México: Catástrofe policial y memoria / Ernesto López Portillo

Lo sucedido en Iguala a fines del pasado mes de septiembre incluye múltiples tragedias. La policial es una de ellas. Los hechos muestran la manera como la delincuencia organizada utiliza a la policía como brazo armado de exterminio. Apenas hace dos semanas, en este espacio escribí que la tortura es una práctica extendida en el quehacer policial en México. En un país donde el INEGI reporta año tras año que la mayoría de los mexicanos confía poco o nada en su policía más próxima, apenas podemos imaginar el impacto que tiene en la conciencia colectiva atestiguar la persistencia de los mas abominables formatos de criminalidad uniformada. VER MÁS…

Venezuela: Fiscal General: La prevención del delito es un tema de todos, no solo del Estado

Así lo afirmó durante el Encuentro Nacional “Prevención es Seguridad Ciudadana”.

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, expresó que la prevención del delito atañe no solo al Estado sino a todos los venezolanos, por lo que considera que la participación de la comunidad es un factor clave en la lucha contra la inseguridad.

La afirmación la realizó durante el Encuentro Nacional “Prevención es Seguridad Ciudadana” celebrado en la Sala Plenaria Manuel Pérez Guerrero del Complejo Urbanístico Parque Central, Caracas, este martes 9 de septiembre, actividad que cuenta con la participación de expertos en el área y representantes de organizaciones comunitarias.

En su ponencia titulada “Prevención del Delito y Derechos Humanos”, Ortega Díaz invitó a la comunidad a desarrollar métodos preventivos que vayan más allá de las sanciones que se aplican luego de la comisión de delitos. VER MÁS…

Perú: ¿Quién protege a la policía? / Editorial El Comercio

Muchas agresiones a efectivos policiales siguen quedando impunes.

Ángel Vigo Noriega, golpeado por dos sujetos en estado de ebriedad. María del Pilar Luna Better y Katerine Aybar Calle, agredidas física y verbalmente mientras trabajaban. Gustavo Pareja García, atropellado por cumplir con sus labores. La lista podría continuar, pero antes nos preguntamos: ¿qué tienen en común estas personas? Todas ellas son efectivos de la Policía Nacional del Perú que en los últimos meses fueron agredidos mientras cumplían sus funciones.

Lamentablemente este tipo de situaciones son pan de cada día y las cifras son desalentadoras. Hace poco el ministro del Interior, Daniel Urresti, declaró que, desde que asumió la cartera menos de mes y medio atrás, 22 policías fueron agredidos en Lima y Callao y hasta el momento tan solo tres de los agresores están con orden de detención preventiva. La impunidad es la regla. VER MÁS…

Perú: Percepciones y fantasías / Fernando Rospigliosi

Análisis de la seguridad ciudadana en el mensaje a la nación del presidente Humala.

Nuevamente el presidente Ollanta Humala desperdició una oportunidad para proponer una política de seguridad ciudadana que responda a la demanda de lo que sigue siendo la mayor preocupación de los peruanos. Los seis minutos que dedicó al tema los gastó básicamente en cifras fantasiosas sobre los supuestos logros alcanzados y sobre los maravillosos resultados que vendrán a consecuencia de nuevas adquisiciones de patrulleros y helicópteros.

No hubo, por supuesto, ninguna autocrítica sobre el fracaso de estos tres años, en los que los delitos han aumentado y los ciudadanos nos sentimos más inseguros. Por el contrario, una absurda autocomplacencia que no ayuda a que el país recobre la confianza en el Gobierno y las autoridades. El presidente habló con orgullo que la “nueva estrategia viene dando buenos resultados”. Lástima que no nos hayamos enterado ni de la nueva estrategia ni de los buenos resultados.

Las cifras que presenta Ollanta Humala sobre los éxitos de su gobierno son grotescas, ridículas. Por ejemplo, dijo que en el curso del último año, julio del 2013 a julio del 2014, se habían detenido a 160.000 personas “por delitos diversos”. Si se les ha apresado por delitos, son delincuentes que deberían estar procesados en el sistema judicial y eventualmente encarcelados. Solo para ellos se requeriría haber construido unos 80 penales en el último año.VER  MÁS…

Perú: Sugerencias para una política de seguridad / Gino Costa

La marea criminal amenaza con convertirse en una severa crisis de seguridad. El Grupo Gobernabilidad Democrática y Seguridad Ciudadana, del que formo parte, ha solicitado al presidente de la República que en su mensaje a la nación de hoy exponga el estado veraz de la situación y diga cómo piensa enfrentarla.

Aunque la situación es grave, estamos a tiempo de revertirla. Aquí algunas de las líneas de política que consideramos el país necesita con urgencia.

Primero, un Ministerio del Interior que dirija y coordine la política pública y articule, en los tres niveles de gobierno, a las instituciones involucradas en la prevención y persecución del delito. El marco para ello es el alicaído y casi abandonado Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (Conasec), cuya secretaría técnica debe ser el pulmón del sistema y el Plan 2013-2018, su hoja de ruta. Ojalá que el gobierno reactive el consejo, profesionalice su secretaría y ponga en práctica el plan. VER  MÁS…

Perú: Semillas policiales / Editorial El Comercio

La seguridad no mejorará si no se invierte en las escuelas de formación de la PNP.

Está de más decir que la inseguridad es la mayor preocupación de los peruanos hoy en día. Sin embargo, ¿cuánto le preocupa al gobierno la formación de quienes estarán encargados de cuidar a la ciudadanía?

La respuesta parece ser que no mucho, al menos si nos guiamos por un informe de la Defensoría del Pueblo sobre el estado de las escuelas de formación de la Policía Nacional del Perú (PNP) publicado recientemente. En este, la Defensoría da cuenta de lo que encontró al inspeccionar, entre setiembre y diciembre del 2013, 19 de las 28 escuelas técnico superiores que forman suboficiales en nuestro país. VER MÁS…

Perú: Relación entre criminalidad y desigualdad en los 24 departamentos del Perú entre 2004 y 2011 / Lucía Basombrío / Antonio Ciudad

El documento completo será publicado en un Compendio de Tesis de la Universidad del Pacífico en el transcurso de este año.

RESUMEN

Como sabemos el Perú vive desde hace ya un tiempo un crecimiento económico sostenido. Durante la última década el PBI creció en promedio 6 por ciento. Como consecuencia de ello, el Coeficiente GINI, la medida tradicionalmente usada para medir la desigualdad bajó, entre 2004 y 2012, de 0.51 a 0.47. Además, los indicadores de pobreza también se han reducido. Sin embargo, observamos que las denuncias de patrimonio han aumentado, y continúan haciéndolo. A la luz de ello, nos planteamos una investigación con los siguientes objetivos:
Objetivo principal:
Analizar la relación que posee la criminalidad en cada departamento del Perú entre 2004 y 2011 con los índices de desigualdad monetaria, usando como proxy el ratio de denuncias de patrimonio y diferentes medidas de desigualdad monetaria como el Coeficiente de GINI y el Índice de Theil. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores