El Salvador: La ‘jura’ noventera / Roberto Valencia

Año tras año, la Policía Nacional Civil es la institución del Estado que más denuncias acumula en la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos por desmanes de sus agentes contra los ciudadanos. En la década de los noventa, cuando se desarrolló el fenómeno de las maras, la joven institución policial –creada como consecuencia de los Acuerdos de Paz– no supo estar a la altura, como tantos otros actores sociales.

El veinte de diciembre de 1998 el doctor Manuel Arturo Hernández manejaba firme por la carretera Panamericana, su amigo José Giovanny Cruz sentado a la par, cuando al pasar junto al desvío a Lolotique, a diez minutos de San Miguel, su carro fue ametrallado con saña. La carrocería terminó con veinticinco agujeros, y en la lotería de balazos el doctor y su amigo recibieron impactos no letales en manos y antebrazos.

Con ajustes mínimos, este texto es un pequeño fragmento de un libro-crónica que aborda en su complejidad el fenómeno de las maras, y que El Faro tiene previsto publicar en 2015.  VER MÁS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: