Seminario: Desafíos para las fuerzas policiales de América Latina: un contexto cambiante y complejo.

Agenda
8:30 a.m. – 8:40 a.m.

Bienvendida e Introducción

Cynthia Arnson, Director, Latin American Program, Woodrow Wilson Center

8:40 a.m. – 10:30 a.m. Panel One

Ernesto López Portillo, Instituto para la Seguridad y la Democracia, INSYDE

MéxicoHelen Mack, Comisionada Presidencial para la Reforma de la Policía de Guatemala

Roberto Orozco, Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Nicaragua.

Antonio González, Consejo General de Policía, Venezuela

10:30 a.m. – 10:40 a.m. Break

10:40 a.m. – 12.30 p.m. Panel Two

Gino Costa, Ciudad Nuestra, Perú

María Victoria Llorente, Fundación Ideas para la Paz, Colombia

Jacqueline Muniz, Universidade Católica de Brasília y UCAM/RJ Brasil

Hugo Frühling, Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana, (CESC) Chile

Ver los Power Points de las ponencias

Video de la conferencia

Anuncios

Una respuesta

  1. Rapiñas a Omnibuses y Taxis podrían evitarse con un adecuado uso de la tecnología moderna

    La idea es bien simple. Si el conductor cobrador o el guarda del ómnibus, lo mismo que el conductor del taxi no portan dinero en el vehículo, deja de tener sentido rapiñarlos.
    ¿Cómo evitar que el guarda o conductor cobrador porten dinero? Sencillamente, no se venden boletos encima del ómnibus bajo ningún pretexto o causa. El pasajero previo a abordar el ómnibus abona los boletos que desee en un Abitab o Red-pagos, los que se cargan en la tarjeta STM que es mal utilizada en este momento. Al subir al ómnibus, solicita el tipo de boleto que desea, el guarda lo marca como es de uso y la tarjeta se pasa por la lectora que está instalada en el bus. Con el sistema propuesto, al pasar la tarjeta por la lectora se resta al crédito almacenado en la tarjeta el valor del boleto que pagó y se expide el mismo. Cuando el ómnibus termina su recorrido vacía la información de los boletos cobrados pasándolo a un medio magnético que se introduce en el banco de datos que administra el dinero correspondiente a las cobranzas de boletos por parte de los Abitabs y Red-pagos y así se lo acredita a quien proveyó el servicio al comprador del boleto.

    ¿Cómo evitar que los taxis manejen dinero? Tendrían que incorporar lectoras similares a las de los ómnibus y adquirir un software que relacione el GPS con el lector de tarjetas STM. Si Ud. va a tomar un taxi carga la tarjeta en un Red-pagos o un Abitab con por ejemplo $ 200. Cuando va a abordar el taxi le indica al chofer la dirección a donde va y pasa la tarjeta por el lector. El programa calcula el pago. Si UD tiene dinero suficiente en la tarjeta se le informa el importe del viaje y si Ud. confirma el mismo, pasa nuevamente la tarjeta, la cual resta del dinero almacenado en ella el costo del viaje y realiza el mismo. Si Ud. no cargó la tarjeta con dinero suficiente, deberá bajarse del taxi y aumentar la carga de la tarjeta. La forma de cobrar por parte del taxista es similar a la descripta para el ómnibus.

    Se podrán poner miles de pretextos para decir que el sistema no sirve. Por ejemplo ¿que pasa cuando los negocios donde se carga la tarjeta están cerrados? ¿No voy a poder viajar? Bueno, tendrá o bien que pedir prestada una tarjeta con crédito suficiente o no podrá viajar. Esos negocios tienen un buen horario de atención al público, si necesita el servicio compre con tiempo. Si Ud. está en Buenos Aires, donde tienen un sistema sorprendente para abonar el boleto le pasa algo muy parecido. En Buenos Aires el boleto se paga con monedas en una máquina y nadie le cobra. Si Ud. sube sin monedas se tiene que bajar del ómnibus. Allí son muchos más millones de habitantes que en Montevideo y el sistema se respeta.

    Tal vez los patronos de taxis aleguen que un sistema así no puede implantarse porque no se puede calcular previamente el costo del recorrido. Es mentira. Actualmente cuando Ud. llama al radio-taxi le informan la cantidad de minutos que demorará en forma aproximadamente el taxímetro en llegar al punto de abordaje precisamente porque se cuenta con sistemas para calcularlo.

    Seguramente existirá resistencia al cambio, como en todos los casos en que se propone cambiar algo. Pero respóndase esta pregunta: ¿La vida de los guardas y conductores no merecen que hagamos un esfuerzo por cambiar realmente algo? ¿Cree Ud. que un paro de protesta dejando la población de a pie por lo que hicieron unos malvivientes es más efectivo que lo que estoy proponiendo?

    Creo que las autoridades, los trabajadores y la gente en general tienen la palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: