Perú: Policía comunitaria: nuevo paradigma de la seguridad ciudadana / Hugo Muller Solon

Las experiencias internacionales y los mismos procesos de reforma policial de los últimos años en América Latina referidos al tema de la Seguridad Ciudadana, nos permiten observar que se requiere urgentemente una convocatoria a la transformación institucional de la Policía Nacional del Perú (PNP). La Policía Nacional debe restablecer sus lazos de acercamiento y solidaridad con la comunidad, y esa es precisamente la función y la dinámica que hoy se debe impulsar a través de la implementación del Servicio de Policía Comunitaria, alternativa que viene siendo utilizada exitosamente por muchos países en el mundo; sin embargo la PNP resulta siendo actualmente la única organización policial en América del Sur que no avanza en el camino de la Policía Comunitaria.
En este contexto a nivel mundial, las experiencias de Policía Comunitaria que vienen siendo llevadas a la práctica, dan importancia relevante a la participación de la comunidad en alianza estratégica con los Gobiernos Locales, con las autoridades en general y con las fuerzas vivas de la comunidad. Esta tendencia bastamente difundida en Norteamérica y en Europa, busca adaptar el accionar policial a las demandas ciudadanas que son consistentes con sus requerimientos y necesidades frente a la inseguridad, los riesgos y la violencia, y para ello establece relaciones horizontales con los ciudadanos; se ubica en parejas en cuadrantes o sectores determinados, focaliza su actuación en la identificación, análisis y solución de problemas locales; rinde cuentas a la comunidad de la actuación policial y promueve acciones preventivas coordinadas con otros responsables públicos de la Seguridad Ciudadana.
En estos tiempos, el cambio de estrategia por parte de la Policía Nacional para poder combatir el delito en alianza con la comunidad y las autoridades locales conforme lo establece la legislaciòn nacional (Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana), hace imprescindible y necesaria la creación oficial de la Policía Comunitaria, previniendo de esa manera que otros factores ligados a la inseguridad, como el narcotráfico y últimamente el terrorismo se constituyan en los principales problemas de la agenda pública en el proximo gobierno, dejando una vez más a la Seguridad Ciudadana como un problema de autodefensa ciudadana, conforme sucedió en la década de los años 80 en el pasado siglo.
La Policía Comunitaria, no es un contexto nuevo ni desconocido para la Policía Nacional del Perú, es una experiencia internacional que ya se puso en práctica en el Perú como Proyecto Piloto, durante los años 2003 – 2005. En dicho momento, la Policía Comunitaria de Trujillo integrada por 65 Policías, descentralizó la toma de decisiones de los mandos policiales (Comisarios), tomando en cuenta la opinión de los vecinos para la determinación de sus estrategias (Plan de Barrio) y enfrentando de manera proactiva los problemas de inseguridad, desarrollando una serie de Programas de Prevención Social y Prevención Situacional frente al delito, entre ellos recordamos: Cuadras Solidarias, Vecinos Vigilantes, Escuelas de Seguridad Ciudadana, Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, Integración Familiar, Conversando con los Vecinos, Infractores Potenciales, Victimas Potenciales, Rescatando Valores, Aprender Jugando, Acción Cívica, Comunidad Segura, entre otros. Es decir, se trató de tener una Policía Comunitaria que se involucrara en la vida comunitaria de los barrios de la ciudad, y que desde adentro de esa vida comunal pudiera resguardar la seguridad ciudadana, como lo hizo en cada uno de los 55 Territorios Vecinales de la ciudad de Trujillo que llegaron a tener sus respectivos Policías Comunitarios totalmente identificados con su comunidad. Lamentablemente el General PNP Octavio Salazar Miranda, actualmente Ministro del Interior, desactivó probablemente por desconocimiento esta experiencia policial en Abril del 2005, para priorizar el trabajo reactivo – represivo como herramienta prioritaria en su gestión contra la delincuencia en la ciudad de Trujillo, con los desastrosos y desalentadores resultados que ahora conocemos.
Después de la experiencia de Policía Comunitaria en Trujillo, la PNP ha continuado con programas aislados que han respondido a diversos modelos, iniciativas, preocupaciones o inquietudes con los cuales se ha pretendido lograr la participaciòn ciudadana, pero que después de un periodo de aplicación y debido a su fracaso han sido dejados de lado o reemplazados por otros con criterio ciertamente populista y sin sostenibilidad en el tiempo en ninguno de los casos; para evitar ello, es necesario adoptar la decisión de llevar adelante a la Policía Comunitaria, procediéndose a la elaboración del Plan Nacional y Planes Locales de Policía Comunitaria, para que cada Proyecto de adecuación a esta nueva corriente de trabajo policial se encuentre enmarcada en problemáticas locales, así como en una doctrina, filosofía y objetivos comunes, que finalmente den cuenta de resultados y logros obtenidos de manera uniforme y que sobre todo permita contar con indicativos de evaluación de la gestión pública, para seguir mejorando y perfeccionando el servicio policial, hecho que se dio exitosamente en la experiencia de la ciudad de Trujillo.
El PERU demanda una Policía Nacional que comprenda junto a su rol histórico de combatir el delito, el respeto irrestricto a los derechos humanos y a los derechos de la niñez, pero que además se convierta en garante de los derechos y libertades ciudadanas de las personas, es decir del derecho a transitar con tranquilidad, a mejorar su calidad de vida, a tener paz y tranquilidad en sus barrios, a tener una convivencia pacífica con sus vecinos, a sentirse seguro en sus casas y en sus centros de trabajo. La Policía Comunitaria, entendida como un Servicio de Patrullaje proactivo trabaja en todos estos aspectos y además propicia generar Cultura de Seguridad Ciudadana, para que cada ciudadano sea consciente del rol que le corresponde en la sociedad para mejorar los niveles de seguridad y convivencia pacífica. La Policía Comunitaria trabaja en la comunidad, con la comunidad y por la comunidad. La hora de la Policía Comunitaria ha llegado, corresponde a nuestras autoridades de Gobierno, al alto mando de la Policía Nacional y a las organizaciones vecinales, asumir el compromiso de apoyar a la Policía Comunitaria tan pronto sea creada y de sacar adelante esta gran transformación de la Policía Nacional del Perú, porque la hora de la Policía Comunitaria ya ha llegado. Trujillo, 23 de Junio del 2010.
Hugo Muller Solon: Coronel de la Policía Nacional del Perú en situación policial de Retiro. Abogado y Ex – Defensor del Policía. Impulsor del primer Proyecto Piloto de Policía Comunitaria en Trujillo – Perú. Conferencista y asesor en temas de Seguridad Ciudadana.

Perú: Policía comunitaria: nuevo paradigma de la seguridad ciudadana / Hugo Muller Solon
Las experiencias internacionales y los mismos procesos de reforma policial de los últimos años en América Latina referidos al tema de la Seguridad Ciudadana, nos permiten observar que se requiere urgentemente una convocatoria a la transformación institucional de la Policía Nacional del Perú (PNP). La Policía Nacional debe restablecer sus lazos de acercamiento y solidaridad con la comunidad, y esa es precisamente la función y la dinámica que hoy se debe impulsar a través de la implementación del Servicio de Policía Comunitaria, alternativa que viene siendo utilizada exitosamente por muchos países en el mundo; sin embargo la PNP resulta siendo actualmente la única organización policial en América del Sur que no avanza en el camino de la Policía Comunitaria.
En este contexto a nivel mundial, las experiencias de Policía Comunitaria que vienen siendo llevadas a la práctica, dan importancia relevante a la participación de la comunidad en alianza estratégica con los Gobiernos Locales, con las autoridades en general y con las fuerzas vivas de la comunidad. Esta tendencia bastamente difundida en Norteamérica y en Europa, busca adaptar el accionar policial a las demandas ciudadanas que son consistentes con sus requerimientos y necesidades frente a la inseguridad, los riesgos y la violencia, y para ello establece relaciones horizontales con los ciudadanos; se ubica en parejas en cuadrantes o sectores determinados, focaliza su actuación en la identificación, análisis y solución de problemas locales; rinde cuentas a la comunidad de la actuación policial y promueve acciones preventivas coordinadas con otros responsables públicos de la Seguridad Ciudadana.
En estos tiempos, el cambio de estrategia por parte de la Policía Nacional para poder combatir el delito en alianza con la comunidad y las autoridades locales conforme lo establece la legislaciòn nacional (Ley del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana), hace imprescindible y necesaria la creación oficial de la Policía Comunitaria, previniendo de esa manera que otros factores ligados a la inseguridad, como el narcotráfico y últimamente el terrorismo se constituyan en los principales problemas de la agenda pública en el proximo gobierno, dejando una vez más a la Seguridad Ciudadana como un problema de autodefensa ciudadana, conforme sucedió en la década de los años 80 en el pasado siglo.
La Policía Comunitaria, no es un contexto nuevo ni desconocido para la Policía Nacional del Perú, es una experiencia internacional que ya se puso en práctica en el Perú como Proyecto Piloto, durante los años 2003 – 2005. En dicho momento, la Policía Comunitaria de Trujillo integrada por 65 Policías, descentralizó la toma de decisiones de los mandos policiales (Comisarios), tomando en cuenta la opinión de los vecinos para la determinación de sus estrategias (Plan de Barrio) y enfrentando de manera proactiva los problemas de inseguridad, desarrollando una serie de Programas de Prevención Social y Prevención Situacional frente al delito, entre ellos recordamos: Cuadras Solidarias, Vecinos Vigilantes, Escuelas de Seguridad Ciudadana, Juntas Vecinales de Seguridad Ciudadana, Integración Familiar, Conversando con los Vecinos, Infractores Potenciales, Victimas Potenciales, Rescatando Valores, Aprender Jugando, Acción Cívica, Comunidad Segura, entre otros. Es decir, se trató de tener una Policía Comunitaria que se involucrara en la vida comunitaria de los barrios de la ciudad, y que desde adentro de esa vida comunal pudiera resguardar la seguridad ciudadana, como lo hizo en cada uno de los 55 Territorios Vecinales de la ciudad de Trujillo que llegaron a tener sus respectivos Policías Comunitarios totalmente identificados con su comunidad. Lamentablemente el General PNP Octavio Salazar Miranda, actualmente Ministro del Interior, desactivó probablemente por desconocimiento esta experiencia policial en Abril del 2005, para priorizar el trabajo reactivo – represivo como herramienta prioritaria en su gestión contra la delincuencia en la ciudad de Trujillo, con los desastrosos y desalentadores resultados que ahora conocemos.
Después de la experiencia de Policía Comunitaria en Trujillo, la PNP ha continuado con programas aislados que han respondido a diversos modelos, iniciativas, preocupaciones o inquietudes con los cuales se ha pretendido lograr la participaciòn ciudadana, pero que después de un periodo de aplicación y debido a su fracaso han sido dejados de lado o reemplazados por otros con criterio ciertamente populista y sin sostenibilidad en el tiempo en ninguno de los casos; para evitar ello, es necesario adoptar la decisión de llevar adelante a la Policía Comunitaria, procediéndose a la elaboración del Plan Nacional y Planes Locales de Policía Comunitaria, para que cada Proyecto de adecuación a esta nueva corriente de trabajo policial se encuentre enmarcada en problemáticas locales, así como en una doctrina, filosofía y objetivos comunes, que finalmente den cuenta de resultados y logros obtenidos de manera uniforme y que sobre todo permita contar con indicativos de evaluación de la gestión pública, para seguir mejorando y perfeccionando el servicio policial, hecho que se dio exitosamente en la experiencia de la ciudad de Trujillo.
El PERU demanda una Policía Nacional que comprenda junto a su rol histórico de combatir el delito, el respeto irrestricto a los derechos humanos y a los derechos de la niñez, pero que además se convierta en garante de los derechos y libertades ciudadanas de las personas, es decir del derecho a transitar con tranquilidad, a mejorar su calidad de vida, a tener paz y tranquilidad en sus barrios, a tener una convivencia pacífica con sus vecinos, a sentirse seguro en sus casas y en sus centros de trabajo. La Policía Comunitaria, entendida como un Servicio de Patrullaje proactivo trabaja en todos estos aspectos y además propicia generar Cultura de Seguridad Ciudadana, para que cada ciudadano sea consciente del rol que le corresponde en la sociedad para mejorar los niveles de seguridad y convivencia pacífica. La Policía Comunitaria trabaja en la comunidad, con la comunidad y por la comunidad. La hora de la Policía Comunitaria ha llegado, corresponde a nuestras autoridades de Gobierno, al alto mando de la Policía Nacional y a las organizaciones vecinales, asumir el compromiso de apoyar a la Policía Comunitaria tan pronto sea creada y de sacar adelante esta gran transformación de la Policía Nacional del Perú, porque la hora de la Policía Comunitaria ya ha llegado. Trujillo, 23 de Junio del 2010.
Hugo Muller Solon: Coronel de la Policía Nacional del Perú en situación policial de Retiro. Abogado y Ex – Defensor del Policía. Impulsor del primer Proyecto Piloto de Policía Comunitaria en Trujillo – Perú. Conferencista y asesor en temas de Seguridad Ciudadana.

Anuncios

2 comentarios

  1. LOS APSECTOS DE COYUNTURA SOCIAL REQUIEREN DE SOLUCIONES APROPIADAS Y DE ACUERDO A SUS COYUNTURAS COMUNITARIAS, TODO MODELO POR APLICAR ESTA LIGADO INTIMAMENTE A LA IDIOSINCRACIA DE LA JURISDICCION EN LA QUE SE DESARROLLE LOS MODELOS QUE SE QUIERAN LLAMAR SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA, LOS ESTUDIOS CIENTIFICOS POLICIACOS SON DE AÑOS LUZ, APLICABLES EN LA MEDIDA QUE SEAMOS CONSECUENTES CON LA HONESTIDAD Y LA ENTREGA SOCIAL HACIA LA COMUNIDAD DONDE SE SIRVE PARA LOGRAR LA TRANQUILIDAD SOCIAL QUE SEREQUIERE DEBES CONOCER A TU PUEBLO SI QUIERES DARLE PAZ Y TRANQUILIDAD
    ATTE
    CARLOS MAYORIA

  2. LOS ASPECTOS DE COYUNTURA SOCIAL REQUIEREN DE SOLUCIONES APROPIADAS Y DE ACUERDO A SUS COYUNTURAS COMUNITARIAS, TODO MODELO POR APLICAR ESTA LIGADO INTIMAMENTE A LA IDIOSINCRACIA DE LA JURISDICCION EN LA QUE SE DESARROLLE LOS MODELOS QUE SE QUIERAN LLAMAR SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA, LOS ESTUDIOS CIENTIFICOS POLICIACOS SON DE AÑOS LUZ, APLICABLES EN LA MEDIDA QUE SEAMOS CONSECUENTES CON LA HONESTIDAD Y LA ENTREGA SOCIAL HACIA LA COMUNIDAD DONDE SE SIRVE PARA LOGRAR LA TRANQUILIDAD SOCIAL QUE SEREQUIERE DEBES CONOCER A TU PUEBLO SI QUIERES DARLE PAZ Y TRANQUILIDAD
    ATTE
    CARLOS MAYORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: