Mexico: Ciudad Juarez: Mapping the Violence / Steven Dudley

As a bitter war between rival cartels grinds to an end, Ciudad Juarez has lost the title of world murder capital, and is moving towards something more like normality. InSight Crime looks at the role politicians, police, and for-hire street gangs played in the fighting — asking who won, and what is next for the Mexican border city.

Juarez has always been a volatile place. It is a border city that draws huge numbers of migrants seeking work, and engenders large discrepancies between its wealthiest and poorest residents — all factors associated with violence.

However, mapping this phenomenon does not necessarily yield the expected results. A recent study (pdf) by two prominent social scientists funded by the HASOW initiative at PUC-Rio noted that violence in Juarez in 2009-2010 was concentrated in certain sectors of the city, as expected, but did not always follow the expected pattern in terms of the socio-economic status of the victims. SEE MORE…

Mexique: Les démons du Mexique / Paulo A. Paranagua

Dans un de ses derniers romans, La Voluntad y la Fortuna (“La Volonté et la Fortune”), Carlos Fuentes fait “parler” une tête coupée sur une plage du Pacifique. “Je suis la tête tranchée numéro mille depuis le début de l’année au Mexique. Je suis un des cinquante décapités de la semaine, le septième de la journée et le seul des dernières trois heures et quart…” Le narrateur exagère, mais les Mexicains assistent depuis quelques années à une déferlante d’homicides barbares, où les têtes coupées alternent avec les corps démembrés laissés sur la voie publique pour frapper l’opinion. Depuis 2007, malgré le déploiement de l’armée dans les rues, on compte 50 000 morts liés au crime organisé.

Pendant des décennies, le Mexique avait pourtant connu une chute des homicides. “Nous sommes brusquement revenus aux taux d’il y a vingt ans”, affirme le sociologue Roger Bartra. LIRE LA SUITE…

Global: International criminal markets have become major centres of power, UNODC report shows

A report released today by UNODC shows how organized crime has globalized and turned into one of the world’s foremost economic and armed powers.
The Globalization of Crime: A Transnational Organized Crime Threat Assessment, released at the Council of Foreign Relations in New York, looks at major trafficking flows of drugs (cocaine and heroin), firearms, counterfeit products, stolen natural resources and people (for sex and forced labour), as well as  smuggled migrants. It also covers maritime piracy and cybercrime.
“Today, the criminal market spans the planet: illicit goods are sourced from one continent, trafficked across another and marketed in a third,” said UNDOC  Executive Director Antonio Maria Costa. “Transnational crime has become a threat to peace and development, even to the sovereignty of nations,” warned the head of UNODC. “Criminals use weapons and violence, but also money and bribes to buy elections, politicians and power – even the military,” said Mr. Costa. The threat to governance and stability is analysed in a chapter on regions under stress. SEE MORE…

Mexico: Calderon’s dead-end war / Jorge Castañeda

Mexican President Felipe Calderon’s militarized, politicized fight against Mexico’s drug cartels has been ineffective
In Ciudad Juarez this month, Mexican President Felipe Calderon insisted that appearances notwithstanding, drug violence had begun to recede thanks to the yearlong presence of 10,000 Mexican troops in the border city.
Yet according to his own government’s figures, there have been 536 executions in Juarez since Jan. 1, which is 100 more than during the same period last year.
And the violence is not localized to a few border towns like Juarez. Over a holiday weekend in Acapulco this month, 34 people were assassinated in drug-related incidents; nearly 20 suffered the same fate in the drug-producing state of Sinaloa; and perhaps most poignant, two graduate students from Mexico’s premier private university, Monterrey Tech, lost their lives March 19, victims of crossfire as the Mexican military pursued drug cartel members at the entrance to the campus. SEE MORE…

Mexican Traffickers Sow Chaos With Blockades

Traffic jams are nothing new in Mexico’s largest cities, but drug traffickers intent on frustrating the authorities have added them as a new weapon to their arsenal, blocking city streets and creating long lines of frustrated motorists, law enforcement officials said.
The center of the action last week was the bustling commercial city of Monterrey, where the authorities said criminals commandeered dozens of tractor-trailer trucks and other vehicles on Thursday and Friday to block more than 30 streets and highways. The blockades, called narcobloqueos by the Mexican news media, resulted in traffic chaos, with the trucks parked horizontally across highways and vehicles jammed up behind them. SEE MORE…

Mexico: The Juárez Killings: Are the Narcos Fighting Scared? / Tim Padgett

The three murders that occurred at two locations in the violent Mexican border city of Juárez on the afternoon of March 13 were themselves horrifying enough. Jorge Alberto Salcido, 37, a Mexican citizen whose wife works for the U.S. consulate, was killed at the wheel of his Honda; his two young children were wounded in the gun attack and were rushed to a hospital. Minutes later, say police, gunmen in another part of the city chased down the Toyota SUV driven by Lesley Enriquez, 25, who also worked for the consulate, and her husband Arthur Redelf, 30, both U.S. citizens who lived across the border in El Paso, Texas, and shot her in the head and him in the neck as their baby watched from an infant car seat in the back. SEE MORE…

New border violence erupts with Mexico cartel rift

This border city and others near the eastern end of the U.S. border escaped the worst of Mexico’s bloody drug war for years, but now the bodies are piling up, several journalists are reportedly missing or dead and once-busy streets are empty after dark.
The crumbling of an alliance between two Mexican drug gangs has plunged the 200-mile stretch of border into violence, raising fears of a new front in the drug war, a U.S. anti-drug official told The Associated Press.
In Mexican border cities stretching from Matamoros near the Gulf to Nuevo Laredo, gunfire has been heard almost daily, and at least 49 people were killed in drug war-related violence in less than six weeks. SEE MORE…

México: Bloodshed blights Acapulco resort

Two bodies were dumped on a highway popular with tourists for scenic views
Thirteen people have been killed in an outbreak of drug-related violence in the southern Mexican beach resort of Acapulco, officials have said.
Five of the dead were police officers whose patrol was machine gunned.
Eight other bullet-riddled bodies were discovered in different areas around the city – four had been beheaded.
Acapulco is one of Mexico’s biggest tourist resorts, but in recent years it has been the scene of bloody turf wars between rival drug cartels.
In June, 18 people were killed in a shootout between drug gangs and soldiers in the city, which is home to about 600,000 people. SEE MORE…

Mexico: Three with links to U.S. Consulate in Juarez are slain

Assailants gunned down three people returning from a party at a U.S. Consulate employee’s home in the Mexican city of Juarez, including a pregnant U.S. government employee and her husband, in two attacks a few minutes apart that prompted a furious response from the White House on Sunday.
The White House said President Obama was “deeply saddened and outraged” by the slayings, which occurred in broad daylight. They appeared to be the latest sign of the surge of drug violence in Mexico in recent years, which has claimed thousands of lives in border areas such as Ciudad Juarez. But it was unusual for U.S. citizens to be slain — particularly an American government employee. SEE MORE…

México: Asesinan a tres integrantes del consulado de EU en Juárez

Atribuyen al cártel de Juárez las ejecuciones;el FBI envía agentes a colaborar enlas pesquisas
El gobierno de Chihuahua informó que con base en el intercambio de información con las agencias federales estadunidenses se pudo establecer una hipótesis de investigación provisional que apunta a miembros de La Línea y la pandilla Los Aztecas, que tienen nexos con el cártel de Juárez, como responsables de los asesinatos de tres personas relacionadas con el consulado de Estados Unidos en esta ciudad.
El sábado anterior fueron ejecutados, tras una persecución, una funcionaria del consulado de Estados Unidos, Lesley A. Enriquez, de 35 años, y su esposo, Arthur Haycock Redelfs, de 34.
El matrimonio viajaba en una camioneta Toyota con placas de Texas, cerca del puente internacional Santa Fe, que une a Ciudad Juárez con El Paso. Su hija, de tres años, sobrevivió. VER MÁS…

Mexico: Two Americans and a third victim are killed in shootings

Two cars leaving a party come under fire in Ciudad Juarez. A baby in the back seat of one car survives unscathed, but her parents are dead.
Three people connected to the U.S. Consulate in Mexico’s deadliest city, Ciudad Juarez, were shot to death by men who intercepted their cars as they returned from a child’s birthday party, officials said Sunday. Two of the dead, an American couple, were discovered slain in their vehicle, their uninjured baby crying in the back seat. President Obama on Sunday expressed outrage at the drive-by slayings. The three victims were killed in broad daylight Saturday near the city’s border with El Paso.
Ciudad Juarez, a key entry point for drugs into the U.S., has seen a staggering increase in bloodshed as narcotics gangs battle for control of smuggling routes, turf and market share. Mexico’s raging drug war has claimed thousands of lives, including those of some Americans. But this appears to be the first time in recent years that Mexican drug traffickers have attacked U.S. diplomatic personnel and their families.  SEE MORE…

Killings Fuel Concerns Over Mexico’s Drug Offensive

The killing of an American consulate worker and her husband over the weekend in the shadow of the bridge that links this ramshackle city with the United States has become a public symbol of the mounting concern here that President Felipe Calderón’s strategy for attacking Mexico’s drug cartels is veering far off course.
The city braced for a visit on Tuesday from Mr. Calderón, who has been forced by the relentless violence here to recalibrate his strategy and acknowledge that merely concentrating firepower on the drug gangs is not working.
In an about-face, the Mexican government has begun refocusing much of its energy on attacking social issues in Ciudad Juárez, in what officials say privately could be an experiment for other Mexican cities that are consumed by drug violence. SEE MORE…

Two Drug Slayings in Mexico Rock U.S. Consulate

Gunmen believed to be linked to drug traffickers shot a pregnant American consulate worker and her husband to death in the violence-racked border town of Ciudad Juárez over the weekend, leaving their baby wailing in the back seat of their car, the authorities said Sunday. The gunmen also killed the husband of another consular employee and wounded his two young children.
The shootings took place minutes apart and appeared to be the first deadly attacks on American officials and their families by Mexico’s powerful drug organizations, provoking an angry reaction from the White House. They came during a particularly bloody weekend when nearly 50 people were killed nationwide in drug-gang violence, including attacks in Acapulco as American college students began arriving for spring break. SEE MORE…

México: EU en Juárez / Jorge Fernández Menéndez

El asesinato, el sábado al mediodía, de tres personas relacionadas con el consulado general de Estados Unidos en Ciudad Juárez, ha puesto en alerta no sólo al gobierno federal sino también a las autoridades estadunidenses. “El presidente Barack Obama siente muchísimo y está indignado ante las noticias de los brutales asesinatos de tres personas vinculadas al consulado general de Estados Unidos en Ciudad Juárez, México”, declaró ayer el vocero del Consejo de Seguridad Nacional, Mike Hammer, en un inusual comunicado de prensa por la mañana. Según los primeros reportes, el crimen fue el sábado, a las 14:30 horas, en las calles de Francisco Villa y Bulevar Bernardo Norzagaray, detrás de la Presidencia Municipal de Juárez. VER MÁS…

Mexico drug gang hushes killings with news blackout

A powerful drug cartel is buying off journalists in northern Mexico to work as spies and smother coverage of a spike in killings on the U.S. border in the latest attack on the media in Mexico.
Hitmen from the Gulf cartel based over the border from Texas are paying reporters around $500 a month and showering them with liquor and prostitutes to intimidate and silence colleagues at radio stations and newspapers in towns near the Laredo-Brownsville area, journalists and editors say.
A turf war that has erupted over the past three weeks around the manufacturing city of Reynosa has gone almost completely unreported despite more than 100 deaths, in a news blackout made more notable by the intense media coverage of other drug war flashpoints around the country [ID:nN05248915]. SEE MORE…

Mexico’s drug-fuelled violence

Ciudad Juarez on the US-Mexico border is the country’s most violent city.

Drug-related violence continued to surge in Mexico throughout 2009, with more than 7,000 people reported to have been killed.
Beheadings, attacks on police, and shootings in clubs and restaurants are a daily occurrence in some regions.
Some 45,000 troops and extra police have been deployed to crack down on the drug gangs.
The question is whether the high level of violence is in response to the security operations or a sign that the situation is out of control.
What is the scale of the violence?
If the violence is judged by the number of homicides linked to organised crime, the situation appears extremely serious and worsening. The overall number of drug-relate deaths since late 2006 when the security crackdown began stands at more than 14,000. There were approximately 6,000 such murders in 2008. That figure is similar to the number of US soldiers and civilians killed in Iraq in the same year. SEE MORE…

Americas: Why Crime Went Away / David von Drehle

Health care, climate change, terrorism–is it even possible to solve big problems? The mood in Washington is not very hopeful these days. But take a look at what has happened to one of the biggest, toughest problems facing the country 20 years ago: violent crime. For years, Americans ranked crime at or near the top of their list of urgent issues. Every politician, from alderman to President, was expected to have a crime-fighting agenda, yet many experts despaired of solutions. By 1991, the murder rate in the U.S. reached a near record 9.8 per 100,000 people. Meanwhile, criminologists began to theorize that a looming generation of so-called superpredators would soon make things even worse.
Then, a breakthrough. Crime rates started falling. Apart from a few bumps and plateaus, they continued to drop through boom times and recessions, through peace and war, under Democrats and Republicans. Last year’s murder rate may be the lowest since the mid-1960s, according to preliminary statistics released by the Department of Justice. The human dimension of this turnaround is extraordinary: had the rate remained unchanged, an additional 170,000 Americans would have been murdered in the years since 1992. That’s more U.S. lives than were lost in combat in World War I, Korea, Vietnam and Iraq–combined. In a single year, 2008, lower crime rates meant 40,000 fewer rapes, 380,000 fewer robberies, half a million fewer aggravated assaults and 1.6 million fewer burglaries than we would have seen if rates had remained at peak levels. SEE MORE…

México: Calderon visits Ciudad Juarez / Tracy Wilkinson

In the traumatized border city, he talks of social programs aimed at boosting the fight against drug cartels.
Facing intense political pressure and demands that he resign, President Felipe Calderon traveled Thursday to Mexico’s deadliest city to defend his troubled fight against drug cartels, which critics charge has only intensified the violence.
Angry crowds greeted Calderon as he arrived in a heavily guarded Ciudad Juarez. The president said it was time to launch a much-discussed expansion of the drug war to include efforts aimed at tackling social issues, such as unemployment and addiction.
“I am convinced we have to review what we are doing,” Calderon said. “We need a much more integrated approach . . . wider actions . . . of a social nature. Police and military action alone is not enough.” SEE MORE…

Mexico’s Drug Fiasco / Alexis Okeowo

Fighting the scourge with soldiers and guns, a strategy endorsed by the U.S., has only bred more violence. Now the beleaguered president may be ready to try something new.
The murder of 16 teenagers was the breaking point for citizens of the violent Mexican border city of Ciudad Juarez. On the last night of January, a group of gunmen arrived at a local house where 60 youths were celebrating a friend’s birthday. Without warning, the gunmen opened fire into the crowd, killing 16 and wounding more. After robbing the house, they fled the scene. None of Ciudad Juarez’s 6,000-plus federal troops – put in place nearly two years ago to protect civilians from drug violence – were in sight. Suspects later claimed the teens at the party had links to a drug cartel, while others say the incident was a case of mistaken identity. Either way, despite having become Mexico’s most militarized city, Ciudad Juarez also remains its most violent. SEE MORE…

Chile: desafíos para Gendarmería / Lucía Dammert

Los niveles de violencia al interior de los recintos penitenciarios son preocupantemente altos. La experiencia internacional muestra que esta complejidad se presenta en contextos muy diversos y que los múltiples intentos por generar espacios de menor conflictividad, son infructuosos.  La vida al interior de las cárceles está marcada por la generación de rivalidades, enfrentamientos y conflictos por situaciones cotidianas, que en otros contextos serían menores.clausura-brasil

Obviamente los altos niveles de hacinamiento, la mala calidad de vida de los presos, la baja dotación de personal encargado de la vigilancia y la limitada oferta de alternativas para ocupar el tiempo libre, son elementos facilitadores de conflicto y violencia.  En algunos países como Ecuador y Venezuela, las tasas de homicidio al interior de las cárceles han sobrepasado con claridad los promedios nacionales y se instalan como una realidad de limitada administración. En países como Brasil y México, la delincuencia utiliza los recintos penitenciarios para la organización de estrategias especialmente vinculadas con el tráfico de drogas. No hay que olvidar que estamos hablando de espacios supuestamente protegidos por el Estado, para justamente controlar la delincuencia, castigar a los que cometen delitos y tratar de resocializarlos para limitar la reincidencia. Claramente la cárcel en América Latina ha perdido su función principal y se encuentra navegando entre la delincuencia, la corrupción y el abandono estatal.

Obviamente los altos niveles de hacinamiento, la mala calidad de vida de los presos, la baja dotación de personal encargado de la vigilancia y la limitada oferta de alternativas para ocupar el tiempo libre, son elementos facilitadores de conflicto y violencia.  En algunos países como Ecuador y Venezuela, las tasas de homicidio al interior de las cárceles han sobrepasado con claridad los promedios nacionales y se instalan como una realidad de limitada administración. En países como Brasil y México, la delincuencia utiliza los recintos penitenciarios para la organización de estrategias especialmente vinculadas con el tráfico de drogas. No hay que olvidar que estamos hablando de espacios supuestamente protegidos por el Estado, para justamente controlar la delincuencia, castigar a los que cometen delitos y tratar de resocializarlos para limitar la reincidencia. Claramente la cárcel en América Latina ha perdido su función principal y se encuentra navegando entre la delincuencia, la corrupción y el abandono estatal. VER MÁS…

Reforma Policial en América Latina: contribuciones de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil / Rachel Maître y Antônio y Carlos Carballo Blanco

Veinte años después de las transiciones democráticas formales en América Latina, muchos países de la región sufren hoy niveles extremadamente altos de violencia y criminalidad, y también de la incapacidad de sus agentes policiales para lidiar con estos fenómenos de unaforma que sea eficiente y respetuosa de los derechos humanos.

Por otra parte, ante ese creciente aumento de la violencia y de la criminalidad en la región, acompañado o no de la elevación del sentimiento de miedo o de la sensación de inseguridad pública, se verifica que las reacciones de la población y de los gobiernos nacionales contra el fenómeno delictivo, no consiguen expresar políticas públicas de seguridad objetivas y consistentes, capaces de intervenir efectivamente en la realidad, creando condiciones políticamente estructurales y técnicamente sustentables.
No es infrecuente, entonces, que excelentes experiencias progresistas en el área de seguridad pública, con potencial transformador de las relaciones tradicionales de gestión, en sus variadas dinámicas interactivas, protagonizadas por la tríada Estado, Policía y Sociedad, no lleguen a un nivel de institucionalización. Son saberes y prácticas que quedan abandonadas a lo largo del camino, por motivación política, casi siempre resultante de múltiples intereses político-partidarios inconfesables, sean
de naturaleza económica, política o social, y que transitan paralelamente a los intereses del propio Estado a través de una vía que, muchas veces, transige con la propia ilegalidad. En ese contexto, el sistema de representación político-social, aliado a las prácticas del asistencialismo, del clientelismo o del patrimonialismo, constituye una de las formas de expresión de esa realidad.
Tenemos, entonces, por un lado, las demandas y las expectativas sociales cultivadas en un ambiente de degeneración del pacto social, que claman por soluciones rápidas, inmediatas, en algunas casos, incluso, extrapolando el propio límite de la Ley, como, por ejemplo, en el caso de la participación de segmentos de la sociedad civil en el fomento y en el financiamiento de grupos de exterminio, grupos paramilitares y otras formas de expresión del poder paraestatal. Por el otro lado, los gestores de la política pública, ineptos, porque están inmersos en una cultura secular de la apropiación del espacio público para la gestión de intereses privados y porque, impelidos, concientemente o no, por el mundo semiótico, tienden a actuar de manera voluntarista, sin la preocupación por el rigor metodológico al que debe ser sometida la planificación y la ejecución de las políticas públicas. En ese sentido, “los gobiernos de turno prometen soluciones milagrosas en circunstancias que exigen respuestas de largo alcance y ejercen presión sobre las fuerzas de seguridad para producir resultados en el corto plazo, sin querer asumir el costo político y económico que implica la implementación de las reformas estructurales necesarias para modernizar las organizaciones policiales de la región”.1
No obstante, a partir del escenario descripto arriba, se comprende que la reforma de las instituciones policiales haya sido marginalizada en la década de 90 en función del énfasis colocado en la reforma de las Fuerzas Armadas y por la necesidad de garantizar cierta estabilidad interna en el período de consolidación democrática. Las excepciones resultan de choques de gran amplitud, como las guerras civiles centroamericanas que provocaron refundaciones totales de las instituciones policiales, bajo el amparo de las Naciones Unidas.
Sin embargo, hoy es urgente una reforma profunda de las instituciones policiales de la región,  como una nueva fase de la consolidación democrática y como prerrequisito a la instauración de un ambiente propicio al desarrollo económico y humano. De hecho, es sabido que la violencia y la criminalidad afectan, principalmente, a los segmentos más pobres y vulnerables
(jóvenes, minorías étnicas y mujeres) que también son las primeras víctimas de un sistema de justicia penal y seguridad pública ineficaz.
No obstante, la reflexión sobre las instituciones policiales continúa fundamentalmente endógena: la formación policial y las políticas de desarrollo institucional son manejadas desde dentro de la institución, por policías que fueron formados por la propia institución y que no dialogan con las agencias civiles nacionales ni con otras fuerzas policiales. Así, toda la
política de reforma es necesariamente parcial, fundamentalmente inspirada por la propia institución a ser reformada y, por lo tanto, incompleta. Cuando una apertura a la cooperación existe, se da principalmente con el “Primer Mundo” (en
particular con los Estados Unidos, Canadá y España) y con organizaciones internacionales (Banco Mundial, PNUD, Unión Europea, etc.). Esto se debe fundamentalmente a motivos financieros y a la asesoría técnica oriunda de estos países o instituciones siendo acompañada de recursos para la implementación de los programas recomendados. Sin embargo, s sabido
que las reformas diseñadas desde afuera, sin conocimiento de las especificidades locales y del ambiente institucional histórico, están destinadas a fracasar o a ser, apenas, parcialmente integradas.
1. LA APUESTA LATINOAMERICANA
En este contexto, la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil fue creada en el 2006, para servir como plataforma de intercambio a actores latinoamericanos del sector de la seguridad pública. La primera hipótesis que sustenta la creación de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil es que para problemas latinoamericanos se deben buscar soluciones
latinoamericanas.
En el contexto de crecientes amenazas transnacionales, en particular el tráfico de drogas y de armas, los países latinoamericanos han desarrollado algunos mecanismos de cooperación en el plano de la inteligencia (Ameripol) y, menos frecuentemente, en el plano operacional (por ejemplo, una colaboración en torno de la Triple Frontera Argentina-Brasil-Paraguay). Sin embargo, las colaboraciones son aun incipientes y, difícilmente, refieren a la formación policial, a los mecanismos de accountability o a los proyectos de reforma de las instituciones.
El objetivo de la Red es que estos mecanismos de cooperación (aún poco difundidos) puedan ser plenamente desarrollados, solidificados, normalizados y generalizados.
Está claro que las dificultades enfrentadas por las policías de diferentes países y diferentes regiones no son iguales, pero las semejanzas aparecen tan grandes que posibilitan analogías y adaptaciones más fáciles y rápidas que con cualquier otro país de otra región.
Así, la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil propone multiplicar los estudios comparativos entre países que comparten una historia reciente, presentan características sociales parecidas y encuentran problemas de violencia y seguridad relativamente similares.
Pretende también promover intercambios entre organizaciones policiales de la región y, así, crear una dinámica regional de colaboración que permita no solamente la adaptación e implementación, en otro lugar, de proyectos específicos exitosos, sino también la emergencia de nuevos modelos, realmente apropiados al contexto latinoamericano.
2. LA APUESTA AL INTERCAMBIO ENTRE SOCIEDAD CIVIL y POLICÍA
Como mencionamos, la reforma policial aún es pensada, casi exclusivamente, desde dentro de la institución policial. Considerando que uno de los mayores problemas enfrentados por las instituciones policiales de la región, actualmente, es su crisis de legitimidad frente a la sociedad, es evidente que ninguna reforma endógena e impuesta irá a resolver este déficit de
confianza.
Pero no se trata solamente de instaurar mecanismos de consulta de las expectativas de la sociedad (a pesar de que ello sea de suma importancia), sino, fundamentalmente, de que las instituciones policiales se abran a las ideas, opiniones y propuestas de la sociedad civil organizada especializada. De hecho, existen en la región muchos centros de investigaciones, ONGs y asociaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos y al tema de la seguridad pública, cuya contribución podría ser escuchada, de forma beneficiosa, al momento de pensar la reforma de las instituciones policiales.
Muchas de estas organizaciones nacieron para denunciar los abusos cometidos por la Policía y las Fuerzas Armadas durante los regímenes militares, como también en el período de redemocratización. Con la estabilización democrática, algunas cambiaron de orientación, especializándose en la defensa de grupos vulnerables (mujeres, negros, indígenas, gays, etc.); otras continuaron su trabajo de denuncia de la truculencia policial y de presión ante los gobiernos.
De éstas, una parte –ONGs, universidades y centros de investigaciones- se colocaron en una posición proactiva en el área de la seguridad pública, con investigación de alta cualidad, proyectos junto con los policías y propuestas sobre reforma. Es justamente este perfil de organización que la Red se propone congregar y articular.
En efecto, hay muchos jóvenes oficiales de policía, en la región, a los que les gustaría que las cosas se hagan de forma diferente, pero que carecen de apoyo político e institucional para pensar y testear alternativas innovadoras. Muchas veces desconocen el trabajo de las organizaciones mencionadas y, por consiguiente, no tienen acceso a las investigaciones realizadas fuera de la propia institución policial.
La propuesta de la Red es, entonces, aproximar a estos actores policiales comprometidos con la reforma con organizaciones civiles –promover el diálogo y la colaboración entre ellos, superando la histórica desconfianza mutua, e integrar a la producción científica con el conjunto de conocimientos oriundos de las vivencias policiales. Este diálogo crítico y la producción conjunta de conocimiento deben provocar el fortalecimiento colectivo de estos actores, permitiéndoles defender sus propuestas con una doble legitimidad: los policías ofrecen una legitimidad interna al emprendimiento, mientras que la sociedad civil la exime de
la sospecha de corporativismo.
3. LA RED: 3 AÑOS DE ACCIÓN
La Rd Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil nace en el 2006 de esa doble apuesta – construir un espacio latinoamericano de intercambio entre policías y sociedad civil cualificada- con la misión de crear, difundir y hacer adoptar propuestas innovadoras para instituciones policiales más eficientes y adaptadas al régimen democrático.
El objetivo superior de esa red es, justamente, dar visibilidad a esas iniciativas innovadoras, mchas veces coronadas de éxitos; otras veces llenas de fracasos, institucionalizadas o no, pero que, debido a su originalidad y valor intrínseco se reviste de significativa relevancia  social, aunque, en algunos casos, de poco reconocimiento público. También es objetivo de la Red, viabilizar la construcción de puentes y canales de diálogo entre policías, gestores públicos, investigadores y líderes de organizaciones de la sociedad civil organizada.
El espacio de la red puede ser comprendido a través de su dimensión interactiva, sin el establecimiento de jerarquías, de modo a valorizar los diversos saberes y prácticas, en un proceso continuo de construcción y entendimiento de la realidad en una dinámica de participación permanente.2
Hoy, la Red Latinoamericana cuenta con la participación de investigadores y policías de 10 (diez) países de América del Sur y América Central (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Perú y Venezuela), que representan a 31 (treinta y un) corporaciones policiales y 12 (doce) organizaciones de la sociedad civil. Más específicamente, la Red está diseñada para alcanzar los siguientes objetivos: 1. Construir canales de diálogo y cooperación entre los miembros de las fuerzas policiales y los miembros de la sociedad civil y los investigadores del área; 2. Legitimar la existencia de movimientos de reforma dentro de las instituciones de seguridad pública; 3. Capacitar y fortalecer (empower) a oficiales de policía que podrán estar en posiciones claves de mando dentro de algunos años y perfeccionar su participación en discusiones sobre reforma policial; 4. Desarrollar los mecanismos necesarios para que esos actores puedan influir en las agendas nacionales y regionales de seguridad pública. Juntando a activistas, académicos y policías, la Red se constituye como una plataforma de intercambios y flujo de ideas y propuestas, un espacio interdisciplinar e interinstitucional, que valoriza a los individuos y le da a sus miembros la oportunidad de intercambiar y debatir, libres de lazos corporativistas. Mediante la promoción de actividades de intercambio de conocimiento y experiencias, a través de cursos, foros, chats, visitas técnicas de estudio, conferencias, publicaciones, etc., la Red ha contribuido para pensar nuevas políticas y estrategias en el campo de la seguridad pública, principalmente dirigidas a la difusión y aplicación de esos nuevos conocimientos, modelos y técnicas.
En sus tres primeros años de vida, la Red tuvo como principales líneas de acción la creación y la difusión de conocimiento articulado en tres ejes: Estado y Policía, Sociedad y Policía y Policía y Policía. En torno a esas líneas estructurales, se organizaron temas de reflexión: Autoridad Policial y Uso de la Fuerza en Sociedades Democráticas; Universalismo y diversidad en los Servicios Policiales; Mecanismos de Participación Social; Controles Internos y Externos; Planificación, Gestión y Evaluación del Trabajo Policial; etc. Todos temas donde los miembros de la Red creen que la participación de la sociedad civil es fructífera y necesaria para que la reforma se haga en el sentido del interés público.
Un primer paso fue dado en el 2006 y en el 2007 a partir de la organización, en Río de Janeiro, de las dos realizaciones del Curso de Liderazgo para el Desarrollo Institucional Policial, del cual participaron policías de nivel medio y representantes de ONGs y centros de investigaciones de un total de diez países, que se tornaron los primeros miembros de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil. Al mismo tiempo en que eran alumnos, profesores y moderadores de los debates, los participantes del Curso eran también los autores del material didáctico usado. De ese modo, la Red, desde su creación, tomó como premisa la legitimidad equivalente de los saberes universitarios y policiales. La confrontación de las experiencias y prácticas de los policías comprometidos con el respeto a los derechos humanos y la democratización de sus países, sintetizadas en estudios de caso, con artículos científicos de investigadores civiles, es lo que permite el surgimiento de propuestas innovadoras y concretas para la reforma de las organizaciones policiales. Símbolo palpable de ese importante esfuerzo de integración, de organización y sistematización de conocimientos poco visibles es el libro “Policía, Estado y Sociedad: Prácticas y Saberes Latinoamericanos”, que según Soraya El Achkar representa “un diálogo  entre las prácticas sociales y las prácticas policiales con intención de discutir las constucciones teóricas con las prácticas en sí” 3.
El cruce de “saberes y prácticas” es también el hilo conductor de los intercambios virtuales, cuando la distancia física entre los miembros vuelve imprescindible un espacio en la Internet 4 que vincule permanentemente el nivel local y el regional; deje disponible el material producido por los miembros y difunda noticias sobre la situación de la reforma policial en los países de la región. Con sus funciones de chat y foros temáticos, la website es un punto de encuentro para los miembros, un espacio social, de motivación y fortalecimiento mutuo y, al mismo tiempo, un espacio de creación de conocimiento a través del intercambio de
experiencias, de rescate de trayectorias individuales y de historias nacionales. El espacio virtual da una gran libertad a los usuarios para expresarse, intercambiar ideas de igual a igual, deshacerse de las ataduras y de las jerarquías inhibidoras. La síntesis de los debates de los chats, publicada en la website, sirve de insumo para que, en los foros, haya un debate más amplio, abierto a todos y que irá a profundizar lo que ya fue discutido  previamente en el chat, enriqueciéndolo con nuevos puntos de vista, haciendo público el contenido híbrido surgido a partir de los intercambios de miradas y perspectivas de los actores, fundamentalmente, diferentes, pero que tienden hacia un mismo horizonte.
Es así que la Red construyó, de a poco, una comunidad mixta con buena voluntad y con responsabilidad moral y política ante la violencia epidémica y la falta de respeto a los derechos de los ciudadanos. Con su programa de visitas de estudio, que lleva a un policía a conocer a la institución policial de otro país, su rutina y sus programas de destaque en términos de formación policial, de prevención del delito y de control del desempeño policial, la Red consiguió, finalmente, que su esfuerzo de desarrollo y difusión de experiencias cruzadas dé resultados tangibles: un modelo de centro de atención comunitario desarrollado en Bogotá adaptado en Belo Horizonte; técnicas de prevención de la criminalidad juvenil organizada importadas de El Salvador para Argentina; mecanismos chilenos de participación de la comunidad incorporados por la Policía Federal Preventiva de México5.
Si estas aplicaciones directas aún son escasas y representan hechos aislados, también muestran con claridad que el camino elegido por la Red es el correcto: los intercambios de experiencias entre policías de la región, la normalización e intensificación de las relaciones entre policías y organizaciones de la sociedad civil, el fortalecimiento y la ampliación de una comunidad de especialistas determinados y sólidos, son los pasos progresivos, lentos y más seguros, que permiten cambiar el modo de hacer seguridad en el continente.
RED BRASILEÑA DE POLICÍAS Y SOCIEDAD CIVIL (RPS – BRASIL).
Basada en los mismos principios orientadores y pensada a partir de la plataforma conceptual y del propio ambiente interactivo propiciado por la Red Latinoamericana, la RPS-Brasil 6 fue creada a mediados del 2008 y tiene como uno de sus objetivos prioritarios la organización y sistematización de conocimientos y experiencias en el campo de la seguridad pública que fueron o que están siendo producidos más allá del eje Sur-Sudeste.
Se pretende con esa iniciativa desarrollar, en el ámbito nacional, una mayor conectividad y difusión entre los saberes y las prácticas innovadoras asociadas a la temática de la seguridad pública, principalmente aquellas que presentan un bajo nivel de apoyo y capilaridad institucional. El objetivo es transformar el empirismo en conocimiento sistematizado sobre seguridad pública7.
Durante la fundación de la RPS-Brasil, en el mes de setiembre del 2008, se realizó en Río de Janeiro, un Workshop que reunió a 14 (catorce) experiencias profesionales distintas, provenientes de todas las regiones de Brasil, seleccionadas entre más de 490 inscripciones oriundas de todo el territorio nacional.8,
CONCLUSIÓN:
Así, individuos y organizaciones de la sociedad civil, decididos a juntar sus fuerzas para reformar a las instituciones policiales de la región ya consiguieron tornarse una comunidad activa de reflexión y acción, abierta a nuevas opiniones y puntos de vista, siempre respetando las diferencias, y cada vez más sólida. Caldo fértil de ideas y de motivaciones, la Red es hoy más que una plataforma de encuentro; ya representa una fuerza mayor que la suma de sus integrantes.
Sus miembros, especialmente policías, encuentran en ella un respaldo para iniciativas valientes –y muchas veces aisladas- de mejoramiento de su corporación, tanto en términos de contenido como de confianza de estar yendo en la dirección correcta.
Esta constatación, afirmada en la Conferencia Regional de la Red realizada en Santiago de Chile en noviembre del 2008, es una señal abierta para intensificar un trabajo de creación y difusión de estudios comparados, profundizando temáticas ya abordadas entre los miembros y aprovechando el enorme acervo de información y experiencias y la disposición de la Red para realizar cruces inéditos. Es también un incentivo para invertir en campos específicos que reclaman la participación de la sociedad civil y donde la acción de la Red puede tener sus efectos multiplicados rápidamente.
La formación de los policías y la accountability policial son dominios claves en este sentido. Sobre ellos, se puede extender y solidificar un movimiento conjunto de policías y sociedad civil, que sea legítimo dentro y fuera de las corporaciones, creativo e innovador, capaz de estimular propuestas e iniciativas para un cambio profundo de escenario de seguridad pública en América Latina.
Deseamos que en un futuro, no muy distante, la divulgación sistemática de los saberes y de las prácticas innovadoras, casi siempre invisibles a los ojos de la sociedad, pueda, de alguna forma, inspirar y alentar a los gobernantes en el objetivo de la formulación de nuevas políticas, estrategias y modelos de seguridad pública.
Rachel Maître es cientista política y Coordinadora ejecutiva de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil. y Antônio y Carlos Carballo Blanco es Teniente Coronel de la Policía Militar del Estado de Río de Janeiro, Sociólogo, Socio fundador y Coordinador pedagógico de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil.
NOTAS
1.- Florencia Fontán-Balestra, abogada, idealizadora y consultora de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil, 2007.
2.- Jacqueline de Oliveira Muniz, antropóloga y coordinadora académica de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil, citada por Carola Mittrany en “América Latina: construção de polícias a varias mãos”, Portal Comunidade Segura, 14/11/2007, nota disponible en: http://www.comunidadesegura.org/?=pt/node/37211
3.- Soraya El Achkar, activista de derechos humanos, miembro de la ONG venezolana Red de Apoyo por la Justicia y la Paz y socia de la Red, citada por Carola Mittrany en “Rede Latino-americana de Policiais e Sociedade Civil”, Portal Comunidade Segura, 01/02/2008, nota disponible en: http://www.comunidadesegura.org/?=pt/node/38102
4.- La Red mantiene en la Web, un blog permanente donde es posible acceder a diversos documentos de interés para consulta y debate sobre seguridad pública en América Latina: http://policiaesociedade.comunidadesegura.org
5.- Está en curso una investigación de impactos de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil, cuyos resultados estarán disponibles en breve en el site de la Red: http://policiaesociedade.comunidadesegura.org
6.- La RPS-Brasil nace y se desarrolla gracias al apoyo de la Fundación Konrad Adenauer.
7.- Haydée Caruso, antropóloga, coordinadora de la Red Latinoamericana de Policías y Sociedad Civil desde 2006 hasta 2008, citada por Graciela Bittencourt en “Policiais de todo o Brasil relatam suas experiencias”, 17/09/2008, Portal Comunidade Segura, nota disponible en: http://www.comunidadesegura.org/?=pt/node/40504
8.- La RPS-Brasil mantiene una sólida relación con el Foro Brasileño de Seguridad Pública, uniendo así la capilaridad alcanzada por el Foro, que hoy reúne en sus cuadros a los más renombrados especialistas brasileños en el área, con la capacidad de la Red para atraer a un número creciente de policías militares, policías civiles (o judiciales), bomberos militares, peritos criminales y guardas municipales.
BIBLIOGRAFÍA
CARUSO Haydée, Muniz Jacqueline, CARBALLO BLANCO Antônio Carlos (orgs), Polícia, Estado e Sociedade: Práticas e Saberes Latino-americanos, Rio de Janeiro, Publit, 2007
FONTÁN BALESTRA Florencia, Prefácio. En CARUSO Haydée, Muniz Jacqueline, CARBALLO BLANCO Antônio Carlos (orgs), Polícia, Estado e Sociedade: Práticas e Saberes Latino-americanos, Rio de Janeiro, Publit, 2007, pp.11-13.
DAMMERT Lucía, BAYLEY David, (coords), Seguridad y Reforma Policial en las Américas: Experiencias y desafíos, México, Siglo XXI editores, 2005.
FRÜHLING Hugo, CANDINA Azun, (orgs) Policía, Sociedad y Estado. Modernización y reforma policial en américa del Sur, CED, Santiago, 2001.
ZIEGLER Melissa, NIELD Rachel (orgs), From Peace to Governance: Police reform and the internacional community, Washington, Washington Office on Latin America WOLA, 2002 GOHN Maria da Glória (org) Movimentos Sociais no inicio do Século XXI. Petrópolis, Vozes,
2003

Veinte años después de las transiciones democráticas formales en América Latina, muchos países de la región sufren hoy niveles extremadamente altos de violencia y criminalidad, y también de la incapacidad de sus agentes policiales para lidiar con estos fenómenos de unaforma que sea eficiente y respetuosa de los derechos humanos.

Por otra parte, ante ese creciente aumento de la violencia y de la criminalidad en la región, acompañado o no de la elevación del sentimiento de miedo o de la sensación de inseguridad pública, se verifica que las reacciones de la población y de los gobiernos nacionales contra el fenómeno delictivo, no consiguen expresar políticas públicas de seguridad objetivas y consistentes, capaces de intervenir efectivamente en la realidad, creando condiciones políticamente estructurales y técnicamente sustentables.

No es infrecuente, entonces, que excelentes experiencias progresistas en el área de seguridad pública, con potencial transformador de las relaciones tradicionales de gestión, en sus variadas dinámicas interactivas, protagonizadas por la tríada Estado, Policía y Sociedad, no lleguen a un nivel de institucionalización. Son saberes y prácticas que quedan abandonadas a lo largo del camino, por motivación política, casi siempre resultante de múltiples intereses político-partidarios inconfesables, sean de naturaleza económica, política o social, y que transitan paralelamente a los intereses del propio Estado a través de una vía que, muchas veces, transige con la propia ilegalidad. En ese contexto, el sistema de representación político-social, aliado a las prácticas del asistencialismo, del clientelismo o del patrimonialismo, constituye una de las formas de expresión de esa realidad. Continue reading

Argentina: Debate sobre edad para imputabilidad juvenil / Editorial de Clarín

Respuestas a la violencia juvenil

Cada vez que la opinión pública se siente conmocionada por menores que delinquen, se vuelve a abrir la discusión sobre la edad de imputabilidad de los menores, una cuestión que luego queda postergada, sin que se adopten las definiciones necesarias en materia de régimen penal procesal infanto-juvenil y de asistencia social.

Esta vez ha sido el gobernador bonaerense el encargado de abrir el debate sobre la edad del castigo, contando con el apoyo para la baja de la imputabilidad del nuevo titular de la fuerza policial de esa provincia. Ante esta posición, la Iglesia manifestó su desacuerdo, expresando que con esa medida política no se lograría una mejora en las condiciones de seguridad. Continue reading

Publicaciones

LISTADO EN PERMANENTE ACTUALIZACIÓN, BIENVENIDAS LAS INFORMACIONES QUE AYUDEN A  HACERLO CADA VEZ MÁS COMPLETO

AMÉRICA LATINA

2014

2013

2011

2010

2009

2008

2007

2006

2004

2003

ARGENTINA

2014

2009

BRASIL

2014

2013

2010

2009

2007

2006

CANADÁ

2009

COLOMBIA

2011

2010

2009

2008

2007

2006

COSTA RICA

2005

CHILE

2011

2010

2009

2007

2006

2005

2004

ECUADOR

2007

ESTADOS UNIDOS

2011

GLOBAL

2011

2009

2008

GUATEMALA

2009

2008

HONDURAS

2008

EL SALVADOR

2013

2007

2006

MÉXICO

2013  

2010

2009

2008

2007

2006

2005

2004

PERÚ

2012

2011

2010

2009

2008

2007

2006

2004

URUGUAY

2006

VENEZUELA

2008

2007

2006



Especialistas

LISTADO EN PERMANENTE ACTUALIZACIÓN, BIENVENIDAS LAS INFORMACIONES QUE AYUDEN A  HACERLO CADA VEZ MÁS COMPLETO

Argentina

Bolivia

Continue reading

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 74 seguidores