Perú: “Malas noticias”, / Gino Costa

Dos vigilantes de un colegio privado de San Juan de Lurigancho asesinados a sangre fría en la puerta del local. El director de otro centro educativo del mismo distrito asesinado al día siguiente cuando abandonaba su colegio. ¿Los móviles? En el primer caso se trataría de una represalia porque la directora del colegio se negó a pagar cupos a los extorsionadores; en el segundo, es posible que se trate de un ajuste de cuentas familiar. En ambos casos las muertes se atribuyen a jóvenes sicarios. VER MÁS…

 

El Salvador: La PNC sabe / Roberto Valencia

A mediados de febrero, el gobierno regresó a ‘Zacatraz’ a los líderes de la Mara Salvatrucha y el Barrio 18, movimiento que finiquitó la Tregua; ‘casualmente’, marzo se ha convertido en el más violento en lo que va de siglo. En silencio, la Policía Nacional Civil está tomando medidas de autoprotección extraordinarias que invitan a pensar que las cifras de marzo no serán algo pasajero.

Cada día de marzo asesinaron a dieciséis salvadoreños. No fue un viernes negro. No fue un fin de semana disparado. No. Durante los treinta y un días se registraron en promedio dieciséis homicidios. Repito: dieciséis homicidios asesinatos muertes. Dieciséis. Uno dos tres … nueve … doce … ¡dieciséis! Dieciséis personas. ¡¡¡P-E-R-S-O-N-A-S!!!

Consumidos quince años del ya no tan nuevo siglo, en las bases de datos de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Instituto de Medicina Legal no hay registro de un mes tan violento como el pasado marzo. Pero lo preocupante, más allá de lo preocupante que son –que deberían ser– las cifras, es que no veo elementos, siquiera mínimos, que inviten al optimismo. ¿La pomposa marcha del 26 de marzo? Solo sirvió para evidenciar lo polarizada que está la sociedad, para demostrar que uno y otro extremo del arco político-partidario siguen viendo el tema de la seguridad como arma arrojadiza. VER MÁS…

Perú: Ceguera voluntaria / Gino Costa

No hay mejor herramienta para combatir el crimen organizado que seguir la ruta del dinero mal habido.

En los últimos 15 meses emergieron a la luz pública las redes mafiosas de Óscar López Meneses, César Álvarez y otros presidentes regionales, Rodolfo Orellana, Martín Belaunde Lossio y Gerald Oropeza. La pregunta obvia es cómo subsistieron estas mafias durante años sin que los órganos responsables tomaran acción. La respuesta es también obvia. Las mafias incluían a importantes jueces, fiscales, policías, registradores públicos y, por supuesto, políticos, todos los cuales se hacían los ciegos voluntariamente.

Recién comenzamos a saldar cuentas con esta realidad siniestra, cuyos alcances aún desconocemos. No sabemos cuántas mafias más han penetrado la justicia penal y la política. No conocemos con precisión la envergadura de la infiltración del crimen organizado en nuestro sistema institucional.VER MÁS…

México: Orden urbano frena a pandillas: Murillo; exige facultades para fiscalizar permisos

La lucha por los espacios públicos afecta la paz, dijo el titular de la Sedatu; propone supervisión federal a los ayuntamientos

Jesús Murillo Karam, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, advirtió ayer la necesidad de controlar los permisos de desarrollo urbano para evitar efectos negativos en la seguridad.

Ante los integrantes de la Comisión de Vivienda en el Senado, expuso que es necesario planear el desarrollo urbano del país, pues se observa que la pugna de grupos sociales por los espacios públicos se convierte en una lucha de pandillas que afecta a la paz.

“No estoy en contra de que sean los municipios quienes autoricen (construcciones de fraccionamientos), pero debe haber supervisión y la supervisión debe estar basada en aquello que le competa al estado y aquello que es competencia de la Federación. VER MÁS…

Bolivia: Abusos policiales en la mira / Editorial La Razón

En la mayoría de los países, los policías son los únicos que pueden portar armas con el mandato expreso de hacer cumplir la ley y hacer respetar los derechos de los ciudadanos. No obstante, en demasiadas ocasiones utilizan estas prerrogativas para su propio beneficio o cometen abusos de poder, que van desde amedrentamientos injustificados, pasando por extorsiones y hasta asesinatos.

Estos hechos se presentan en mayor o menor medida en la mayoría de las naciones, pero con matices propios. VER MÁS…

Guatemala: Vacíos de información y espacios de (des)información sobre las drogas y la narcoactividad  / Carlos Mendoza

Estos meses han sido de aprendizaje intensivo como integrante de la Comisión Nacional para la Reforma de la Política de Drogas y como investigador novato en el tema.

Conocer algo sobre la violencia homicida en Guatemala no implica comprender las intrincadas relaciones entre la producción, el tráfico y el consumo de drogas, ni mucho menos visualizar las complejas dinámicas socioeconómicas y geopolíticas de una economía clandestina que embarra de porquería a políticos y empresarios de todos los países involucrados, ya sea como oportunistas productores, desafortunados territorios de tránsito, o como voraces consumidores.

La primera sorpresa en este proceso de aprendizaje ha sido la escasa e imprecisa data sobre el problema de las drogas en Guatemala. La justificación misma de la Comisión Nacional podría basarse en supuestos no del todo sustentados con evidencia empírica, al menos no para este país. VER  MÁS…

Bolivia: Cambios en la Policía / Editorial La Razón

Días atrás, aprovechando que soplan vientos de cambio en la Policía, el Director de Régimen Penitenciario de Cochabamba cuestionó el hecho de que no sea posible juzgar por la vía ordinaria a un uniformado que presuntamente ha cometido un delito a menos que sea encontrado en flagrancia, a tiempo de sugerir la promulgación de una norma para revertir esta situación. En efecto, a raíz de que en tan solo una semana tres guardias fueron detenidos por colaborar con el tráfico de drogas en dos cárceles de Cochabamba, el jefe regional penitenciario, Erwin Sandóval, señaló que todos los policías que trabajan en un penal deberían estar seguros de que van a ser sancionados si cometen alguna irregularidad. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 97 seguidores