México: Una segunda oportunidad (porque no hubo primera…) / Pablo Majluf

En la lucha contra el crimen organizado, la Secretaría de Gobernación ha enfrentado dilemas de difícil solución. La desarticulación efectiva de los grandes cárteles del narcotráfico ha dejado panoramas en ocasiones desoladores: comunidades con desaparecidos y muertos, vacíos económicos y políticos y, sobre todo, cientos de desempleados –en su mayoría jóvenes– que se vuelcan contra la población civil en su afán de supervivencia. No hay mejor ejemplo que Apatzingán, donde el Gobierno Federal logró desbaratar la estructura económica de Los Caballeros Templarios de manera tan contundente, que cientos de dependientes, ahora sin dirección homogénea, recurren a la delincuencia común.

Se sustituyó una estructura criminal piramidal con ínfulas de Estado, por un rizoma esquizofrénico con miles de centinelas sin lógica predecible, encima menos inteligentes y más violentos. Según relatos, en las calles de Apatzingán hay lo que no había antes: asaltos a mano armada, robo de autopartes, secuestro exprés, y toda la plétora de crímenes espontáneos con sello de decadencia urbana. VER MÁS…

México: en el top 10 de países con más feminicidios por armas de fuego del mundo / Arturo Angel

En seis años más de mil 900 mujeres y niñas fueron asesinadas de forma violenta en México y casi la mitad de ellas con armas de fuego. Esto ubica a nuestro país, junto con otras nueve naciones latinoamericanas, entre los 25 países con la mayor tasa de feminicidios del mundo y en el top ten de los que se cometen con disparos de armas.

La crisis de seguridad en Ciudad Juárez, donde la tasa de homicidios de mujeres llegó a niveles 20 veces superiores al promedio global, disparó el nivel de feminicidios, pero el contexto del narcotráfico y la violencia creciente en estados como Guerrero, amenazan con mantener a México entre los países más peligrosos para las mujeres en el mundo.

Es una de las 25 naciones que concentran la mitad de todos los crímenes cometidos en contra de mujeres y niñas a escala global. Juárez fue un detonante del incremento de feminicidios, pero en Guerrero el problema está al alza, advierte un estudio. VER MÁS…

El Salvador: Eugenio Chicas: mayoría de víctimas de homicidio son pandilleros

El funcionario reiteró que el gobierno no está dispuesto a negociar con las pandillas y aseguró que continuarán la implementación de los planes de seguridad.

El secretario de Comunicaciones de la Presidencia de la República, Eugenio Chicas, dijo esta mañana que el gobierno está consciente del incremento en el número de asesinatos en el país; sin embargo, aseguró que se trata de una coyuntura y que las principales víctimas son miembros de pandillas.

“El número de muertos que siguen habiendo, principalmente, son pandillas. Son pandilleros los que están resultando muertos, producto del enfrentamiento en la disputa de su territorios”, manifestó Chicas.

El secretario reiteró que el gobierno no está dispuesto a dialogar o establecer una tregua con las pandillas para reducir el índice de delincuencia, sino que aseguró que el Estado continuará con los planes de seguridad que han diseñados para resolver el problema de la violencia. VER MÁS…

El Salvador: La PNC sabe / Roberto Valencia

A mediados de febrero, el gobierno regresó a ‘Zacatraz’ a los líderes de la Mara Salvatrucha y el Barrio 18, movimiento que finiquitó la Tregua; ‘casualmente’, marzo se ha convertido en el más violento en lo que va de siglo. En silencio, la Policía Nacional Civil está tomando medidas de autoprotección extraordinarias que invitan a pensar que las cifras de marzo no serán algo pasajero.

Cada día de marzo asesinaron a dieciséis salvadoreños. No fue un viernes negro. No fue un fin de semana disparado. No. Durante los treinta y un días se registraron en promedio dieciséis homicidios. Repito: dieciséis homicidios asesinatos muertes. Dieciséis. Uno dos tres … nueve … doce … ¡dieciséis! Dieciséis personas. ¡¡¡P-E-R-S-O-N-A-S!!!

Consumidos quince años del ya no tan nuevo siglo, en las bases de datos de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Instituto de Medicina Legal no hay registro de un mes tan violento como el pasado marzo. Pero lo preocupante, más allá de lo preocupante que son –que deberían ser– las cifras, es que no veo elementos, siquiera mínimos, que inviten al optimismo. ¿La pomposa marcha del 26 de marzo? Solo sirvió para evidenciar lo polarizada que está la sociedad, para demostrar que uno y otro extremo del arco político-partidario siguen viendo el tema de la seguridad como arma arrojadiza. VER MÁS…

Latinoamérica concentra la tercera parte de los homicidios del mundo

América Latina y el Caribe concentran la tercera parte de los cerca de 450.000 homicidios registrados a cada año en el mundo, según una plataforma en internet lanzada por la ONG brasileña Instituto Igarapé.

El llamado “Homicide Monitor” (Observatorio de Homicidios) reúne informaciones sobre los índices de homicidios en 219 países entre los años 2000 y 2012, e índices regionales y municipales de la mayoría de las naciones latinoamericanas y caribeñas.

“Las estadísticas fueron recopiladas en órganos gubernamentales y policiales, así como en instituciones locales, en cada uno de los países”, dijeron a Efe voceros del Instituto Igarapé, una organización que se ha especializado en estudios sobre la violencia y la seguridad pública. VER MÁS…

Colombia: Medellín, menos homicidios / Editorial El Colombiano

Una confluencia de factores sigue bajando las tasas de homicidios de la ciudad. Una noticia que sirve para que el optimismo vaya de la mano de la consistencia y la persistencia en la seguridad.

Hay que alegrarse: la última estadística sobre los homicidios en Medellín confirma que en los comparativos entre 2014 y 2015 se cometieron 99 asesinatos menos. O si se quiere, se salvó ese número de vidas, lo cual equivale a una reducción del 42 por ciento en este indicador que es esencial para refrendar el éxito de buena parte de las políticas de seguridad urbana.

Que hay matices, que hay críticas, que hay lunares, que hay otros indicadores de criminalidad que no son de tan buen augurio, es posible. Pero hay una realidad objetiva incontrovertible, de orden numérico y de orden circunstancial, que refleja la disminución cierta de los homicidios. Siempre hemos ido al fondo, al sustrato de las interpretaciones de estos indicadores, para llamar la atención e invitar a las autoridades locales a que no bajen la guardia y a que no crean que ya todo está hecho en materia de seguridad urbana. Y hemos sido especialmente críticos en no vender la idea de que una Medellín con menos homicidios es una ciudad controlada, sin fenómenos de violencia, totalmente recuperada de las patologías criminales que la han afectado por décadas. VER MÁS…

El Salvador: Increased Militarization of Citizen Security: Responding to the Surge / Julio Rank Wright

Central America’s so-called Northern Triangle has been at the center of attention for the past two weeks, and not particularly for the right reasons. Stories of corruption, impunity, deteriorating security, and the revival of the ghost of presidential re-election covered newspaper headlines throughout the isthmus.

The news coming out of the region comes at a time when the diplomatic offensive from El Salvador, Honduras and Guatemala intensifies as the countries seek quick approval and funding for the Alliance for Prosperity from the United States.

El Salvador’s spike in homicides has illustrated the urgent need to address the structural causes of violence. After a failed gang truce brokered by the Catholic Church and the Salvadoran government with the country’s main gangs failed, murder rates increased dramatically. In the first four months of 2015, street gangs murdered over 20 police officers and the targeted murder of members of the Armed Forces also increased. SEE MORE…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 97 seguidores