México: Una segunda oportunidad (porque no hubo primera…) / Pablo Majluf

En la lucha contra el crimen organizado, la Secretaría de Gobernación ha enfrentado dilemas de difícil solución. La desarticulación efectiva de los grandes cárteles del narcotráfico ha dejado panoramas en ocasiones desoladores: comunidades con desaparecidos y muertos, vacíos económicos y políticos y, sobre todo, cientos de desempleados –en su mayoría jóvenes– que se vuelcan contra la población civil en su afán de supervivencia. No hay mejor ejemplo que Apatzingán, donde el Gobierno Federal logró desbaratar la estructura económica de Los Caballeros Templarios de manera tan contundente, que cientos de dependientes, ahora sin dirección homogénea, recurren a la delincuencia común.

Se sustituyó una estructura criminal piramidal con ínfulas de Estado, por un rizoma esquizofrénico con miles de centinelas sin lógica predecible, encima menos inteligentes y más violentos. Según relatos, en las calles de Apatzingán hay lo que no había antes: asaltos a mano armada, robo de autopartes, secuestro exprés, y toda la plétora de crímenes espontáneos con sello de decadencia urbana. VER MÁS…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: