Perú: Juan José Garrido: Fuera de las manos Editorial Perú21

El lunes, la delincuencia dio otro salto cualitativo. Falleció el oficial Adolfo Leonidas Castellano, agente de la UDEX, desactivando un explosivo. Y no intentaba desactivarlo en el Vraem. La granada era una de las dos dejadas por extorsionadores a las afueras –lea bien– de un colegio en Villa El Salvador.

No fue, lamentablemente, un caso aislado: cuatro personas más murieron a manos de sicarios, dos en un restaurante en San Martín de Porres, otro en una cabina en Villa María del Triunfo y otro en el Callao. Y ayer, en La Libertad, otros extorsionadores dispararon contra un colegio, adelantando un trágico final.

Los peruanos sabemos sobrevivir al caos económico y a las trabas burocráticas, a la corrupción generalizada y a la indolencia de la clase política. Pero regresar a niveles de criminalidad e inseguridad como estos sobrepasa nuestra peor pesadilla. VER MÁS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: