Colombia: INPEC: ¿síntoma o causa? / Michael Reed Hurtado

Las cárceles están ardiendo; arden desde hace años y a nadie parece importarle. En 2012, antes del brote actual de crisis, las voces de alarma lograron alguna atención de los funcionarios de turno del Ministerio de Justicia. Visitaron algunas prisiones y se espantaron con lo que vieron. Prometieron que la solución estaba a la vuelta de la esquina con la construcción de más cárceles. Cupos y más cupos, esa es la promesa inmarcesible.

Por otro lado, los policías que para esa fecha dirigían el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), trataban de tapar la inmundicia con jabón y trapero, y algo de pintura. Confrontados con el creciente hacinamiento, estos optaron por la negación literal: “no hay hacinamiento” afirmaba el mayor general (r) Gustavo Ricaurte, inventándose una fórmula delirante para medir la sobrepoblación. VER MÁS…

Perú: Seguridad ciudadana: Cifras ofrecidas por el gobierno no cuadran

Exministros y especialistas analizan la problemática y exigen al gobierno que sincere la estadística y elabore planes concretos para mejorar la situación de la Policía y acabar con la delincuencia en las calles.

Las estadísticas sobre seguridad ciudadana dadas a conocer por el gobierno no parecen tener asidero ni consistencia. Pese a que el ministro del Interior, Daniel Urresti, insiste en defender las cifras, luego de un análisis de las mismas, expertos en la materia señalaron que la cantidad de policías que patrullarán las calles, así como el número de personas detenidas, bandas delincuenciales desarticuladas, toneladas de droga y madera decomisada, y los vehículos enviados al depósito resultan arbitrarias y no concuerdan con la realidad.

El cuestionamiento ha surgido del Grupo Gobernabilidad Democrática y Seguridad Ciudadana, el cual han formado recientemente 13 profesionales –entre ellos varios exministros o exviceministros del Interior– que están preocupados por la complejidad que presenta el problema de inseguridad en el país y por las dificultades del Estado para enfrentar el fenómeno con eficacia. VER MÁS…

Guatemala: ¿Hacen falta más policías en Guatemala? / Sonia Alda

Entre 2000 y el 2011, la cantidad de asesinatos en los siete países del Istmo prácticamente se duplicó, pese a que la proporción de policías por cada 100.000 habitantes subió de 218 a 267 en el mismo periodo

La propuesta del Ministro de Gobernación, Mauricio López sobre la posibilidad, según se está estudiando en el gobierno, de establecer un impuesto específico para la seguridad despierta muchos interrogantes. Los recursos recaudados se destinarían a fortalecer la Policía Nacional Civil (PNC) y la formación y la contratación de agentes. Lo que indica, siguiendo la propuesta electoral del Presidente Pérez Molina, que hay una firme voluntad gubernamental de aumentar el número de policías.

Esta propuesta, sin embargo, suscita a priori numerosos interrogantes que van desde cuestiones relacionadas con el sistema fiscal al de la seguridad estrictamente hablando. Cabe preguntarse, por ejemplo, sobre lo oportuno de pagar un impuesto extra sobre seguridad, sobre su cuantía o sobre el criterio impositivo que se utilizara, en otras palabras, quiénes y cuánto van a pagar. Cuestiones todas ellas que abren un debate infinito y extraordinariamente controvertido.  VER MÁS…

Honduras: Para aliviar el hacinamiento, habilitarán como cárceles recintos militares y policiales

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, anunció este lunes que su gobierno habilitó sedes policiales y batallones como cárceles para aliviar la saturación de las prisiones provocada por el aumento de detenidos.

“Tenemos en la sede de ‘los Cobras’ (en la capital) instalaciones de primer orden de alta seguridad para los (reos) más peligrosos y ciertas unidades militares han sido declaradas como centros penales”, afirmó el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, en una entrevista a la estación local RHN.

El mandatario aseguró que en los cien días de su gobierno, que empezó el 27 de enero, “han sido detenidos más de 1,200 criminales”, por lo cual se está buscado espacio en esas sedes policiales y militares para los más peligrosos. VER MÁS…

El Salvador: La Sombra Negra / Roberto Valencia

Desde que surgió hace dos décadas, el grupo de exterminio Sombra Negra aparece y desaparece de la agenda informativa como el agua de las quebradas, que solo baja tras la tormenta. Algunos opinan que es la solución a las maras, seguramente porque desconocen que el bum de las pandillas en San Miguel fue justo después del accionar de este grupo.

La Sombra Negra comenzó a operar en la ciudad de San Miguel en la segunda mitad de 1994 y actuó menos de un año. Hubo antes y después incontables grupos de exterminio, con un listado de víctimas aún mayor, pero ninguno con tanto magnetismo. La inmortalidad se la debe a una conjunción de factores: por un lado, el metódico ritual en un buen porcentaje de las ejecuciones, con tiro de gracia en la nuca a hombres con manos amarradas en la espalda y ojos vendados; por otro, la profusa difusión de sus hazañas, con comunicados reivindicativos y otros con amenazas, una réplica a escala del terror generado por los escuadrones de la muerte en la década anterior; y por último, y quizá el factor más influyente, por su final hollywodense, con detención masiva de sus integrantes y juicio público a la cúpula que terminó con sentencia absolutoria, para alegría de una sociedad que de forma explícita o implícita aplaudía –aplaude– a los asesinos que dicen asesinar a delincuentes. VER MÁS…

México: ¿No que querían prevenir delitos? / Lilian Chapa Koloffon

El fin último de un programa nacional de prevención de la delincuencia y la violencia debería ser, aunque sea en el mediano plazo, la reducción de los delitos y la violencia. El problema aquí es fundamental, porque aún cuando lo que sugiero está implícito, la reducción de los delitos y la violencia tampoco es uno de los objetivos específicos del Programa.

Se anunció en 2012 y se implementó ya en 2013; pero no es sino hasta mayo de 2014 que –silenciosamente– se publicó el Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. Nadie cuestiona la necesidad de prevenir el delito. El punto es cuál es la manera más efectiva de hacerlo. Además, dado que estamos hablando de recursos públicos destinados a poner en marcha acciones a nivel local (guiadas por el gobierno federal), no queda más que tratar detectar las áreas de oportunidad que saltan a la vista. VER MÁS…

 

Perú: La reforma policial / Arturo Woodman P.

Al lograrse una PNP reformada y eficiente, la ciudadanía le brindará su apoyo y confianza.

A raíz del incremento de la delincuencia en todo el país, que se refleja con el aumento del número de eventos delincuenciales en los últimos seis años que han subido de 100 mil a 250 mil anuales, la ciudadanía viene dando una serie de sugerencias para combatirlas. Por su parte, el ministro del Interior ha implementado algunas medidas positivas, pero estas siguen siendo insuficientes. No se ha activado la Comisión de Seguridad Nacional ni se pone en marcha una imprescindible reforma policial.

Como integrante de la última comisión para reformar la Policía Nacional del Perú (PNP) y como ex presidente de la Amigos de la Policía, estoy convencido que tiene que realizarse una integral reforma policial y lograr que la PNP recupere su imagen y el respeto perdido debido a su falta de eficiencia y por los actos de corrupción realizados por malos policías, en contradicción del esmerado esfuerzo que realizan cerca de 100 mil efectivos. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores