Perú: ¿Epidemia de homicidios? / Gino Costa / EL Comercio

El asesinato de Mónica Spear y su esposo, que conmocionó a Venezuela la semana pasada, lamentablemente no fue un hecho inusual, pues los asesinatos en ese país llegaron en el 2013 a la cifra récord de 24.763. En 1998, el año anterior a la llegada de Chávez al poder, estaban en 4.500. En 15 años, Venezuela cuadriplicó su tasa, pasando de 20 de cada 100.000 homicidios a 79.

Esta es una de las tasas más altas del mundo, superada solo por la hondureña, que está arriba de 80. Asia, Europa y Oceanía tienen tasas que no superan los 3,5. Estados Unidos, tan propenso a los asesinatos masivos, no pasa de 5. El promedio mundial es de  6,9. Los países de América Latina y el Caribe tienen, en general, tasas altas y con los africanos son los más violentos del mundo.

A juzgar por la cobertura mediática, nosotros estamos cada vez peor. Podría ser el caso, porque en los últimos años se ha instalado el sicariato, el homicidio por encargo y los ajustes de cuentas ya no son solo entre narcotraficantes, sino entre extorsionadores de todo tipo.

No obstante, las cifras policiales no dan cuenta de un deterioro y, si se comparan con otros países de la región, no somos los peores. En los últimos cinco años la tasa ha sido alrededor de 10, solo por encima de Uruguay, Argentina y Chile en América del Sur. En ninguno de estos años superamos los 3 mil asesinatos; tenemos ocho veces menos que Venezuela y casi cuatro veces menos que Colombia.

No estamos mal, pero tampoco bien, justo en el límite de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el inicio de una epidemia de violencia (10 homicidios por 100.000 habitantes). Una vez que se desatan, las epidemias son muy difíciles de controlar, pues se extienden rápidamente. Hay, además, regiones del país cuyas tasas superan largamente este límite.

Según el INEI, entre octubre del 2012 y setiembre del 2013, Madre de Dios llegó a 42, Tumbes a 33, Cusco a 28 y Arequipa casi a 20; un poco más atrás, pero con niveles igualmente preocupantes, se ubicaron Callao (16), Tacna (15) y La Libertad (14). Nuestro principal desafío es reducir estas tasas. Hacerlo nos ayudará a impedir que se desate la epidemia.

Para ello, hay que mejorar nuestra capacidad de investigación criminal y organizar un sistema de información que nos permita saber dónde, cómo,  cuándo y por qué ocurren los homicidios, y quiénes son sus víctimas.

LOS MÁS Y MENOS VIOLENTOS
Centroamérica encabeza la lista negra — Según la Organización de los Estados Americanos, en el 2011 los países más violentos fueron Honduras con 92 homicidios por 100.000 habitantes, El Salvador (71) y Venezuela (50). Los menos violentos: Canadá (2), Chile (3), Estados Unidos (5), Argentina (6) y Uruguay (6).

HOMICIDIOS EN EL PAÍS
Cifras en provincias — Según el INEI, en el 2013 las regiones más violentas fueron Madre de Dios (42), Tumbes (33) y Cusco (28). Las menos violentas: Huancavelica (3), Loreto (3) y Moquegua (3). Lima, donde ocurre una cuarta parte de los crímenes, tiene una tasa de 6.

Aunque no lo crea, estamos lejos de saberlo. Existen, por ejemplo, serias discrepancias entre la información policial y la fi scal sobre el total de homicidios en el ámbito nacional. Conocemos poco sobre la epidemiología de este fenómeno y, mucho menos, de sus causas.

La reciente creación del Comité Estadístico Interinstitucional de la Criminalidad, presidido por el INEI y dependiente del Consejo Nacional de Política Criminal (Conapoc), debe contribuir a llenar ese vacío y lo debe hacer con urgencia, para que no sea demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: