México: Así se empieza / Javier Garza Ramos, El País

Las ciudades que hace unos años eran consumidas por la violencia homicida no cayeron en la tragedia de golpe, sino poco a poco

Hace cinco años, la aparición de un cadáver calcinado en alguna calle de Ciudad Juárez, o colgado en un puente peatonal de Monterrey o arrojado con un mensaje amenazante en alguna banqueta de Torreón, eran signos inequívocos de una lucha entre grupos del crimen organizado, y el consenso entre autoridades, medios de comunicación y ciudadanos era general: si parecía pato, graznaba como pato y caminaba como pato, tenía que ser pato.

Excepto en la Ciudad de México, que si atendemos lo que dicen las autoridades, es el único lugar del país (quizá del planeta) donde la aparición de tres cuerpos en menos de dos días en lugares cercanos, uno de ellos colgado de un puente, otro calcinado, con mensajes que aluden a pugnas en una cárcel, no sugiere, al menos como hipótesis, un modus operandi del crimen organizado. VER MÁS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: