Bolivia: Abusos policiales en la mira / Editorial La Razón

En la mayoría de los países, los policías son los únicos que pueden portar armas con el mandato expreso de hacer cumplir la ley y hacer respetar los derechos de los ciudadanos. No obstante, en demasiadas ocasiones utilizan estas prerrogativas para su propio beneficio o cometen abusos de poder, que van desde amedrentamientos injustificados, pasando por extorsiones y hasta asesinatos.

Estos hechos se presentan en mayor o menor medida en la mayoría de las naciones, pero con matices propios. VER MÁS…

El Salvador: El repunte constante de la violencia tiene que ser el primer desafío que hay que encarar a fondo y con todo / Editorial La Prensa Gráfica

De seguir las cosas como están, pasaremos muy pronto al escenario más deplorable: aquel en que la ley vigente sea sustituida totalmente por la ley de la selva.

Hay datos de la realidad que son verdaderamente escalofriantes, porque indican sin ningún género de duda que el accionar criminal está fuera de control en el ambiente y golpea cada vez con más fuerza la normalidad tanto de la vida ciudadana como del desempeño institucional. Cuando comprobamos que marzo recién pasado fue el mes más violento de los últimos años, con 481 homicidios consumados, ya no es posible dejar estar las cosas como están. Si además se constata que en 2014 hubo más de 1,800 desapariciones de personas, la alarma se dispara de nuevo. Y a esto hay que agregar, para que el panorama se vuelva aún más desolador e inconcebible, que en lo que va de 2015 las muertes violentas de agentes de la PNC suman ya hasta ayer 19 víctimas, lo cual incrementa notablemente las cifras respectivas de 2014. Estos son números gruesos: el fenómeno tiene aristas y detalles muy particularizados, según sean los
delitos y las zonas de incidencia de la criminalidad. VER MÁS…

El Salvador: El azote delincuencial no cesa,  habría que empezar a ponerle paro de una manera efectiva y sostenible / Editorial La Prrensa Gráfica

Se está hablando de promover la reinserción de los antisociales, lo cual es una iniciativa válida, pero entretanto los que actúan impunemente en el terreno siguen haciendo de las suyas, con desfachatez cada vez mayor.

A diario se producen diversas acciones criminales que mantienen en creciente agobio a la población y en vilo constante a la institucionalidad encargada de imponer la ley y de mantener el orden. Entre el viernes y el lunes recién pasados hubo 84 homicidios, como si lejos de estar en tiempo santo estuviéramos en época diabólica. Y el pasado lunes se produjo una masacre de nueve personas presumiblemente por ajuste de cuentas entre narcos. La estadística se reproduce día tras día, y no se ven señales de que esto vaya cediendo; por el contrario, el accionar delincuencial parece ir en auge, con alarmantes expresiones de desafío a la autoridad, como son los ataques contra miembros de la Policía y de la Fuerza Armada, así como contra puestos policiales. VER MÁS…

El Salvador: Ninguna estrategia antidelincuencial funcionará si la ley no se impone como se debe / Editorial La Prensa Gráfica

Si la ley deja de hacerse sentir, de nada sirve su vigencia; y, por el contrario, lo que se va imponiendo es la ley de la selva, que es el signo de la anticivilización.

Cuando se habla de inseguridad, y sobre todo de una inseguridad que azota de manera tan inmisericorde como la que padecemos en nuestro país, fácilmente se entra en situación de desconcierto; y eso justamente es lo que le pasa a la institucionalidad frente al gran desafío que tiene inevitablemente entre manos en relación con el auge del crimen y con la desafiante actitud de los criminales. Lo que resulta más patente a la luz de lo que ocurre en el día a día es ese desconcierto de la institucionalidad que, al juntarse con la creciente insatisfacción de
la ciudadanía por lo que está teniendo que vivir y sufrir a diario, produce un efecto muy peligroso, como es la tentación de tomar la ley por propia mano. VER MÁS…

Honduras: Una víctima desarmada / Editorial La Tribuna

INSISTIMOS sobre este tema porque las improvisaciones son perjudiciales. Si van a reformar esa Ley de Control, Tenencia y Registro de Armas, Municiones, Explosivos y Materiales Relacionados, deberían estudiar bien la materia para proteger a la ciudadanía y no dejarla totalmente indefensa. Además, deberían consultar las instituciones del Estado especializadas. La experiencia de integrar comisiones con gente que poco domina la materia debiese ser aleccionadora. Como cuando pusieron en aquella comisión encargada de reformar la Policía a un moscovita fosilizado que solo fue a desahogar sus prejuicios. Después de gastar una millonada en aquello, solo quedaron los fardos inservibles de papeles que no sirvieron para nada. O cuando le encargaron una ley de medios de comunicación electrónicos a la inútil oficina del adorno emperifollado que, a falta de originalidad, trajo el adefesio de Ecuador que conculca los derechos de libertad de expresión. O cuando quisieron eliminar franquicias encargando la tarea a unos vociferantes inquisidores que se dieron a la tarea de perseguir herejes entre la iniciativa privada. VER MÁS…

Bolivia: Cambios en la Policía / Editorial La Razón

Días atrás, aprovechando que soplan vientos de cambio en la Policía, el Director de Régimen Penitenciario de Cochabamba cuestionó el hecho de que no sea posible juzgar por la vía ordinaria a un uniformado que presuntamente ha cometido un delito a menos que sea encontrado en flagrancia, a tiempo de sugerir la promulgación de una norma para revertir esta situación. En efecto, a raíz de que en tan solo una semana tres guardias fueron detenidos por colaborar con el tráfico de drogas en dos cárceles de Cochabamba, el jefe regional penitenciario, Erwin Sandóval, señaló que todos los policías que trabajan en un penal deberían estar seguros de que van a ser sancionados si cometen alguna irregularidad. VER MÁS…

Brasil: EL PAÍS e FGV Direito SP promovem debate sobre Segurança Pública

A integração das polícias militar e civil é um dos temas centrais do evento que reunirá especialistas no próximo dia 18 em São Paulo

A falta de uma política eficiente de segurança pública mantém o Brasil na lista dos países mais violentos do mundo. Uma das críticas de estudiosos da área é a atuação em separado da polícia civil e militar, que poderiam unir forças para trabalhar pelo mesmo objetivo. Esse é um dos temas centrais do seminário Gestão de Segurança, promovido pelo jornal EL PAÍS em parceria com a FGV Direito SP, da Fundação Getúlio Vargas, que reunirá autoridades e especialistas no tema.

Durante a Copa do Mundo de 2014, o país garantiu a atuação integrada das duas forças policiais, uma experiência que se mostrou bem-sucedida e permitiu que o evento corresse sem grandes prejuízos para os turistas que visitaram o país em junho do ano passado. Para debater soluções nesse sentido, o seminário Gestão de Segurança trará nomes de peso, como o secretário de Segurança de São Paulo, Alexandre Moraes, e o secretário extraordinário de Segurança para Grandes Eventos, Andrei Augusto Passos Rodrigues. Moraes vai tratar sobre os benefícios da integração para reduzir a criminalidade, enquanto Rodrigues fará uma exposição sobre o legado da Copa do Mundo para a área de segurança. MAIS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores