Perú: ¿Es posible acabar con el crimen organizado? / Carlos Basombrío

Es importante iniciar con una distinción. En el Perú, hay dos expresiones muy diferentes del crimen organizado. La primera, la más antigua, es aquella que permite la histórica dificultad del Estado para controlar un territorio tan diverso y desafiante. Ello ha producido por muchas décadas contrabando, tala ilegal, trata de personas, minería ilegal, cultivos ilegales y, por encima de todas las anteriores por su perverso efecto, narcotráfico. (Dejo de lado a Sendero Luminoso, que si bien tiene un vínculo con lo anterior, tiene una especificidad propia que requiere un tratamiento particular).

La segunda manifestación del crimen organizado es mucho más reciente. Tiene poco más de una década y es un subproducto negativo del desarrollo económico de las últimas décadas y de los cambios en las lógicas de salida de la droga que, con mayor intensidad y frecuencia, transcurren por las ciudades y los puertos. Hablamos acá del crimen organizado en las ciudades.

Se trata de negocios criminales urbanos buscando beneficiarse de la nueva riqueza que se generó en los últimos lustros con el consiguiente boom de la construcción, mayor valor de terrenos por ciudades en expansión y una explosión de pequeños y medianos negocios. También influye el hecho de que el tráfico de drogas entra a ciudades y a puertos de salida del país y se imbrica con estos nuevos “negocios”. Apropiarse de parte o de toda la nueva riqueza emergente en las ciudades es su leit motiv. Sus armas principales son la extorsión y el sicariato. Su cobertura: el lavado de activos. VER MÁS…

Anuncios

México: Averiguaciones por homicidios en la CDMX son las más altas en 20 años

Diciembre de 2016 y mayo de 2017 son los meses en los que más averiguaciones por homicidio doloso se presentaron en los últimos 20 años en la Ciudad de México.

Las averiguaciones previas por homicidios dolosos en la Ciudad de México (Cdmx) se han disparado más de 30 % en la administración del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Pese a que, según los datos oficiales de INEGI y el Consejo Nacional de Población, la población en la capital ha disminuido, la violencia ha alcanzado niveles récord. Diciembre de 2016 y mayo de 2017, son los meses que más averiguaciones por homicidio doloso se presentaron en los últimos 20 años.

La renuncia del Procurador de Justicia de la Cdmx, Rodolfo Ríos Garza, ocurrida el pasado sábado, se da cuando dicha dependencia acumula 438 averiguaciones previas por homicidio doloso de enero a mayo en 2017, la cifra más alta de homicidios para este periodo desde que hay registros disponibles (1997). VER MÁS…

Argentina: La “sensación” vale tanto como las cifras reales del delito / Fernando Rodríguez

Durante años el gobierno kirchnerista minimizó la percepción de inseguridad que crecía en la población. “Es una sensación”, repetían encumbrados funcionarios, que se contraponía con “los datos de la realidad”, es decir, las estadísticas que aparentemente confirmaban lo contrario -cifras de delito en baja-, aunque los datos sobre los cuales se basaba esa afirmación nunca aparecían públicamente, también por decisión política.

Para la administración saliente, la “sensación de inseguridad” era “una construcción” de la prensa hegemónica que tenía como objetivo minar la credibilidad del Gobierno en cuanto a seguridad pública. Sociólogos y especialistas en medios han dado cuenta del impacto que, efectivamente, puede tener en los ciudadanos -“las audiencias”- la difusión a repetición de los hechos criminales y del dolor o estupor de quienes los padecen como víctimas.

 

CentAm Gangs Selling Drug Trafficking Services on Dark Web: UN Official / Parker Asmann

A UN official stated that Central American gangs are strengthening their ties with transnational drug trafficking groups, in some cases using the dark web, raising questions about the potentially evolving role of Central American gangs in the transnational drug trade.

Amado Philip de Andrés, the representative of the United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC) in Central America and the Caribbean, warned that Central American gangs are playing an increasingly active role in trafficking cocaine and laundering money, in part through the use of the dark web, EFE reported.
Through postings on the dark web, an encrypted and anonymous part of the internet, Central American gangs offer their services and are contracted to transport illicit shipments for drug trafficking groups, according to de Andrés.
For payment, the gangs allegedly receive a fixed rate instead of a percentage of the value of the drugs being transported. Payments are reportedly made in Bitcoin, a decentralised digital currency that offers users anonymity.
De Andrés linked the development of ties between transnational groups and Central America’s gangs to Colombia’s booming production of cocaine.
“When you have between 200 and 350 additional tons of cocaine of great purity, of more than 70 percent, a greater confluence exists between maras, gangs and the drug traffickers’ intermediaries,” he said. SEE MORE…

Homicides in Guatemala: Conclusions and Recommendations / Steven Dudley

In this study, we have tried to go beyond olfato. However, we too have run into extreme limitations and have had to rely on subjective measures, albeit slightly more consistent ones. And we do believe our work looking through each case gets us closer to understanding the dynamics of violence in Chiquimula and Zona 18, results that are the beginning of what we hope will be a slightly more analytic process in discerning these dynamics. SEE MORE…

El Salvador: El Cártel de Texis y los políticos / Efren Lemus

El Cártel de Texis es una organización de narcotráfico que operaba en el occidente del país, cuyos líderes tenían una decena de empresas, inmuebles y que siempre buscaban acercarse a los políticos. José Adán Salazar Umaña, conocido como Chepe Diablo, por ejemplo, creó una empresa con el vicepresidente de la República Óscar Ortiz, del FMLN. Otro socio de Chepe Diablo, era Marcos Francisco Salazar, diputado suplente por el partido Arena. Chepe Diablo no fue el único líder del Cártel de Texis que se acercó a los políticos. Una fuente relacionada con la investigación del Cártel de Texis, entregó a El Faro unas fotografías decomisadas el 21 de julio de 2013, durante el operativo de captura contra Roberto “El Burro” Herrera, otro líder del cártel. En las fotografías aparece el expresidente de la República Mauricio Funes con el Burro Herrera, ahora condenado a 51 años de prisión por narcotráfico y robo de vehículos. En otra de las imágenes, Funes aparece retratado con el exdiputado Horacio Ríos, también miembro del Cártel de Texis, prófugo, acusado en un tribunal capitalino de formar parte de una red internacional de tráfico de cocaína. VER MÁS…

El Salvador: El Coronel Bercián no tiene quien lo atrape (I)  / Efren Lemus

Asmel Arturo Bercián Rivera, alias “Coronel Bercián”, es un hombre escurridizo. Procesado en El Salvador y Guatemala por tráfico de cocaína, ha sido vinculado al narcotráfico por funcionarios policiales de gobiernos de Arena y FMLN y es padre de uno de los pandilleros sancionados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Aunque durante tres décadas el Estado salvadoreño ha mantenido en la mira al Coronel Bercián, este sigue libre.
El domingo 14 de agosto de 1991, el detective se enfundó el uniforme negro, preparó la pistola Beretta y leyó un documento con la etiqueta de “confidencial”. A las 7 de la mañana había llegado a la oficina antidrogas del puesto fronterizo de La Hachadura un mensaje que ordenaba ponerse en guardia a los custodios del paso entre El Salvador y Guatemala: “Los individuos (…) son traficantes de cocaína y en horas del mediodía de hoy ingresarán al país, a bordo de vehículos que utilizan para el tráfico de dicha droga”, les advertía la oficina central, en San Salvador.
La información detallaba que al grupo de narcotraficantes lo dirigía Asmel Arturo Bercián Rivera, un hombre originario de San Miguel, de oficio agricultor, entonces de 39 años de edad, a quien apodaban “El Coronel Bercián” o “El Tiburón”. Ni en los registros de la Fuerza Armada, ni en el Registro de las Personas Naturales consta que Asmel Arturo Bercián Rivera haya prestado servicio militar. La información en poder de la Unidad Ejecutiva Antidrogas (UEA), dependencia de la hoy desaparecida Policía Nacional, decía que al Coronel Bercián lo acompañaban tres hombres. Cuando cruzó la frontera lo acompañaban cuatro. VER MÁS…