Venezuela’s president promises to revamp country’s police force / Virginia López

Nicolás Maduro announces measure after two police were incriminated in murder of pro-government politician.

Venezuela’s president Nicolás Maduro has promised to launch a thorough purge of the country’s police force after two of its members were incriminated in the gruesome murder of a pro-government politician earlier this month.

The announcement was made during the swearing-in of the new minister of justice, Carmen Melendez, whom President Maduro entrusted with the task of “revolutionising the police”.

“Let’s go deep in our construction of a police system worthy of our fatherland. We need a revolution of the police force here in Venezuela, and I will carry it out without delay, without excuses”, said president Maduro during the televised
event on Monday night. SEE MORE…

Venezuela: The Quinta Crespo Seige and the Dilemmas of Combatting Police Violence / Rebecca Hanson

A few months ago I was in Caracas having coffee with Alexis when our conversation was interrupted by a startling text message. After reading it he shared disturbing news: A police officer friend had been shot outside his house the night before.

Alexis is a former police officer who quit in order to join a state institution charged with implementing the national police Reform that began in 2009. He made the move after becoming disgusted by the corruption and uncontrolled violence he witnessed. SEE MORE…

Colombia: INPEC: ¿síntoma o causa? / Michael Reed Hurtado

Las cárceles están ardiendo; arden desde hace años y a nadie parece importarle. En 2012, antes del brote actual de crisis, las voces de alarma lograron alguna atención de los funcionarios de turno del Ministerio de Justicia. Visitaron algunas prisiones y se espantaron con lo que vieron. Prometieron que la solución estaba a la vuelta de la esquina con la construcción de más cárceles. Cupos y más cupos, esa es la promesa inmarcesible.

Por otro lado, los policías que para esa fecha dirigían el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), trataban de tapar la inmundicia con jabón y trapero, y algo de pintura. Confrontados con el creciente hacinamiento, estos optaron por la negación literal: “no hay hacinamiento” afirmaba el mayor general (r) Gustavo Ricaurte, inventándose una fórmula delirante para medir la sobrepoblación. VER MÁS…

Colombia: Defensoría negó que hacinamiento en cárceles haya disminuido

La Defensoría del Pueblo desmintió este miércoles la disminución de 9,5 por ciento en el hacinamiento que se vive en las cárceles de Colombia anunciado el pasado lunes por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), que aseguró que actualmente este índice se encuentra en el 49 por ciento.

El Inpec informó en un comunicado que el descenso en la sobrepoblación se debe a que los jueces aplicaron una reforma con la que “han otorgado los beneficios de libertad condicional, prisión domiciliaria y suspensión de la pena a 18.732 internos y se han creado 489 nuevos cupos”.

Sin embargo, la Defensoría apuntó que “existen situaciones coyunturales que tienen alta incidencia en estos resultados, y que son completamente ajenas a las medidas judiciales que atribuye el Instituto”. VER MÁS…

México: Atlas de la seguridad y violencia en Morelos / Sergio Aguayo Quezada, coordinación académica Rodrigo Peña González y Jorge Ariel Ramírez Pérez, autores compiladores

El trabajo está presentado en cuatro secciones. Las primeras tres se componen por la presentación de la información recopilada y tienen un sentido monográfico porque se esfuerzan en la exposición de información. Cuadros, mapas y gráficos son la esencia de esta parte del trabajo y se complementan analíticamente entre sí, ya sea reforzando el análisis o contrastando información y fuentes. Esas tres secciones fueron insumo fundamental para la creación de la cuarta sección, compuesta por artículos académicos que tienen la intención de señalar fenómenos particulares en los que la violencia se presenta y/o expresa como parte de una dinámica generalmente más profunda y compleja.

A continuación las secciones del atlas para ubicar al lector en la lógica de la publicación: Sección 1. Violencia criminal. Este primer apartado reconoce en los actos delictivos botones de muestra de la problemática en el estado. Reflejan esa parte de la violencia que fundamentalmente busca esquivar la ley.  Sección 2.  Autoridades y el papel del Estado en Morelos. Está dedicada al papel de las autoridades. Es un ejercicio fundamental porque reconoce que la violencia también es ejercida por el Estado. Sección 3.  Demografía y sociedad civil ante la violencia. Los factores sociodemográficos, así como información sobre la sociedad civil en el estado, son insumos de investigación fundamentales para propiciar o facilitar nuevas investigaciones. Esta sección incluye insumos de esta naturaleza, lo que analíticamente invita a propiciar cruce de variables con información de las dos secciones anteriores.  Sección 4. ¿Cómo, dónde, cuándo? Análisis de la violencia en Morelos. Se trata de la parte del atlas dedicada a analizar fenómenos particulares. Todos fueron temáticamente motivados a raíz de la búsqueda de información cualitativa y cuantitativa, lo que dio pie a elaborar y presentar textos académicos que, con diversas perspectivas metodológicas, dan cuenta de estos casos interesantes e importantes para comprender fenómenos de violencia en Morelos. VER MÁS…

Perú: PJ propone reducir responsabilidad penal para sicariato adolescente

El presidente del Poder Judicial, Enrique Mendoza, dijo que ante los constantes casos de asesinatos por encargo cometidos por menores de edad, el Congreso debería reducir la edad mínima para ser imputado penalmente de 18 a 16 años.

Durante su presentación ante la Comisión de Seguridad Ciudadana del Congreso, Mendoza indicó que un cambio en la legislatura por este tema no sería desatinado, pues ya en varios países de América Latina, como Argentina, Bolivia y Cuba, los adolescentes de 16 años son responsables por los actos delictivos que cometen.VER MÁS…

El Salvador: “La separación fue indispensable para conservar el control de los centros penales” / Entrevista con Rodolfo Garay Pineda, exdirector de Centros Penales (1989-2004) / Roberto Valencia

Los cuatro presidentes del partido Arena lo tuvieron como director general de Centros Penales; no ha habido un alto funcionario que haya dedicado tanto tiempo a la administración del sistema penitenciario en El Salvador. Bajo su gestión se concibió, se gestó y dio sus primeros pasos la polémica segregación de pandilleros en cárceles exclusivas.

[Esta entrevista es un apéndice del reportaje ‘El país que entregó las cárceles a sus pandilleros’. Si no lo ha hecho, le recomendamos leerlo primero.]

Si algo hay que reconocerle a Rodolfo Garay Pineda es valentía; valentía para proclamar sin matices que él fue el máximo responsable de que el Estado salvadoreño destinara cárceles para albergar solo a integrantes de una misma pandilla. Podría haber señalado a sus superiores, a tal o cual ministro, o incluso podría haberse hecho el loco, pero no. Quien fuera el máximo responsable de la Dirección General de Centros Penales entre 1989 y 2004 se atribuye la paternidad de la medida (“Clasificar, separar y reubicar a las pandillas en centros penitenciarios distintos fue una decisión de la Dirección General de Centros Penales”, dice sin titubear), lo hace incluso con orgullo, y solo concede, quizá por modestia, que cada uno de los movimientos masivos los consultaba primero con los directores de los penales afectados, y que los hacía del conocimiento del ministro de turno. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores