Perú: “¿Faltan policías?” / Gino Costa

Como tenemos 111 mil, habría que incrementarlos en casi 50%. ¿Es necesario? Parece que no…

El Ministro del Interior declaró la semana pasada que la policía necesita 160 mil agentes. Como tenemos 111 mil, habría que incrementarlos en casi 50%. ¿Es necesario? Parece que no.

El reciente informe regional de la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) muestra que tenemos una de las más altas tasas de policías per cápita. Ocupamos el cuarto lugar entre dieciocho países del continente, con casi el doble de policías per cápita que Estados Unidos, Canadá y Chile. Pasaríamos al tercer lugar si sumamos los 23 mil serenos. El número de agentes no es, pues, el problema.VER MÁS…

Perú: Cruzada por la seguridad / Augusto Alvarez Rodrich

Sin la cual se ensombrece la perspectiva del país.

La indignación ciudadana por el deterioro de la seguridad se debe canalizar para presionar al Estado con el fin de emprender un plan articulado y de mediano plazo ante un problema que oscurece el futuro peruano.

La inseguridad creciente que vive el país perjudica desde la calidad de vida de toda la ciudadanía, pero principalmente de los más pobres, a quienes el daño que la delincuencia les produce es proporcionalmente mucho mayor; hasta la competitividad de las empresas de todo tamaño pero, principalmente, de las más pequeñas, a las cuales les resulta proporcionalmente más oneroso enfrentar al crimen.

Bolivia: epicentro del narcotráfico, revela estudio

Según el informe, el 5% de la cocaína que se consume en Estados Unidos proviene de Bolivia, lo que significa que hay otros destinos para la actividad ilícita.

Un estudio publicado por la organización internacional InSight Crime revela que Bolivia se constituye en el nuevo epicentro del narcotráfico en Sudamérica.

“Al crimen organizado transnacional le gustan las oportunidades y la poca resistencia. Actualmente Bolivia ofrece ambas y se encuentra en el corazón de una nueva dinámica criminal que amenaza la seguridad nacional y ciudadana en este país andino sin salida al mar”, refiere la introducción del estudio.VER MÁS…

México frente a la violencia / Carlos Mañamud

Los lamentables sucesos de Iguala y la desaparición (probablemente eliminación y matanza) de 43 estudiantes de magisterio (normalistas) han puesto nuevamente a México frente a su mayor flagelo del siglo XXI: la violencia. El triunfo del PRI en las elecciones de 2012, la llegada de Enrique Peña Nieto al poder y su programa reformista parecían haber reconducido al país por derroteros diferentes al sexenio de Felipe Calderón (2006 – 2012) y su guerra contra el narcotráfico.

De repente el cántaro se ha roto y los mexicanos se han sumido nuevamente en una negra pesadilla. Otra vez todo se pone en cuestión, como la gobernabilidad, el peso del narcotráfico, la corrupción o la convivencia cívica. Hace bien Peña Nieto en preocuparse porque en este envite se juega una parte importante de su gobierno y del recuerdo que deje a las generaciones futuras. La preocupación debería alcanzar a todo el espectro político nacional y a todos los niveles del estado, comenzando por el federal, pero también a ayuntamientos y estados. VER MÁS…

Perú: Ignorancia y soberbia / Fernando Rospigliosi

Para el periodista, si dejamos que la violencia y sicariato sigan propagándose, podemos estar mirándonos en el espejo mexicano

El asesinato de una persona el domingo pasado en un concurrido restaurante de Barranco suscitó declaraciones desafortunadas del ministro del Interior, Daniel Urresti, y del presidente Ollanta Humala.

Urresti, que suele desaprovechar las ocasiones para quedarse callado, dijo una barbaridad: “En un 90%, las víctimas del sicariato son delincuentes. ¿Entonces, a quién debe preocuparle el sicariato tremendamente con esa estadística? Pues a los delincuentes, al poblador común no le preocupa mucho”. VER MÁS…

Perú: Tranquilo, las balas no son para usted / Editorial El Comercio

Necesitamos un plan de seguridad real y completo, que empiece por plantear la reforma integral de la Policía.

Después de que un sicario asesinase a alguien en el país por enésima vez, el ministro del Interior salió a combatir la percepción ciudadana de que un nuevo y todavía más agresivo problema se había sumado a los muchos que ya hacen que nuestro país sea el que tiene los segundos mayores índices de victimización en América Latina. Los sicarios, dijo, son usados principalmente por delincuentes para aniquilar otros delincuentes. Ergo, los ciudadanos decentes no teníamos por qué sentirnos aludidos por las balas que, como el último domingo, pasaban zumbando en la entrada de un restaurante barranquino.

En la misma línea, habría que interpretar que los familiares de las víctimas colaterales del sicariato (como la niña que murió el mes pasado a manos de los asesinos a sueldo que intentaban matar a su padre) tendrían que consolarse con el conocimiento de que las balas que las mataron no iban dirigidas contra ellas. VER MÁS…

Perú: Carlos Basombrío: “No se puede menospreciar el sicariato”

Para el analista, Humala y Urresti no entienden que es una herramienta del crimen organizado que afecta a todos.

El analista político y consultor en temas de seguridad Carlos Basombrío consideró que las declaraciones del presidente de la República, Ollanta Humala, y del ministro del Interior, Daniel Urresti, sobre el sicariato en el Perú son “profundamente equivocadas, bastante irresponsables y denotan poco conocimiento del problema”.

“No entienden que el sicariato es la manifestación del crimen organizado, es una herramienta, y que el crimen organizado extorsiona a personas correctas”, dijo en declaraciones a El Comercio. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores