El Salvador: Dos mil cadáveres en tres meses / Roberto Valencia

Las cifras de homicidios siguen batiendo récords en El Salvador. Aunque en 2015 el país se convirtió en el más violento del mundo con una tasa de 103 homicidios por cada 100,000 habitantes, los números del primer trimestre de 2016 son un 78% más altos que los que se tuvieron en idéntico período del año anterior. Marzo cerró con 603 homicidios, 19 cada día.

Marzo de 2016 cerró con más de 600 salvadoreños asesinados, el tercer mes consecutivo que se supera un número que hace un año parecía inalcanzable, y que ahora se ha convertido en la tarjeta de presentación de El Salvador ante el mundo. Son 603 homicidios, según el balance preliminar de la Policía Nacional Civil (PNC), que suponen un promedio de 19 asesinatos diarios.. VER MÁS…

 

Vocero de pandillas: “Todos los partidos han buscado acercamientos con nosotros” / Carlos Martínez

Un vocero de pandillas conversó con El Faro. Asegura que sus estructuras siguen abiertas a dialogar con el gobierno y que no entiende el escándalo que se generó luego de que se supiera que el diputado de ARENA, Ernesto Muyshondt, había tenido entendimientos con ellos. Este es un debate con un líder pandillero sobre la posibilidad de que sus estructuras se inserten en la vida legal del país.

El martes 29 de marzo, justo una hora después de que el gobierno anunciara su primer paquete de medidas extraordinarias para combatir la crisis de violencia que vive El Salvador, las pandillas convocaron a su propia conferencia de prensa.

Los pandilleros habían llamado a dos televisoras nacionales, a un medio internacional y a El Faro para convocarlos a un recinto ubicado entre dos de las principales calles de la capital y cuya dirección exacta se acordó no publicar.

El Faro fue el último en llegar. Mientras los periodistas de televisión aguardaban el inicio de la conferencia dentro de un cuarto del lugar, los pandilleros departían afuera: compartían cigarrillos, bromeaban y le giraban indicaciones por teléfono al miembro de la Mara Salvatrucha que no conseguía dar con el lugar. Viéndolos costaría creer que las estructuras a las que pertenecen están peleadas a muerte: se trata de las dos facciones del Barrio 18: Sureños y Revolucionarios. VER MÁS…

 

El Salvador: El crimen manipula sus acciones para mantener en jaque a la sociedad en su conjunto / Editorial La Prensa Gráfica

Aunque las estadísticas criminales nunca han sido enteramente confiables en el país, porque provienen de distintas fuentes institucionales que no operan en sintonía, el seguimiento de la realidad tal como se manifiesta en el terreno da indicios suficientes para saber que estamos a merced del crimen, cuyos movimientos responden sin duda a una bien calculada estrategia que tiene por fin mantener la iniciativa y hacer ver y sentir que sus mandatos son los que imperan. Esta situación, que no es de hoy, equivale a sentir que estamos en el mundo al revés: los delincuentes imponen su ley y la ley parece desconcertada ante tal estado de cosas. VER MÁS…

It’s official: San Salvador is the murder capital of the world /Robert Muggah

THey found the sergeant’s severed head on a bridge. His name was Baltazar Olayzola Diaz, and he had served with the Soyapango municipal police force. Baltazar’s beheading, the national police chief said, was staged by ruthless maras, or gangs, who were negotiating for better prison conditions. He was the 49th police officer assassinated in 2015, and one of 17 people killed that day.

It’s official. El Salvador is the world’s most violent country and its capital, San Salvador, is the world’s most homicidal city. Salvadoran cities have seen more blood spilled than most conflict zones. They are also hemorrhaging people, many of whom are fleeing to Mexico and the United States.

According to new figures produced by the Institute of Legal Medicine in El Salvador, there were 6,656 killings in the country last year. That translates into a national homicide rate of almost 116 per 100,000, more than 17 times the global average. Compare El Salvador’s totals with the 516 slayings reported in 2014 in Canada, a country with almost six times the population. SEE MORE…

It’s really hard to say which city is the world’s most murderous / Renata Giannini Robert Muggah and Katherine Aguirre

The news trickling out of Caracas just keeps getting worse. A recently published ranking of the world’s most dangerous cities listed the Venezuelan capital at the top of the charts. The city’s murder rate supposedly reached an eye-watering 120 per 100,000 inhabitants in 2015, almost 20 times the global average. City officials were quick to dismiss the list as fatally flawed.
The annual ranking of the world’s most violent cities is produced by a Mexican research group called Security, Justice and Peace, or SJP. For the past few years SJP has generated big headlines for its review of the 50 most murderous cities. While attracting media attention, the organization’s methods are coming under increasing scrutiny.
Predictably, Venezuelan authorities argue against the findings, specifically the one that Caracas is the world’s most violent city. It’s hard to know for sure since they seldom make disaggregated crime data available. For example, local officials recently announced that 17,778 Venezuelans were murdered in 2015. This compares to 27,875 homicides reported by the Venezuelan Observatory of Violence (OVV) for the same year. SEE MORE…

El libro en el escondite de El Chapo / Roberto Saviano – El País

Las proclamas gubernamentales y las declaraciones victoriosas que siguen a las detenciones de criminales ilustres siempre me han hecho reflexionar. Nací y crecí en el sur de Italia, el país que cuenta con las organizaciones criminales más poderosas y peligrosas del mundo y sé bien que cuando uno de sus jefes es detenido, eso no significa que el Estado haya obtenido una victoria. Cuando un jefe es arrestado es porque se ha vuelto débil, es porque otros le han vendido, es para salvarse de una posible ejecución, es porque ha decidido colaborar con la justicia, incapaz de soportar ya la clandestinidad. Cuando un jefe es detenido, los que menos deberían alegrarse por ello son los políticos, para no quedar como simples marionetas o, peor aún, como chacales, para no ser objeto de mofa y escarnio. VER MÁS…

Hay que salvar la Policía / Editorial El Faro

El pasado 26 de marzo un pelotón del Grupo de Reacción Policial de la PNC entró en una finca de café de San José Villanueva, al sur de San Salvador, y mató a ocho personas. El informe oficial habla de un intenso tiroteo con pandilleros armados con un resultado inevitable de muertes. Sin embargo, abundantes testimonios y documentos recogidos por El Faro apuntan a que la versión oficial es falsa: omite detalles relevantes y manipula los hechos. El relato de sobrevivientes y testigos, junto a las autopsias y decenas de fotografías de los cadáveres, hacen concluir que aquella madrugada la Policía ametralló por la espalda a pandilleros que huían sin disparar, disparó a sospechosos ya rendidos y ejecutó a sangre fría al menos a dos jóvenes que no eran pandilleros.

Hay razones para pensar que no se trata de un caso aislado. Desde enero la estrategia de seguridad del gobierno, que sobre el papel incluye medidas integrales, se basa en promover la confrontación directa y a tiros con las pandillas. En 2015 se registran ya más de 150 enfrentamientos armados entre pandilleros y policías que han terminado en su mayoría con la muerte de uno o varios —en algunos casos cinco, ocho, nueve― sospechosos. El Ejecutivo presume de esos muertos. Ya en abril el presidente de la República se vanagloriaba de que un 30 % de las víctimas de homicidio del mes anterior hubieran muerto por balas de la Policía y el Ejército. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 122 seguidores