El Salvador: La policía necesita su academia / Luis Enrique Amaya

Los Acuerdos de Paz salvadoreños, finalizados en 1992, constituyeron un ejercicio político ejemplar de pacificación y abrieron el camino a la democratización de El Salvador. Este proceso todavía está en vías de consolidación.

Contrario a lo que podría pensarse, en estos acuerdos se trazaron pocos objetivos, aunque absolutamente estratégicos. El propósito central estaba puesto en cesar el conflicto armado, estableciendo una renovada arquitectura institucional y dando paso a una reforma política integral (la cual, en varios sentidos, aún es una asignatura pendiente).

Dentro de la configuración del novedoso andamiaje institucional, una de las cuestiones medulares era la referida a la seguridad. Entre otros asuntos clave, existía un interés por evitar la concentración del poder en pocas manos a fin de prevenir los abusos del pasado, en virtud de lo cual se diseñaron ordenamientos institucionales fragmentados, con la lógica de construir los suficientes contrapesos. VER MÁS…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: