El Salvador: El periodismo, la gasolina perfecta para el fenómeno de las pandillas / Roberto Valencia

La cifra de homicidios que se cometían a diario en El Salvador bajó de 19 a 6 entre los años 1996 y 2002, y los indicadores de delitos contra la propiedad también se desplomaron. Sin embargo, la percepción de inseguridad no recorrió el mismo camino, alentada por un sensacionalismo desmedido en los medios de comunicación, al punto que en 2003 el país asumió como inevitable el ‘manodurismo’ que ofrecía el expresidente Francisco Flores.

Los diez años posteriores a los Acuerdos de Paz de 1992 son extraños. El Salvador hizo las paces en el terreno político y militar, pero una hemorragia inatajable de violencia social anuló ese logro infinito. En paz los salvadoreños se asesinaron más que en guerra. Cifras de la Fiscalía General de la República hablan de 7,673 homicidios intencionales en 1994, de 7,877 en 1995, de 6,792 en 1996; tasas de 138, 139 y 117 homicidios por cada cien mil habitantes; en torno a veinte cadáveres cada día. VER MÁS…

El Salvador: Lanzan consejo nacional de seguridad ciudadana / Marcos Aleman

El presidente Salvador Sánchez Cerén presentó el lunes el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, que impulsará consensos de diferentes sectores de la sociedad para apoyar el combate a la delincuencia en El Salvador. “La iniciativa pretende reforzar la cohesión social, incrementar la confianza entre la ciudanía para la prevención de la violencia”, dijo el mandatario.

El Consejo estará integrado por representantes de la empresa privada, iglesias, municipalidades y partidos políticos. Contará con el apoyo de organismos de Naciones Unidas, la OEA y la Unión Europea. El representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Robert Valent, explicó que se trata de “un mecanismo de asesoría para la coordinación e impulso de la acción colectiva en función de resolver la problemática de la inseguridad, la violencia y la criminalidad del país”. VER MÁS…

Honduras: La violencia paralela / Víctor Meza 

Ante el auge desmesurado e incontrolable de la violencia, el mundo académico no ha tenido más alternativa que involucrarse cada vez más y con mayor rigor en su estudio y análisis. Eso explica la creciente proliferación de eventos para discutir sobre el tema, presentar ponencias y exponer hallazgos y resultados de las diversas investigaciones que se llevan a cabo en el ámbito de las ciencias sociales.

Qué bien que así sea, aunque, es preciso decirlo, todavía los esfuerzos lucen insuficientes y aislados. Las ciencias sociales deben ser un insumo auxiliar de la praxis política. Los actores del sistema de partidos, así como los tomadores de decisiones estatales, pueden y deben acudir a la ciencia para alimentar su conocimiento y contar con instrumentos científicos de interpretación de la realidad en la que actúan y, algunos, pretenden conservar o transformar. Sin embargo, a pesar de ello, son muy pocos los dirigentes y activistas políticos que asisten a estos eventos de discusión y reflexión colectiva. VER MÁS…

América Latina: Seguridad ciudadana / Cecilia López Montaño

La población urbana está acorralada por la inseguridad ciudadana. El conflicto interno, con claras y dolorosas excepciones, siempre se sintió un poco lejos por ser su epicentro el campo, pero ahora los diversos ataques a la población, a sus propiedades, han llenado de miedo a los ciudadanos urbanos del país. El robo de celulares con agresión física que puede terminar en asesinato es un hecho común en cualquier ciudad, y lejos de resolverse este problema, se enfrenta a nuevas modalidades como los rompevidrios en Bogotá, que tienen en pánico a las mujeres conductoras de vehículos. Ninguna ciudad está libre de esta ola de inseguridad ciudadana.

El tema se planteó en el primer Foro Internacional de Seguridad Ciudadana-Desarrollo y Competitividad en América Latina y el Caribe que se acaba de realizar en la ciudad de Barranquilla. La alcaldesa de la ciudad, según lo recoge EL HERALDO, “(…) habló de fortalecer la seguridad de los ciudadanos y la percepción”, y ella insistió en relacionar el tema “con un trabajo articulado con la Policía, la Fiscalía, los órganos de justicia y los ciudadanos”. VER MÁS…

Perú: Cocaína bruta y neta / Fernando Rospigliosi

Nuestro columnista reflexiona sobre las cifras que se vienen dando desde el Ministerio del Interior.

En reciente conferencia de prensa sobre la incautación de cocaína en Trujillo, el ministro del Interior, Daniel Urresti, apareció con un enorme cartel detrás de él que decía: “7,6 toneladas de droga decomisada”, para que no quede ninguna duda y para que no ocurra lo que el ministro dice que le sucede, que los periodistas tergiversan lo que él dice.

Ahora resulta que el peritaje policial dice que había 6,7 toneladas de cocaína, es decir 900 kilos menos que la versión original. Luego de que el noticiero de América TV difundió el viernes esta información, Urresti se apresuró a improvisar una justificación: hay un peso bruto de cuando se incauta la droga y un peso neto de la “droga purita”, cuando se hace un “pesaje milimétrico”. Añadió que eso siempre ha sido así.VER MÁS…

Peru: ¿La labor del ministro Daniel Urresti da resultados concretos?

Carlos Tubino y Fernando Rospigliosi tienen distintas valoraciones sobre la labor desempeñada por el ministro del Interior

El ministro del Interior, Daniel Urresti, viene desempeñando un rol protagónico en el Ejecutivo. Ha alcanzado los más altos índices de popularidad en poco tiempo dentro de su cartera e incluso algunos expertos le atribuyen la autoría de las cifras obtenidas por el presidente Ollanta Humala en las encuestas.

Hace algunos días, Urresti presentó unas cifras de los resultados del trabajo en su sector que llamaron la atención de muchos políticos. A continuación, les presentamos dos posiciones encontradas respecto a la labor del ministro. VER MÁS…

 

Argentina: Jefe antidroga, a favor de habilitar consumo para fin narcotráfico

“Yo habilitaría el consumo de todo y haría buenos centros, porque es la única forma que tenemos de luchar contra el narcotráfico. No hay otra a nivel mundial, porque siempre nos vamos a seguir mintiendo”, afirmó Molina.

El responsable del ente gubernamental antidroga en Argentina, el sacerdote católico Juan Carlos Molina, aseguró hoy que, si por él fuera, “habilitaría todo” el consumo de estupefacientes para acabar con el narcotráfico y evitar la criminalización de los adictos.

Pero, “quiero aclarar que no hablamos de legalización sino de no criminalizar al que tiene dos porros en el bolsillo. Hay que legalizar lo que hoy es ley, una ley de hecho”, precisó el sacerdote.VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores