Brasil e as capitais mundiais dos assassinatos / Robert Muggah

Dado a situação de crise de segurança em que se encontra o país, a redução dos homicídios deveria ser uma prioridade nacional. Mas não tem sido
“Nos últimos 20 anos, homicídios no Brasil superam os da guerra no Vietnã”

O Brasil é a capital mundial de assassinatos. O país, que registra somente 2,8% da população global, responde por 12% dos homicídios dolosos no mundo. É também o lar de 57 cidades com taxas de homicídio superiores a 25 por 100.000, e possui uma taxa de homicídio quatro vezes maior que a média global de 6,2. Como se o problema já não fosse sério o suficiente, tem piorado. A insegurança atingiu proporções epidêmicas.

Considere os números. Cerca de 143 brasileiros são mortos violentamente por dia. Isso corresponde a um total de 52.336 pessoas – a maioria jovens negros –assassinadas em 2014. Mais de 42,000 vítimas foram mortas por armas de fogo, a maioria revólveres produzidos no Brasil. A morte violenta é, atualmente, a causa número um de morte de jovens brasileiros do sexo masculino entre 15 e 29 anos. São várias gerações perdidas, um custo incalculável e irreparável para famílias, comunidades e para a nação como um todo. MAIS…

 

Brazil: Rio de Janeiro: ‘It’s a deep injustice that gun violence is tolerated’ /Robert Muggah

Robert Muggah is immersed in the statistics of violence, but faces the daily realities of living and working in one of the world’s most dangerous cities
Brazilian police patrolling a street at night in Rio de Janeiro, Brazil.

I live and work in a country where over 70% of reported homicides are a result of guns. In my neighbourhood in Rio de Janeiro, the murder rate is less than two per 100,000, which is well below the global average (pdf). Yet a favela around the corner from my apartment has a homicide rate that’s 10 to 20 times higher. So at night I hear the crack of gunfire echoing across the city; it’s disturbingly routine.

I’ve spent the last couple of years running an NGO trying to get people to think about ways to reduce gun crime, which is one of the big problems in Brazil. Without these reductions in violence it’s very difficult to move forward at the most basic human level, and in spite of impressive reductions in poverty in last 15 to 20 years, the violence has got worse in Brazil. SEE MORE…

Brazil: Gangsta’s Paradise: How Brazil’s Criminals (and Police) Use Social Media / Robert Muggah

Brazil’s police face a new front in the war on drugs: social media.

Rio de Janeiro´s most wanted drug trafficker, Playboy, died in a hail of police gunfire at his girlfriend´s apartment this month. Photographs of his bullet-riddled body began circulating on the Internet within minutes of his demise. So did an audio recording suggesting that he “left the scene alive, but arrived to the hospital dead.” His assassination is yet another pixel in Brazil´s relentless war on drugs.

Social media is the new frontline in the fight between Brazil´s gangsters and police. This is not altogether surprising. After all, the country is one of the largest producers and consumers of online content in the world. There are over 70.5 million Brazilian Facebook users. Twitter, Instagram, and WhatsApp are all gaining in popularity. Brazil´s digital divide is shrinking fast. SEE MORE…

Perú: Los primeros decretos legislativos / Gino Costa

El 27 de julio el gobierno publicó los tres primeros decretos en el marco de las facultades delegadas en seguridad ciudadana

El 27 de julio pasado, el gobierno publicó los tres primeros decretos legislativos en el marco de las facultades delegadas en seguridad ciudadana. El primero crea un mecanismo de recompensas a quienes provean información que lleve a la captura de miembros de organizaciones criminales. El segundo tipifica el delito de sicariato. El tercero establece un procedimiento expeditivo para ubicar los equipos de telecomunicación utilizados para cometer delitos, la llamada geolocalización.

Las recompensas no son nuevas en el país. Existen en la lucha contra el terrorismo desde la primera administración de García. Y contra la evasión tributaria desde 1996. VER MÁS…

Perú: “Cambiar la agenda” / Gino Costa

El alcalde metropolitano ha propuesto que los serenos porten armas no letales. ¿Constituyen la solución?

 

El desborde de la inseguridad obligó la semana pasada a muchos alcaldes de Lima a salir a la palestra y proponer medidas para enfrentarla. Algunos han pedido al Gobierno que declare el estado de emergencia en sus distritos y despliegue a los militares para vigilar y patrullar las calles. El alcalde metropolitano ha propuesto que los serenos porten armas no letales. ¿Constituyen la solución? Ciertamente, no; pues no hay una sola medida que, por sí misma, resuelva los complejos problemas de criminalidad que enfrentamos. VER MÁS…

Perú: ¿Quiénes son delincuentes en el Perú y por qué? Factores de riesgo social y delito en perspectiva comparada en América Latina / Gino Costa y Carlos Romero.

g2Este informe –copublicado por el PNUD y Ciudad Nuestra, con el apoyo de la Defensoría del Pueblo, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE), el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)– pretende contribuir a explicar el delito en el país. Este ha experimentado un incremento importante precisamente durante los años en que la economía peruana crecía sin precedentes y las condiciones sociales mejoraban significativamente. Algo similar ha ocurrido en toda América Latina. Es lo que el
PNUD ha definido como la paradoja latinoamericana, que podría resumirse en crecimiento económico, mejora social y aumento de la violencia y el delito. VER MÁS…

El Salvador: La Policía masacró en la finca San Blas / Roberto Valencia, Óscar Martínez y Daniel Valencia Caravantes

La Policía afirmó que durante la madrugada del 26 de marzo sus agentes fueron atacados en una finca de San José Villanueva, y que en el “intercambio de disparos” murieron “ocho sujetos miembros de una estructura criminal”. Esa historia es falsa y los hechos reconstruidos por El Faro revelan indicios de ejecuciones sumarias y montajes en la escena de los homicidios.

Cuando los policías golpearon la puerta de su cuarto había ya siete cadáveres regados en el casco de la finca San Blas. Consuelo, la madre de Dennis, estaba sentada junto a la champa de abajo, a unos 15 metros, rodeada por policías encapuchados y sin poder ver lo que ocurría con su hijo, pero lo escuchaba. Consuelo dijo a los policías que la única persona viva arriba era su hijo.

Las ráfagas habían cesado. Los policías gritaban frente a la puerta colorada del cuarto de Dennis. Él hablaba por teléfono con su tío Chus, el mandador de la finca: “¿Qué hago?”, pidió. Chus le preguntó si eran pandilleros o policías. Dennis contestó que policías, que los había escuchado cuando sacaron de la champa a su mamá, a su padrastro y a sus hermanos pequeños. Chus se envalentonó: “Si es la Policía, no tengás miedo; la Policía te va a respetar. Cuando te digan que abrás la puerta, abrila y tirate al suelo”. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores