Colombia: Cárcel de mujeres / Michael Reed Hurtado

Las cárceles arden y (casi) todos piensan en los (hombres) presos. Las mujeres (presas) son olvidadas, no consideradas o subsumidas como otros presos más -diferentes, menores y sin reconocimiento particular-.

Las mujeres experimentan el encierro institucional de manera muy distinta a los hombres. La discriminación en contra de ellas durante y después de la privación de la libertad es aguda; y su sufrimiento, tras las rejas, merece consideración especial.

La mujer presa suele ser aislada y olvidada por el mundo exterior. En un conmovedor artículo, “Desde el silencio, historias de mujeres en la prisión”, Sara Makowski Muchnik (1999) capta ese abandono. “El olvido desempeña un doble juego: por un lado, las mujeres presas se convierten en ausencias al ser olvidadas por la familia y por las personas cercanas; por otro lado, aprenden ellas mismas a olvidar a los otros y al mundo exterior para poder reconstruir algo diferente”. La cárcel tiene un efecto devastador sobre la relación de las mujeres con su núcleo familiar. Además, la prisión las marca con un estigma que tiene repercusiones mucho después de su liberación.VER MÁS…

El Salvador: Gobierno reubica en cárceles a 1,827 pandilleros en un día / Roberto Valencia

Un total de 1,827 pandilleros del Barrio 18-Revolucionarios y de la Mara Salvatrucha fueron reubicados de penal, en lo que puede considerarse un nuevo golpe de autoridad del gobierno contra las pandillas. El Estado no realizaba un movimiento similar desde el año 2006.

La Dirección General de Centros Penales (DGCP) ejecutó este martes 21 de abril la mayor reubicación simultánea de privados de libertad desde los Acuerdos de Paz. Más de 1,800 internos –pandilleros activos todos ellos– fueron trasladados entre los centros penales de Izalco, San Francisco Gotera y Quezaltepeque, en medio de un aparatoso cordón de seguridad.

Los movimientos afectan de manera directa a dos de las tres pandillas con mayor presencia en el país: la Mara Salvatrucha (MS-13) y el Barrio 18-Revolucionarios, según confirmó en horas de la noche el director general de Centros Penales, Rodil Hernández, en el programa Debate con Nacho. VER MÁS…

México: ¿Una oportunidad para mejorar la realidad de la cárcel en México? / Roberto Cortés Ruiz y Miguel Sarre

El Anteproyecto de dictamen sobre la Ley Nacional de Ejecución Penal socava la esperanza de cambio que inspiraba la iniciativa original para garantizar un sistema penitenciario más seguro y digno, que proteja los derechos de todas las personas privadas de la libertad.

Aunque contar con prisiones dignas y seguras debería ser un motivo de consenso, desafortunadamente no lo es. Así lo demuestra el actual debate en torno a la Ley Nacional de Ejecución Penal.

Después de meses de trabajo conjunto entre las comisiones de Justicia, de Gobernación y de Derechos Humanos del Senado de la República, los requisitos para garantizar un sistema penitenciario más seguro y digno se concretaron en una iniciativa de Ley Nacional de Ejecución Penal suscrita por una decena de legisladores en noviembre de 2013. La iniciativa se vio posteriormente enriquecida por aportaciones de un grupo de expertos y directivos de sistemas de prisiones en el país convocado por México SOS. Sin embargo, el Anteproyecto de dictamen relativo a la Ley Nacional de Ejecución Penal presentado hace unos meses por la propia Comisión de Justicia del Senado socava la esperanza de cambio que inspiraba la iniciativa original.  VER MÁS…

El Salvador: Obituario de la Tregua / Roberto Valencia

Ante un conflicto armado, una tregua es un cese de hostilidades que, bien manejada, puede crear condiciones para una paz más duradera. El Salvador vivía en marzo de 2012 un conflicto social que generaba 14 asesinatos diarios, y gobierno y pandillas acordaron una Tregua para atajarlo, pero la prueba irrefutable del fracaso es que el país vuelve a desangrarse. ¿Por qué la sociedad salvadoreña no supo aprovechar la Tregua para dar forma a un proceso de pacificación? Roberto Valencia, periodista de la Sala Negra, lo analiza en este artículo.

La Tregua irrumpió como una bofetada.

El 14 de marzo de 2012, a falta de un minuto para las 9 de la noche, un reportaje titulado ‘Gobierno negoció con pandillas reducción de homicidios’ prendió la portada del periódico digital El Faro. La investigación destapaba un acuerdo a tres bandas entre el gobierno del presidente Mauricio Funes, la Mara Salvatrucha y el Barrio 18: en esencia, las pandillas se comprometían a reducir homicidios a cambio de que sus líderes más pesados fueran trasladados del Centro Penitenciario de Seguridad Zacatecoluca, conocido como Zacatraz, a las cárceles ganadas al Estado cuando la segregación de pandilleros. La negociación arrastraba semanas pero, azuzados por el temor a un sabotaje de las elecciones legislativas y municipales del 12 de marzo, el gobierno había cumplido su parte los días 8 y 9, cuando una treintena de palabreros veteranos fueron reubicados con nocturnidad. VER MÁS…

Brazil: Some Inmates Get Therapy With Hallucinogenic Tea / Simon Romero March

As the night sky enveloped this outpost in Brazil’s Amazon basin, the ceremony at the open-air temple began simply enough.

Dozens of adults and children, all clad in white, stood in a line. A holy man handed each a cup of ayahuasca, a muddy-looking hallucinogenic brew. They gulped it down; some vomited. Hymns were sung. More ayahuasca was consumed. By midnight, the congregants seemed strangely energized. Then the dancing began.

Such rituals are a fixture across the Amazon, where ayahuasca has been consumed for centuries and entire religions have coalesced around the psychedelic concoction. But the ceremony one night this month was different: Among those imbibing from the holy man’s decanter were prison inmates, convicted of crimes such as murder, kidnapping and rape. SEE MORE…

Bolivia: Policía, sin personal ni equipos para controlar las seis cárceles / Karen Carrillo

A pesar de que la matanza en la cárcel de El Abra develó la precariedad de los recintos penitenciarios en el departamento, las acciones para mejorar el control de la Policía, el personal de seguridad y la infraestructura son insuficientes

A cinco meses de la matanza en la cárcel de El Abra que reveló la deficiencia en la seguridad carcelaria en el departamento, las acciones inmediatas para optimizar el control que realiza la Policía y mejorar la infraestructura de los recintos penitenciarios son insuficientes.

En un recorrido por los penales de San Antonio, San Sebastián Mujeres, San Sebastián Varones, San Pedro de Sacaba, El Abra y San Pablo de Quillacollo, que cuentan con 2.500 privados de libertad, se evidenció que las necesidades se repiten. La Policía trabaja en condiciones precarias, hacinamiento y sin las herramientas necesarias. VER MÁS…

El Salvador: Celdas especiales en las que las autoridades amenazan con encerrar a las “ranflas” pandilleras / Carlos Martínez y Sergio Arauz

El penal de máxima seguridad de Zacatecoluca cuenta desde este año con un nuevo sector de celdas con máxima rigurosidad de confinamiento y donde incluso el espacio “al aire libre” para los reos es un recinto de pequeñas jaulas individuales. Por lo pronto, el sector solo tiene cuatro huéspedes: pandilleros del Barrio 18 vinculados a un atentado contra la subdelegación policial de Quezaltepeque.
El sector seis del penal de máxima seguridad de Zacatecoluca cuenta con 23 celdas dotadas de especiales medidas de seguridad. Cada una de estas celdas tiene capacidad para albergar a dos reos. El Faro obtuvo una serie de fotografías de este sector de manos de personal con acceso regular a este recinto y que fueron reconocidas por fuentes policiales como retratos recientes de este lugar.

Fuentes vinculadas al ministerio de Justicia y Seguridad Pública han dicho a El Faro que las celdas de este sector podrán ser destinadas para albergar a líderes pandilleros, particularmente a aquellos que resulten vinculados a atentados contra policías y militares. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 102 seguidores