Perú: Las cifras indicaban que estábamos por el camino correcto (4/4) / Carlos Basombrío Iglesias

“Nos tuvimos que ir un año antes, no porque hubiese mayores cuestionamientos a nuestra labor o alguna crisis en el sector o muertos por errores de manejo político, ni menos por algún escándalo de corrupción, sino por mi renuncia frente a problemas políticos por todos conocidos en el país.”

En las tres primeras entregas de este balance de nuestra lucha contra el delito urbano en el Perú, he presentado las estrategias que entendíamos eran las adecuadas para enfrentar el problema a distintos niveles y a las que apostamos para una estrategia de mediano y largo plazo.

Quiero ahora mostrar cifras que muestran que la situación tendía a mejorar. No conozco ninguna política pública que pueda más que eso en un periodo relativamente breve y ningún país que genere cambios inmediatos y drásticos. Y más bien el éxito se mide en función a tendencias positivas o negativas. VER MÁS…

 

Anuncios

Perú: La seguridad en el barrio (3/4) / Carlos Basombrío Iglesias

“Barrio Seguro es la estrategia más importante y ambiciosa de prevención de la inseguridad que creo, sin falsas modestias, se ha impulsado hasta ahora en América Latina”.
Uno de los aspectos que más preocupa a la ciudadanía dentro de las múltiples tareas que tiene el Ministerio del Interior es cómo enfrentar la delincuencia urbana, que creció exponencialmente en los últimos 15 años.

Como dije en la primera entrega de esta especie de balance o rendición de cuentas, hay distintos niveles de criminalidad que se deben enfrentar con estrategias diferentes y específicas.

Expliqué primero cómo asumimos el enfrentamiento al crimen organizado en las ciudades; en la segunda entrega hablé sobre cómo habíamos concebido la lucha contra las bandas criminales, especialmente marcas y raqueteros, pero también el masivo fenómeno del robo callejero, expresado principalmente en el robo de celulares. VER MÁS…

 

¿Por qué tener un Índice Delictivo Metropolitano? / Rodrigo Elizarrarás

¿Por qué no tenemos o no queremos un índice delictivo a nivel metropolitano en México? ¿Acaso no queremos comparar por el potencial problema político que implica?

Ya sé, quizá debiera estar escribiendo sobre la fallida visita de Trump a México y sus consecuencias –incluyendo la salida de Videgaray–, pero lo cierto es que no voy a abonar nada nuevo a la discusión de lo-ya-mil-veces-repetido. Quizá por eso mejor me dedico a mis temas y tratamos de reposicionar en la agenda problemas que han dejado de tener interés en la agenda de seguridad.

En México, poco más de 70 millones de personas viven en las principales ciudades, esto representa el 63 por ciento de la población si consideramos exclusivamente a las 72 principales zonas metropolitanas[1]. Si nos enfocamos en estas zonas urbanas, durante el 2015 se cometieron más de 84 mil delitos de alto impacto; esto es, el 84.2 % del total de homicidios dolosos, secuestros, extorsiones, robo con violencia de vehículo, casa habitación y negocios cometidos en todo el país. Es decir, la gran mayoría de estos delitos. VER MÁS…

Colombia: Cárcel de mujeres / Michael Reed Hurtado

Las cárceles arden y (casi) todos piensan en los (hombres) presos. Las mujeres (presas) son olvidadas, no consideradas o subsumidas como otros presos más -diferentes, menores y sin reconocimiento particular-.

Las mujeres experimentan el encierro institucional de manera muy distinta a los hombres. La discriminación en contra de ellas durante y después de la privación de la libertad es aguda; y su sufrimiento, tras las rejas, merece consideración especial.

La mujer presa suele ser aislada y olvidada por el mundo exterior. En un conmovedor artículo, “Desde el silencio, historias de mujeres en la prisión”, Sara Makowski Muchnik (1999) capta ese abandono. “El olvido desempeña un doble juego: por un lado, las mujeres presas se convierten en ausencias al ser olvidadas por la familia y por las personas cercanas; por otro lado, aprenden ellas mismas a olvidar a los otros y al mundo exterior para poder reconstruir algo diferente”. La cárcel tiene un efecto devastador sobre la relación de las mujeres con su núcleo familiar. Además, la prisión las marca con un estigma que tiene repercusiones mucho después de su liberación.VER MÁS…

Guatemala: Violencia contra niños y jóvenes / Javier Estrada Tobar

La inseguridad es una constante en este país y aunque a muchos ya no les sorprende, siempre ocurren actos de violencia que no pueden pasar desapercibidos, especialmente contra niños y jóvenes.

Esta semana una mujer fue linchada por una turba enfurecida tras haber descubierto que el cuerpo de su hijastra, una niña de diez años desaparecida la semana pasada, fue lanzada al fondo de un pozo en el vecindario.

De acuerdo con la versión inicial, la madrastra de la menor, identificada como una mujer de 18 años, envió a ésta a cobrar la pensión alimenticia a su padre, a quien la policía logró trasladar del lugar. Después de eso, la niña fue dada como desaparecida, informaron diversos medios de comunicación.

Al descubrir el cuerpo de la niña en un pozo este martes, los pobladores culparon a la madre, a quien, enfurecidos, golpearon hasta morir.

En un informe presentado en octubre de 2014 sobre este tema, la organización social Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) dio cuenta que desde 2008 se registraron 236 muertes por esta causa, siendo el año 2013 el que registró mayor cantidad de casos, con 53 víctimas mortales. VER MÁS…

Perú: Violencia contra la mujer en lento retroceso / Gino Costa

Mientras que en el 2007-2008, el 14,9% de mujeres fueron víctimas, en el 2013 la cifra se redujo al 12,1%…

La conmemoración del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer es una buena oportunidad para evaluar cómo estamos en este asunto fundamental de la política de seguridad ciudadana, normalmente opacado por los fenómenos de delincuencia callejera o criminalidad organizada. Sin duda, la vulnerabilidad en el hogar y hacia la propia pareja es, quizá, la más perturbadora para la seguridad e integridad de la mitad de la población del país. VER MÁS…

Brasil: Violência contra mulher: denúncias aumentam 60%

Registros saltam de 12 mil para 20 mil por dia; Secretaria atribui disparada nos números à campanha nacional

A Secretaria de Políticas para as Mulheres divulgou, nesta quarta-feira, que as denúncias de violência contra mulheres recebidas por meio do Ligue 180 aumentaram 60% nas últimas três semanas. De acordo com a titular da pasta, ministra Eleonora Menicucci, as ligações passaram de uma média de 12 mil para 20 mil por dia neste período.

Segundo a Secretaria, o aumento estaria diretamente ligado à campanha nacional “Violência contra as mulheres – Eu ligo”, lançada no dia 25 de maio. A peça institucional do governo federal traz atrizes conhecidas nacionalmente entre as participantes. A campanha ainda inclui um aplicativo para celular chamado Clique 180, que pode ser baixado na internet. O aplicativo permite o acesso direto ao Ligue 180 e contém informações sobre os tipos de violência contra a mulher, dados de localização dos serviços da rede de atendimento e proteção, além de sugestões de rota para chegar até eles. MAIS…