Mariguana y política / Jorge Fernández Menéndez

Si algo faltaba para darle un impulso definitivo al proceso de legalizar la producción, comercialización y consumo de mariguana, las declaraciones del presidente Obama al The New Yorker han tenido ese mérito. El día en que cumplía cinco años en el gobierno y a unos meses del proceso electoral que definirá si le da o no una mayoría (aunque sea relativa) en el Congreso para los dos años finales de su mandato, Obama decidió hablar de la mariguana. Obama dijo que él mismo había fumado mariguana cuando era un menor de edad, que lo consideraba un mal hábito y un vicio, que le había dicho a sus hijas que consumirla es una mala idea, una pérdida de tiempo y que no era muy saludable, pero que no era “muy diferente de los cigarrillos que fumé desde que fui un joven hasta gran parte de mi vida adulta. No creo que sea más peligrosa que el alcohol”. Apoyó los “experimentos” de legalización en Colorado y Washington, al tiempo que explicó que era importante que la legalización de la mariguana avanzara en esos estados para evitar una situación en la que sólo unos pocos son castigados, sobre todo si son afroamericanos o latinos, mientras que una gran parte de la gente que ha violado esa misma ley no es molestada. Y agregó que aquellos que consideran que la legalización de la mariguana resolverá problemas sociales están exagerando. VER MÁS…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: