Perú: Lima: ¿cómo hacerla más segura? / Gino Costa

Para fortalecer la vigilancia y el patrullaje es necesario involucrar en un solo plan, los recursos de la PNP y municipios

La última publicación de Ciudad Nuestra, que lleva como título la pregunta que el título de esta columna formula, propone en más de 30 páginas una hoja de ruta, con recomendaciones de política pública. Lo central de la propuesta es que la respuesta a la inseguridad se construye de abajo hacia arriba, en el escenario local donde viven los ciudadanos, cuya protección frente a la delincuencia es la principal razón de ser de la política de seguridad ciudadana.

La jurisdicción local más próxima al ciudadano es el distrito, desde donde es preciso reconstruir la capacidad estatal tanto de prevenir el delito a través de la vigilancia y el patrullaje, como de perseguirlo a través de la investigación criminal. VER MÁS…

 

Perú: Seguridad: poco y tarde / Carlos Basombrío

En su último mensaje, Humala ha desperdiciado la oportunidad de hacer una convocatoria de Estado para lanzar el conjunto de reformas institucionales que se necesitan frente al desborde de la inseguridad ciudadana, convertido en el principal problema del país. Es verdad que, a estas alturas, la posibilidad de que el gobierno lidere una convocatoria de esta naturaleza es mínima. Ya ha perdido cuatro años y van siete ministros del Interior y no hay una política de Estado que los respalde; han tenido iniciativas muchas veces incoherentes, y hasta contradictorias, cuyos resultados están a la vista. VER MÁS…

 

 

Perú: La magnitud de nuestra desolación / Carlos Basombrío

Usando como base datos de encuesta del INEI* el último año se han cometido 7´967,846 delitos, más de 650,000 al mes, más de 21,000 diarios, más de 900 cada hora cada hora, 15 cada minuto. Los más frecuentes son el robo de dinero, celular o cartera. Entre exitosos (la gran mayoría) y fallidos tenemos 6´055,563 por año, más de 11 por minuto. Lo de las estafas me sorprende, pero en un año habrían habido 1´593,569, más de 4,000 al día.

Ojo y además está el crimen organizado, en particular la extorsión a negocios en los barrios, el sicariato y el narcotráfico. No extrañe pues, que en la misma encuesta, el 85,6%, es decir casi 15 millones de personas, piensen que pueden ser víctimas de un delito en el año que viene. VER MÁS…

Perú: “Lima, ciudad desguarnecida” / Gino Costa

Lima es junto con La Paz, la capital sudamericana más desguarnecida. Siete de cada 10 limeños viven sin vigilancia policial

La inseguridad es el principal problema de Lima, que presenta la sexta victimización por delincuencia más alta entre las capitales del continente y la tercera entre las sudamericanas, después de Quito y La Paz. La extensión del fenómeno delictivo explica la escasa confianza en la policía, una de las más bajas en la región. Alta victimización y baja confianza determinan los elevadísimos niveles de temor.

A pesar de lo anterior, Lima no es una ciudad especialmente violenta. Entre los años 2011 y 2013, su tasa de homicidios fue de solo 4,8 por 100 mil habitantes, que se ubica debajo del promedio nacional y es una de las más bajas entre las capitales del continente. Hay señales, sin embargo, de que la violencia viene creciendo como consecuencia del sicariato y las extorsiones, y del mayor uso de armas de fuego en la comisión de los delitos, que pasó del 5,7% en el 2011 al 7,6% en el 2013. VER MÁS…

Perú: “Ventana de oportunidad” / Gino Costa

La Constitución establece que los municipios brindan servicios de seguridad ciudadana con la cooperación de la policía

Quizá el vacío legal más importante de la política de seguridad está referido a cómo deben interactuar los municipios y la policía en el ámbito local. Se trata de favorecer la cooperación entre dos instituciones que, con frecuencia, duplican esfuerzos y se ignoran olímpicamente. ¿Cómo hacerlo?

La Constitución establece que los municipios brindan servicios de seguridad ciudadana con la cooperación de la policía, de acuerdo a ley. Aunque el texto tiene 22 años de vigencia, todavía esperamos su norma de desarrollo constitucional. La delegación de facultades legislativas es una oportunidad para llenar el vacío. VER MÁS…

Perú: Un 5 de febrero continuo / Carlos Basombrío

La noticia me estremeció. No es la más grave ni la más violenta sobre la delincuencia, pero sí una que revela algo muy profundo. Una combi fue asaltada por individuos armados que les robaron todas sus pertenencias a los pasajeros. Lo novedoso es que ocurrió a plena luz del día, a las tres de la tarde, y en la avenida Arenales, una de las centrales y más transitadas de la ciudad.

Esto me parece indicativo de un cambio que quizá pueda llamarse cultural o actitudinal, por el cual mucha gente que no lo haría en otras circunstancias se atreve a delinquir a partir de la sensación de que ya no hay ley. Y no me refiero a que en ese momento no haya habido un policía en la esquina, sino a algo más profundo y simbólico: no hay autoridad. VER MÁS…

Perú: Comisarías cambiarán su ámbito territorial en dos años

Uno de los problemas que complica la labor de la policía en algunas de las 110 comisarías de Lima es la organización territorial de estas dependencias en los 43 distritos capitalinos. La razón: cada comisaría tiene una jurisdicción, donde operan sus efectivos, que no siempre se enmarca en los límites del distrito donde se ubica.

Así, una sola comisaría puede atender a zonas de dos o más distritos. Por ejemplo, si un delito es cometido en la urbanización Chacarilla (Santiago de Surco), la denuncia deberá ser atendida por la comisaría del mismo nombre pese a que se encuentra en San Borja. Esto, porque su jurisdicción abarca ambos distritos. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores