Brasil: Revista Brasileira de Segurança Pública. 16ª Edição / Fórum Brasileiro de Segurança Pública

Publicada semestralmente desde 2007, a Revista Brasileira de Segurança Pública é um espaço para policiais, acadêmicos e especialistas no assunto exporem seus pontos de vista por meio de artigos, resenhas e entrevistas.

Está disponível gratuitamente para download neste site.A 16ª edição da Revista Brasileira de Segurança Pública traz interessante dossiê, intitulado “Ensaios da mudança em polícias de países lusófonos”, que reúne uma série de artigos produzidos sobre contextos brasileiros, portugueses e africanos. Na seção de artigos e notas técnicas, destacam-se trabalhos sobre a percepção do trabalho policial, sobre novos modelos de policiamento – com destaque para o Estado de Santa Catarina -, além de uma análise sobre os homicídios no Distrito Federal e de uma inovadora proposta de construção de uma Escala de Atitudes diante da Delinquência. MAIS…

 

El Salvador: Reaccionen ante la inseguridad / El Centro de Estudios Jurídicos

Según el artículo 2 de la Constitución “toda persona tiene derecho (…) a la seguridad”. Eso, en palabras de la Sala de lo Constitucional, significa que todos tienen el “derecho de estar libres o exentos de todo peligro, daño o riesgo que ilegítimamente amenace los derechos”.

No se trata de una simple aspiración. Es un derecho; un derecho verdadero. Y como tal, su contracara supone la obligación de parte de alguien para protegerlo.

Por otra parte, la Sala de lo Constitucional ha expresado que es el Estado, a través de sus órganos, el obligado a adoptar medidas pertinentes y previas para garantizar la seguridad material de cada individuo. VER MÁS…

El Salvador: La violencia que nos desconsuela / Claudia D. Ramírez

La reciente aparición de una familia buscando refugio en los alrededores de Antiguo Cuscatlán es un buen ejemplo, hoy por hoy, de lo que somos como sociedad. Primero, porque el caso, por más que lo quieran vestir de colores o pandillas, es algo que ocurre todos los días en diversos puntos del país. Gente que huye por amenazas directas o veladas.

Yo no conozco pocos casos, y puedo asegurar que en los que conozco, la gente no huye para hacer un show y chantajear al gobierno.

El caso de esta familia que “rebota” por Santa Elena, como escribió uno de mis compañeros, debería al menos robarnos un poco de análisis. Primero porque lo que nos muestra este y otros casos –el de los condominios en Mejicanos, de San José Villanueva, de San Luis La Herradura– es que el problema es quizá más grande de lo que imaginamos, que el control territorial que tienen las pandillas sigue aumentando y que el Estado es, por hoy, incapaz de brindarle seguridad a su población, para que no tenga que dejar su hogar. VER MÁS…

El Salvador: El repunte constante de la violencia tiene que ser el primer desafío que hay que encarar a fondo y con todo / Editorial La Prensa Gráfica

De seguir las cosas como están, pasaremos muy pronto al escenario más deplorable: aquel en que la ley vigente sea sustituida totalmente por la ley de la selva.

Hay datos de la realidad que son verdaderamente escalofriantes, porque indican sin ningún género de duda que el accionar criminal está fuera de control en el ambiente y golpea cada vez con más fuerza la normalidad tanto de la vida ciudadana como del desempeño institucional. Cuando comprobamos que marzo recién pasado fue el mes más violento de los últimos años, con 481 homicidios consumados, ya no es posible dejar estar las cosas como están. Si además se constata que en 2014 hubo más de 1,800 desapariciones de personas, la alarma se dispara de nuevo. Y a esto hay que agregar, para que el panorama se vuelva aún más desolador e inconcebible, que en lo que va de 2015 las muertes violentas de agentes de la PNC suman ya hasta ayer 19 víctimas, lo cual incrementa notablemente las cifras respectivas de 2014. Estos son números gruesos: el fenómeno tiene aristas y detalles muy particularizados, según sean los
delitos y las zonas de incidencia de la criminalidad. VER MÁS…

El Salvador: Pandilleros no dan tregua, asesian a agente número 19

Las pandillas no dan tregua a los agentes que se encuentran fuera de sus horas laborales, la mañana del lunes se produjo el asesinato de dos elementos de la corporación policial, el primero en la colonia Santa Bárbara, Barrio La Cruz en el municipio de San Juan Opico y el segundo en San Luis Talpa.

Sobre la acera afuera de su vivienda en la colonia Santa Bárbara, Barrio La Cruz en el municipio de San Juan Opico quedó tendido el cuerpo sin vida del agente Daniel Humberto Bolaños Pineda, quien estaba asignado al sistema emergencias 911; era la víctima fatal número 18 que registraba la corporación policial en el transcurso del año.

El agente asesinado de forma cobarde, fue atacado por dos sujetos no identificados que le asestaron varios impactos de bala con una pistola calibre nueve milímetros en la cabeza, justo cuando se disponía a abordar su motocicleta, detalló inicialmente la Fiscalía General de la República luego de inspeccionar la escena del hecho. VER MÁS…

El Salvador sees most deadly month in 10 years as violence overwhelms nation

In March 481 people were murdered – an average of 16 people a day.

Death toll was 52% higher than the same period in the previous year.

Last month, 481 people were murdered in El Salvador, making March the country’s most deadly month in a decade as authorities struggle to cope with the collapse of a controversial gang truce.

An average of 16 people were killed every day in the country, which is the size of Massachusetts and has a population of 6.1 million, confirming El Salvador’s place as one of the world’s most dangerous places outside a war zone.

The death toll was 52% higher than in the same period in the previous year, and included the victims of six massacres, including eight people who were killed on 29 March at a truck stop just outside the capital, San Salvador, in a suspected dispute between transnational drug trafficking groups. SEE MORE…

El Salvador: La Tregua redefinió el mapa de asesinatos / Roberto Valencia

Las cifras de homicidios vienen en lento aumento desde mediados de 2013 y ya han alcanzado niveles similares a los de 2011. La Tregua está muerta y Salvador Sánchez Cerén anunció el pasado enero que no continuará el diálogo con las pandillas que inició Mauricio Funes. Pero un análisis pormenorizado de cifras y mapas depara conclusiones sorprendentes: el proceso parece haber sentado bien a amplias zonas de El Salvador.

Poco antes de cumplir tres años, la Tregua murió. El presidente Salvador Sánchez Cerén firmó su acta de defunción el pasado 5 de enero. “No podemos volver al esquema de entendernos y de negociar con las pandillas porque eso está al margen de la ley”, dijo tras una reunión con jefes policiales. Con esa frase no solo reconocía que el gobierno de Mauricio Funes, del que Sánchez Cerén era vicepresidente, dialogó desde inicios de 2012 con la Mara Salvatrucha (MS-13) y el Barrio 18. También resolvía por fin, al menos oficialmente, la prolongada duda de si la nueva administración, que tomó posesión en junio de 2014, seguiría con ese esfuerzo. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores