El Salvador: El auge de la violencia y el estancamiento económico van de la mano: ese es el círculo perverso que hay que romper / Editorial La Prena Gráfica

Está clarísimo que sólo se puede crecer cuando hay condiciones de seguridad para ello. Y también está clarísimo que sólo se puede contrarrestar de veras la violencia cuando el progreso social se posibilita con el crecimiento económico.

El Banco Mundial prepara un importante paquete de apoyo a El Salvador con miras a darles tratamiento a problemas que se manifiestan en el día a día de la realidad del país, y que mantienen a éste en condición de alto riesgo en todos los órdenes. El contenido del apoyo referido responde al diagnóstico que se ha hecho al respecto, y que evidencia, en primer término, lo que es característica fundamental de la situación que se enfoca: el hecho de que los diversos problemas están íntimamente vinculados. Esto lo hemos venido remarcando con insistencia, porque si la problemática general no es atendida con los diagnósticos adecuados y con los tratamientos pertinentes, siempre quedan cabos sueltos que acaban por desactivar la estrategia. VER MÁS…

El Salvador: Falta de voluntad para combatir inseguridad

Así lo afirma el líder de ARENA, Jorge Velado, quien también sostiene que la violencia no es un tema político

El presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), Jorge Velado, señaló que hay falta de voluntad en el gobierno salvadoreño para afrontar la situación de inseguridad que vive el país y lamentó los constantes ataques armados contra policías, militares y la población en general víctima de los altos índices de criminalidad.

Velado manifestó que el partido de oposición ha brindado insumos y alternativas para combatir la inseguridad. En un plan que presentaron en 2010, proponían clasificar el grado de peligrosidad de pandilleros, no separarlos en las cárceles, invertir en la rehabilitación y la prevención de la violencia. VER MÁS…

El Salvador: Pandillas, policías y militares hablan en lenguaje de guerra / Editorial Contrapunto

El lenguaje bélico con que se discuten los muertos policías y pandilleros afecta directamente la convivencia ciudadana

En los últimos meses, tanto la Policía como la Fuerza Armada salvadoreña han dado vivas señales marchar hacia una guerra contra las pandillas, al mismo tiempo que estas responden con igual lenguaje bélico. Los recientes ataques orientados a matar policías o soldados demuestran que los objetivos de las pandillas han pasado de ser el control territorial a infundir terror.

Desde lanzar granadas a los puestos policiales, ataques directos al hogar de los policías en sus tiempos de descanso, ametrallar patrullas o disparar a quemarropa a un soldado que hace guardia; las pandillas han subido el tono con que intentan marcar territorio y alejar incluso a la autoridad de los espacios públicos. VER MÁS…

El Salvador: Cada vez van saliendo más evidencias de que el accionar criminal tiene creciente organización en el terreno

Por ahora, la sensación que impera en la población es que la criminalidad hace prácticamente lo que quiere, con un control institucional muy fragmentado.

El hecho de que se haya desbaratado una red transnacional de tráfico de armas que surtía a las pandillas es muestra patente de que la delincuencia va “profesionalizándose” de manera progresiva y expansiva en nuestro ambiente. Somos ya un país prácticamente copado por el crimen, y a nadie debe extrañar que nos encontremos ubicados en la primera línea de la inseguridad y la violencia regionales. El reto, pues, va mucho más allá de lo que podría considerarse la lucha normal contra los procederes delincuenciales: estamos en área de crisis permanente, expuestos a lo imprevisible y a lo incontrolable; y si no se enfrenta dicha problemática teniendo en cuenta lo que es en este momento, las consecuencias serán cada día más graves.

Cuando se considera el fenómeno armamentista de los grupos pandilleriles salta a la vista que ello requiere de un financiamiento suficiente y sostenido. Eso no podría haber llegado a donde está sin la propagación de las extorsiones, que se dan hoy en todos los espacios y niveles de la realidad nacional. Las cifras de homicidios son elevadísimas, y captan prácticamente toda la atención; sin embargo, habría que enfocar detenidamente el tema de la extorsión, porque este es un mal que se extiende constantemente, y que, en perverso contraste, golpea a la población y le provee insumos a la delincuencia. VER MÁS…

El Salvador Gang Targeted Police With Booby-Trapped Car: Official / David Gagne

A high-level security official in El Salvador said a stolen car, found with a grenade booby-trap, was a failed gang attack on police. If true, this would be a concerning sign of the escalating aggression between El Salvador’s gangs and the security forces.

On the night of June 15, members of El Salvador’s National Civil Police (PNC) located the stolen car in a residential neighborhood in Soyapango, a municipality in capital city San Salvador, reported La Prensa Grafica. When the police inspected the abandoned car, they noticed an M67 grenade tied to the passenger side door, placed next to the gear shift. An investigator said the device was rigged in order to explode when the passenger door was opened, but did not go off since the officer opened the door on the driver’s side. SEE MORE…

El Salvador’s intractable gang violence

A new wave of gang violence in El Salvador is prompting a more militarized approach to security in the wake of a two-year truce’s failure. Homicide rates in El Salvador are the highest in the world, and have risen this year to an average of 15 per day. March had the worst statistics in over a century: 481 deaths.

About 30 percent of those murders were gang members killed in skirmishes with the national police, said President Salvador Sánchez Cerén on Monday. Since the beginning of the year 22 officers have died in attacks. SEE  MORE…

En El Salvador se mata por montones / Bryan Avelar

Si Estados Unidos tuviera la misma tasa de homicidios que El Salvador, morirían más de 15 mil personas en un año

Decir que en El Salvador hay una tasa de 69 homicidios por cada cien mil habitantes suena a decir poco. Quizá asuste más decir que en mayo pasado murieron 635 personas a causa de la violencia, o peor aún, que durante ese mes fueron asesinadas 20 personas cada día. ¿Pero qué pasaría si esta misma tasa se trasladara, por ejemplo, a España? ¿Cuántos muertos tendría un país tan violento como El Salvador con una población como la de Estados Unidos?

Para el año 2012, España, con una población de casi 47 millones de personas, reportó una tasa de un homicidio por cada cien mil habitantes, según datos del Banco Mundial, lo que equivale a decir que en ese año hubo un aproximado de 460 asesinatos en ese país. Por otra parte, en El Salvador, con una población de poco más de seis millones de habitantes, para el 2011 (no se tomó el año 2012 porque el fenómeno de la Tregua alteró los números “normales”) se reportó una tasa de 70.1 homicidios por cada cien mil habitantes, es decir 4,371 asesinatos. VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores