Perú: “Barrio seguro” / Gino Costa

Resulta incomprensible el intento del actual mando policial de acabar con el apoyo a los serenos

Barrios vigilados son barrios seguros. La vigilancia y el patrullaje es la forma más antigua y eficaz de disuadir el delito callejero. Su calidad depende de la información que se tenga sobre dónde, cómo y cuándo ocurren los delitos, y quiénes son sus protagonistas. Un buen despliegue disuasivo ahuyenta a los delincuentes, quienes temen ser aprehendidos. Según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), buena parte de los delitos disuadidos no se desplaza a otros lugares.

Las ciudades peruanas están desguarnecidas. Las encuestas anuales del INEI, realizadas entre el 2010 y el 2014, demuestran que un poco más de la mitad de nuestros barrios no cuentan con ningún tipo de vigilancia pública ni policial ni de serenazgo ni integrada. Esta es una de las razones por las que el delito callejero es tan extendido y por la que el crimen violento se multiplica rápido. VER MÁS…

Perú: Narcoestado a la vista: Estamos a punto de elegir a un “Pablo Escobar” como presidente / Jaime Antezana Rivera

El Perú vive un proceso similar al que vivió Colombia a inicios de la década de los 80. Para darse cuenta basta con leer la crónica de Nahuel Gallotta, “Moravia, el barrio colombiano en el que Pablo Escobar “hizo obra”, publicada por el diario El Clarín, del 3 de octubre de este año, donde señala que “Pablo Escobar llevaba años inaugurando canchas de fútbol y espacios deportivos en comunas humildes. También, siempre en sectores populares, sembraba árboles y hacía donaciones”. (Ver http://www.clarin.com/opinion/Pablo_Escobar-Medellin-Moravia-narcotrafico_0_1442855766.html).

La similitud con lo que está pasando en la actual campaña electoral de nuestro país es más que evidente. Aquí, si bien ningún candidato regala canchas de futbol, espacios deportivos o -lo cual sería un hecho positivo- siembran árboles en las “comunas humildes”, lo que si sucede es que hay candidatos que financian equipos deportivos y hacen “donaciones” (regalos, alimentos y dinero) a los sectores populares o, como lo llaman en Colombia, comunas humildes”. Así se construye una masa poblacional asistida y clientelar.

En su crónica Gallota también menciona un comunicado del Movimiento de Renovación Liberal, que fue pagado en periódicos regionales de Colombia a mediados de 1982 que dice: “Apoyamos la candidatura de Pablo Escobar para la Cámara porque… su amor por los desprotegidos lo hacen merecedor de la envidia de los políticos de coctel. Porque lo apoyan todos los liberales y conservadores del Magdalena Medio, ya que ha sido el Mesías de esta región”. VER MÁS…

Perú: ‘Caracol’ usaba helicópteros militares del Vraem para trasladar droga hacia Lima

La Coca Nostra. Interceptaciones telefónicas a los miembros de la organización de narcotraficantes del capo chalaco también revelan la infiltración del aeropuerto Jorge Chávez y de los terminales portuarios del Callao para exportar cocaína.
Una de las razones por las que el juez Richard Concepción Carhuancho ordenó la captura internacional del capo del narcotráfico Gerson Gálvez Calle, “Caracol”, fue porque el mafioso chalaco se ha convertido en el principal exportador de cocaína desde el Perú.

El fiscal que solicitó la búsqueda mundial de “Caracol”, Víctor Luna Castillo, fundamentó el requerimiento ante el juez Richard Concepción basándose en escuchas telefónicas aplicadas a miembros de la organización criminal de Gerson Gálvez. En los diálogos interceptados por los agentes antidrogas que operan el sistema de escucha electrónica “Constelación”, los narcotraficantes se refieren claramente a los traslados de cocaína del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) hacia Lima mediante helicópteros militares que cumplen funciones en la zona de emergencia. VER  MÁS…

 

The Rise of Militias in Mexico: Citizens’ Security or Further Conflict Escalation? / Vanda Felbab-Brown

In “The Rise of Militias in Mexico: Citizens’ Security or Further Conflict Escalation?,” published December 8, 2015 by the Center for Complex Operations’ journal PRISM, in its volume 5, no. 4 issue, “The Changing Western Hemisphere,” Dr. Felbab-Brown explores the security and political effects of the anti-drug-cartel militia forces that emerged in Mexico after 2006 in reaction to violent organized crime, most prominently in the states of Michoacán and Guerrero. Their formation, she explains, is an expression of both the absence of the state and its continual rejection by locals who find it remote, irrelevant, undependable, or outright corrupt. However, the formation of the militias has been co-opted by organized crime groups. Although the militias seemed to alleviate violence in the initial period, they soon became predatory and abusive themselves. The Mexican government’s original plan to fold the militias into the Rural Defense Corps was the least bad option, says Dr. Felbab-Brown; however, the government has failed to effectively enforce the policy with the militias. In Guerrero, the government has not even been able to convince them to sign any deal. In both Michoacán and Guerrero, many of the militias have become important sources of conflict and abuse, hardly acting as a stabilizing force. Indeed, argues Dr. Felbab-Brown, the Mexican government needs to retain the resolve to monitor the militias diligently; prosecute those who engage in criminal acts, such as extortion and murders; and use any opportunity it can to roll them back and dismantle them – even if such efforts have not been going well so far. Overall, Dr. Felbab-Brown explains that partnering with militias might seem like a seductive option in the short term at a moment of crisis, but spells long-term problems for security, rule of law, and state legitimacy, as much in Mexico as in Colombia or Afghanistan. To the extent that Mexico’s struggle against criminality is not merely about reshuffling who has control and power in the criminal market, but about a broader extension and deepening of the rule of law and accountability in Mexico, any official endorsement of the militias thus fundamentally contradicts that project.  SEE MORE…

 

México: Siete presidentes, pocos resultados: 40 años de expansión del crimen organizado (I) / Animal Político

De José López Portillo a Enrique Peña Nieto, el mapa delictivo del país se ha modificado sin que la estrategia de seguridad del Estado mexicano haya logrado frenar el avance de las organizaciones criminales o impedir que se dediquen al saqueo ciudadano.

El asesinato de un agente de la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos cambió en febrero de 1985 la historia del narcotráfico en México.

Ese año, el agente Enrique Camarena fue asesinado por el llamado Cártel de Guadalajara, que lo acusó de haber provocado, tres meses antes, en el rancho ‘El Búfalo’, el decomiso de cuatro mil toneladas de mariguana, el más grande registrado hasta entonces.

Antes del asesinato de Camarena, el gobierno mexicano no había lanzado grandes operativos para frenar el avance de las organizaciones criminales que ya habían penetrado gobiernos estatales y municipales, así como cuerpos policiales. Pero el crimen obligó al gobierno de Miguel de la Madrid, presionado por Estados Unidos, a iniciar una cacería contra los líderes del Cártel de Guadalajara, antes conocido como la Organización de Sinaloa. VER MÁS…

México: Cómo cambia el mapa del narcotráfico con la fuga del ‘Chapo’

Cómo cambia el mapa del narcotráfico en México con la fuga del ‘Chapo’El escenario del tráfico de drogas mexicano se reacomoda tras la fuga de Joaquín Guzmán Loera. Especialistas creen que puede repuntar la violencia en el país.

Tras la fuga el pasado sábado de Joaquín el Chapo Guzmán, el mapa del narcotráfico en México volverá a cambiar.

Si no es recapturado en el corto plazo, es previsible el inicio de un reacomodo de los carteles de la droga que operan en México, coinciden analistas consultados por BBC Mundo.

El Chapo también puede encabezar una lucha interna para recuperar el poder dentro del Cartel de Sinaloa, que fundó con otros capos en la década de los 90. VER MÁS…

Perú: Apostemos por la inteligencia policial / Gino Costa

No fue la fuerza militar la que derrotó al terrorismo, sino la inteligencia y la investigación policial

Hace dos décadas y media, dos organizaciones terroristas constituyeron la mayor amenaza a nuestra seguridad. Parecían invulnerables, pero fueron desarticuladas por el trabajo de unos pocos policías del grupo especial de inteligencia de la Dirección contra el Terrorismo.

Hoy el panorama de la seguridad es diferente, pues no tenemos nada parecido a la amenaza terrorista, pero sí confluyen múltiples amenazas, la más importante de las cuales es la extorsión.

A diferencia del terrorismo, en que enfrentábamos dos estructuras nacionales con miles de personas organizadas, hoy enfrentamos aproximadamente a 120 grupos criminales con un número variable de miembros, que fluctúan entre seis y treinta, e involucrarían a entre mil y tres mil delincuentes.  VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 117 seguidores