincuencia organizada, 35 a autoridades estatales y 56 a autoridades de los tres niveles de gobierno. VER MÁS…

Honduras: El rey justo de la cárcel del infierno / José Luis Sanz

En el corazón de San Pedro Sula, la ciudad más violenta del mundo, hay una cárcel que presume de vivir en paz. Un ladrón de 27 años que decapitó a su antecesor la gobierna con el respaldo de la mayoría de presos, que le consideran su benefactor. Su éxito allí donde el Estado no llega pone en evidencia el fracaso del sistema penitenciario hondureño, corrupto y desbordado.

Los colombianos tienen la llave de su celda y cuando alguien, toc, toc, golpea la gruesa puerta metálica, escrutan por una mirilla antes de dejarlo entrar a su refugio de paredes blancas, cocina propia, dos habitaciones y cuarto de baño privado con suelo y paredes de azulejos celestes. Hace solo un año, estos 25 metros cuadrados eran un comedor abandonado y abierto a una de las calles principales del penal de San Pedro Sula, Honduras. Ahora, una familia con negocios en Medellín lo ha convertido en su búnker de lujo en el núcleo mismo de esta cárcel mísera. Y no lo hubieran podido hacer sin el permiso de Chepe, el preso que reina en esta penitenciaría y que lleva 40 minutos sentado frente a mi en una silla de plástico, presumiendo de su cárcel.

Chepe habla con soltura y cecea como un amigo entrañable. Trata de convencerme de que al resto de presos él les pide, como un buen pastor, que se aparten “de esas vainas”, de la delincuencia. VER MÁS…

Colombia: No a los falsos justicieros / Editorial El Coombiano

Por las redes sociales están circulando las imágenes de ciudadanos que, siendo víctimas o presenciando actos delictivos, reducen a los supuestos criminales y bien proceden a esperar la llegada de la autoridad, o bien deciden tomar acciones expeditas de agresión directa.

Llaman la atención, tanto como las diversas escenas de indignación pública de la gente ante el accionar de atracadores o autores de otros delitos, los comentarios de las redes sociales: casi que un llamamiento general a la venganza y a la justicia por propia mano. Y, en casi todos, quejas por la inacción de la autoridad y la falta de presencia policial. Hay que tener mucho cuidado. La Constitución Política, que todo ciudadano debería conocer, dice que “el delincuente sorprendido en flagrancia podrá ser aprehendido y llevado ante el juez por cualquier persona” (Art. 32). Y también existe la previsión penal de la legítima defensa: nadie está obligado a permanecer pasivo o sin defenderse ante una agresión criminal. VER MÁS…

Brasil: UN Agency Wants Probe of Brazil Prison Violence

The United Nation’s human rights agency called Wednesday for an “immediate, impartial and effective investigation” into the violence that has swept through a penitentiary in northeastern Brazil where at least 60 inmates were killed in 2013 in clashes between rival gangs.

Violence from the prisons has spilled onto the streets of Sao Luis, the capital of Maranhao state where the prison is located. Police say imprisoned gang leaders angered by authorities attempted crackdowns inside the prison ordered their members to spark terror by setting buses ablaze and shooting up the outside of police stations.

A 6-year-old girl died this week after being severely burned during one bus attack. Gas stations in the city largely complied with a police request to halt the sale of fuel to anyone wanting to fill-up a gas canister, hoping to squeeze off gangs’ ability to buy flammable liquids used to torch buses. SEE MORE…

El Salvador: Encarcelados visita las cárceles salvadoreñas / Roberto Valencia

Este jueves 7 de noviembre la cadena de televisión española laSexta emitió un programa sobre las cárceles salvadoreñas en primetime. Se dijeron barbaridades como que el padre Toño es el responsable de la tregua entre el Barrio 18 y la Mara Salvatrucha, o que Vanda Pignato es la propietaria de Aliprac, la empresa que suministra la comida a los reos.

Aparece un grupo de soldados encapuchados, una coaster azul estacionada y el muro exterior del penal de Mariona. Una sonora voz en off se impone sobre un fondo musical intrigante: “Vamos en busca de un español que se juega la vida todos los días. Vive amenazado desde hace 13 años. Le recogemos… en su refugio”. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores