Niños migrantes: somos corresponsables / Cecilia Soto

En la tormenta perfecta que obliga a niños y menores centroamericanos a huir por decenas de miles hacia Estados Unidos interviene de forma importante la decisión del gobierno mexicano durante el gobierno pasado de blindar la frontera sur al paso de drogas. Así como la apertura de rutas de narcotráfico a través de nuestro territorio se multiplicó a raíz del cierre de la ruta Colombia-Miami, así nuestro éxito en la frontera sur al impedir con tecnología satelital que los aviones cargados con droga continúen su vuelo por México, ha contribuido a la violencia en Honduras, Guatemala, El Salvador y en el Caribe. En los 90 fuimos víctimas del éxito de una iniciativa local para un problema regional y en el sexenio pasado repetimos el error, ahora con nuestros vecinos del sur.

No es ese el único elemento que conforma la crisis actual, pero sin duda nos hace corresponsables en la búsqueda y colaboración para la solución del problema. Además de haber contribuido a un mayor trasiego de drogas al sur de nuestra frontera y a que Los Zetas tuvieran el incentivo de extenderse hacia allá, también somos corresponsables por el elemento obvio: los menores atraviesan nuestro territorio de ida en condiciones de extremo peligro, vulnerabilidad y violencia, como lo muestra en forma gráfica la excelente película La jaula de oro y porque también lo hacen de regreso ahora que los menores son deportados masivamente desde Estados Unidos. VER MÁS…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: