¿Cómo Honduras “dejó de ser el país más violento del mundo”?

Mano dura, cero tolerancia a la delincuencia, un soldado en cada esquina.

La receta de Juan Orlando Hernández para atacar el crimen en Honduras le empezó a dar resultados.

El presidente acaba de cumplir dos años al frente de un país que ya no carga con el título de más violento del mundo, aunque cada día asesinen a 14 personas.

Pero mientras Hernández dice que Honduras está saliendo de la “época oscura” en materia de seguridad, existen algunos cuestionamientos por las verdaderas cifras, críticas a la controvertida militarización y cierta incertidumbre por el éxito de la estrategia a largo plazo.

México: Incidencia delictiva se redujo 12 por ciento de enero a noviembre: EPN

En relación al mismo periodo de 2012, mientras que el número de homicidios dolosos bajó 22 por ciento y en la frontera hasta 45 por ciento

De enero a noviembre de este año ha bajado 12 por ciento la incidencia delictiva total en relación al mismo periodo de 2012, 22 por ciento en homicidios dolosos y en los casos de la frontera norte hasta casi 45 por ciento, dijo el presidente Enrique Peña Nieto.

En la 39 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, destacó la necesidad de una eficaz implementación del sistema de justicia penal que entrará en vigor en su totalidad el año próximo y garantizar el respeto y protección de los derechos humanos.

Sólo con el compromiso genuino y auténtico de los Poderes del Estado Mexicano y de todos los órdenes de gobierno estaremos en posición de arribar a mejores condiciones de seguridad, aseveró.  VER MÁS…

 

The Rise of Militias in Mexico: Citizens’ Security or Further Conflict Escalation? / Vanda Felbab-Brown

In “The Rise of Militias in Mexico: Citizens’ Security or Further Conflict Escalation?,” published December 8, 2015 by the Center for Complex Operations’ journal PRISM, in its volume 5, no. 4 issue, “The Changing Western Hemisphere,” Dr. Felbab-Brown explores the security and political effects of the anti-drug-cartel militia forces that emerged in Mexico after 2006 in reaction to violent organized crime, most prominently in the states of Michoacán and Guerrero. Their formation, she explains, is an expression of both the absence of the state and its continual rejection by locals who find it remote, irrelevant, undependable, or outright corrupt. However, the formation of the militias has been co-opted by organized crime groups. Although the militias seemed to alleviate violence in the initial period, they soon became predatory and abusive themselves. The Mexican government’s original plan to fold the militias into the Rural Defense Corps was the least bad option, says Dr. Felbab-Brown; however, the government has failed to effectively enforce the policy with the militias. In Guerrero, the government has not even been able to convince them to sign any deal. In both Michoacán and Guerrero, many of the militias have become important sources of conflict and abuse, hardly acting as a stabilizing force. Indeed, argues Dr. Felbab-Brown, the Mexican government needs to retain the resolve to monitor the militias diligently; prosecute those who engage in criminal acts, such as extortion and murders; and use any opportunity it can to roll them back and dismantle them – even if such efforts have not been going well so far. Overall, Dr. Felbab-Brown explains that partnering with militias might seem like a seductive option in the short term at a moment of crisis, but spells long-term problems for security, rule of law, and state legitimacy, as much in Mexico as in Colombia or Afghanistan. To the extent that Mexico’s struggle against criminality is not merely about reshuffling who has control and power in the criminal market, but about a broader extension and deepening of the rule of law and accountability in Mexico, any official endorsement of the militias thus fundamentally contradicts that project.  SEE MORE…

 

México: Con Peña Nieto, ‘El Chapo’ y Jalisco Nueva Generación dominan el negocio de la droga (II) / Animal Político

A la mitad del sexenio, estas dos organizaciones comparten la hegemonía en el país pero existen otras siete con operaciones que aún tienen capacidad suficiente para acosar a la ciudadana.

Los tres años que lleva Enrique Peña Nieto en la presidencia han sido suficientes para que el Cártel de Jalisco Nueva Generación, surgido apenas en 2011, se haya vuelto una de las organizaciones más poderosas del país hasta equipararse al Cártel de Sinaloa, que históricamente ha dominado el negocio de la droga.

Presente en al menos nueve entidades (el mismo número de estados que el Cártel de Sinaloa), Jalisco Nueva Generación —comandado por Nemesio Oseguera ‘El Mencho’— es, junto con la organización de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, el cártel que domina hoy el negocio de la droga.

Información de la Procuraduría General de la República, obtenida por NarcoData a través de la Ley General de Acceso a la Información, muestran que en el tercer año de la administración de Peña Nieto de las nueve 03_ND_04organizaciones con operaciones en México, el Cártel de Sinaloa y el de Jalisco son las que más han crecido. VER MÁS…

Perú: Estancados en seguridad / Gino Costa

Según el foro, nuestro desempeño en seguridad ciudadana llegó a su punto más bajo en el 2013.

Hace unas semanas el Foro Económico Mundial publicó su informe sobre competitividad, que muestra cómo está nuestra capacidad de generar riqueza y prosperidad en perspectiva comparada, pues participaron en la evaluación 140 países.

Lamentablemente, después de una mejora significativa durante la última década, en que llegamos a ubicarnos en el puesto 61 en el2012 y en el 2013, los dos últimos años hemos retrocedido a los puestos 65 y 69, respectivamente. Estos son los peores resultados entre los países de la Alianza del Pacífico, pues Colombia mejoró 5 puestos, pasando del 66 al 61; y México, 4, del 61 al 57. Chile, por su parte, retrocedió solo 2 puestos, del 33 al 35. VER MÁS…

Honduras: Rivers of blood / Teh Economist

A crackdown on gangs has so far made things worse

OUTSIDE the morgue in San Salvador, the family of 21-year-old Marcela Vargas waits patiently to collect her body. “I feel broken,” says her brother, Jónathan. “She was dating a guy—he wasn’t a gang member, but he had connections.” Along with her 18-year-old friend Liset she had been tied up and stabbed repeatedly. Police discovered their bodies on the banks of a stream that runs through the city’s centre on September 13th, nine days after they had disappeared.

Marcela and Liset are casualties of a ferocious clash of gangs which has plunged El Salvador into its bloodiest period since its civil war ended in 1992. Mara Salvatrucha and Barrio 18, two maras (gangs) with a combined membership of 72,000, fight each other for control of territory across the country. Two factions of Barrio 18, the Revolucionarios (Revolutionaries) and the Sureños (Southerners), are meanwhile at war with each other.

The death toll is horrific. In the first nine months of this year, 4,930 people were murdered in a country with a population of 6.5m; that murder rate is 20 times that of the United States (see chart). El Salvador has overtaken Honduras as the most violent country on earth bar those that are at war. Life in gang-controlled areas is miserable. The maras recruit children in primary school and extort protection money from businesses. Terrified parents do not let children leave the house unaccompanied; many businesses go bust. Nearly 300,000 Salvadoreans were forced to leave their homes last year, by one estimate. SEE MORE…

América Latina: Esta es la experiencia de 4 países que militarizaron la seguridad ciudadana

La polémica propuesta es analizada en esta nota especial de LaRepublica.pe en base a las experiencias de los países de República Dominicana, El Salvador, México y Argentina.

Las estadísticas demuestran que esta propuesta es contraproducente

Ante la creciente percepción de inseguridad ciudadana, cada vez gana más popularidad la propuesta de que las Fuerzas Armadas combatan la delincuencia; sin embargo, las experiencias de los países en donde se ha militarizado esta labor demuestran consecuencias inesperadas. LaRepublica.pe presenta cuatro casos de países de la región en donde se ha llevado a cabo esta idea.

1. La experiencia de la República Dominicana
En su artículo “Encarando al Jano bifronte: ¿reforma o militarización policial?”, la investigadora Lilian Bobea, cuenta que encontró que la tasa de muertes violentas en este país pasó de registrar 13.9 por 100 000 habitantes en el 2000 a casi duplicarla a tasa de una de 26.7 muertes en el 2005. VER MÁS...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 116 seguidores