México: Desorden, inseguridad y poder policial / María Eugenia Suárez de Garay

En buena medida, nuestra atribulada transición democrática contribuyó a mejorar la calidad de vida y el ejercicio de las libertades, pero los habitantes de la mayoría de nuestras regiones siguen soportando, en el mejor de los casos, tanta violencia como la mayor parte de la población en distintas partes del mundo.

En México, durante mucho tiempo la cuestión social del orden público, cronológicamente anterior al tema de la seguridad pública, supuso un concepto decimonónico y positivista cuyo objetivo era evitar el desorden y la ruptura del orden político establecido. El orden público se resumía en una ecuación muy simple: “contrastar la conducta de los ciudadanos con la normativa y las costumbres pactadas por la sociedad y protegidas por el Estado. Los contraventores, enemigos del bienestar público, deben ser separados del colectivo y deben ser castigados” (Amadeus Recassens, “Violencia policial y seguridad ciudadana”, Imágenes del control penal, Universidad Nacional del Litoral, Santa Fé, 1994). VER MÁS…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: