México: De las ventanas rotas a la cero-tolerancia en la CDMX / Mónica Ayala

Hasta ahora no existe panacea para reducir el delito. Actualmente, en la Ciudad de México, continuamos viviendo las repercusiones de la implementación de una estrategia “exitosa”, cuyas consecuencias han contribuido a la formación de uno de los puntos críticos de homicidio más persistentes y crónicos de la capital.

En 1969, dos automóviles convertibles fueron abandonados –uno en una zona de bajos ingresos y altos índices delictivos en el Bronx, Nueva York, y otro en una zona de altos ingresos y bajos índices delictivos en Palo Alto, California. Ambos fueron estacionados en un espacio público y concurrido, sin placas y con el capote bajo. En los primeros 10 minutos, el vehículo del Bronx sufrió su primer robo. En 24 horas, todos los objetos de valor en su interior habían desaparecido y el auto quedó en condiciones deplorables. En cambio, el coche que se encontraba en Palo Alto permaneció intacto más de una semana, hasta que el sociólogo que realizaba este experimento, Philip Zimbardo de la Universidad de Stanford, decidió romper la ventana del coche. Dos horas después, éste fue sometido a varios actos de vandalismo. VER MÁS…

México seguro, limpia en proceso / Ernesto López Portillo

Que la ola de homicidios en México es una matanza en áreas focalizadas y no afecta a la población, de acuerdo con las autoridades. Entonces todos tranquilos

Estábamos equivocados. Creíamos que la epidemia de homicidios violentos en México era un indicador de inseguridad. No. Nos vienen explicando que se trata más bien de un indicador del ajuste de cuentas entre organizaciones criminales, las cuales trabajan en una limpia, o bien nos informan que es un indicador de la masacre entre la delincuencia organizada y las autoridades. La matanza es en áreas focalizadas y no se afecta a la población, nos recuerdan. Bien, entonces todos tranquilos.

Esto es parte de lo que nos dicen las autoridades. En el 2013, desde Michoacán, el entonces gobernador Fausto Vallejo Figueroa atribuyó la violencia a la pugna que hay entre Los Caballeros Templarios y las guardias comunitarias. En el 2014, desde Baja California Sur, el entonces gobernador Marcos Covarrubias declaró que la situación que estaba enfrentando La Paz tendría relación con un “reacomodo” de grupos delincuenciales y formaría parte de una situación a nivel nacional e insistió en que con todo esto, “Baja California Sur sigue siendo uno de los mejores estados para vivir”. VER MÁS…

 

Argentina: Policías pueden cobrar hasta 20% extra de su sueldo si bajan delitos / Natalia Gold

Llegar a niveles más bajos de hurtos, rapiñas y homicidios implica para la Policía cobrar un dinero extra, según metas asumidas por el Ministerio del Interior para 2017

Seremos el primer gobierno que terminará su mandato con menos rapiñas que cuando inició su gestión. En nuestro caso, además, las habremos bajado en un 30%”. Así de seguro culminó su presentación el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, el miércoles 28 de junio en la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), en el que remarcó que hay un “cambio de ADN de la Policía”. Parte de esa promesa asumida frente a cientos de empresarios –repetida durante la campaña electoral por el presidente Tabaré Vázquez-, está firmada en un contrato.

En el año 2011, el Ministerio del Interior se convirtió en la primera secretaría de Estado de Uruguay en unirse a los denominados “compromisos de gestión”, a partir de los cuales los funcionarios reciben una compensación económica por alcanzar determinadas metas. Los objetivos que permiten a la Policía tener un dinero extra están plasmados en un documento que se actualiza año a año. Para 2017, hay 16 metas que se deben llevar adelante en Montevideo y el área metropolitana y en donde la baja de los delitos es protagonista. VER MÁS…

 

México: ¿Y las legislaciones sobre el uso de la fuerza? / Laura Muñoz Ramírez

Ante la constante repetición de actuaciones fallidas de la policía y los fuertes cuestionamientos respecto del uso de la fuerza, queda claro que México presenta un latente rezago en materia jurídica respecto al uso de la fuerza.

Al pensar en el ejercicio de la profesión policial, el imaginario colectivo normalmente lleva a dos vertientes: en la primera ocurre la idealización casi de ficción del profesional de la seguridad, incorruptible, siempre apegado a la ley y con la capacidad de reaccionar adecuadamente frente a los innumerables escenarios de comisión de delitos; la segunda, más recurrente, menos venturosa y recreada históricamente frente a un áspero contexto nacional y una cotidianidad de actuaciones poco acertadas, despliega una policía corrupta en la que persiste la impunidad, la represión y los abusos de autoridad.

La policía, como institución del Estado a cargo de salvaguardar la vida, seguridad y derechos de los ciudadanos, así como el orden y la paz públicos, exige la existencia de reglas claras y específicas que condicionen su actuar. Sin duda es el Estado quien debe proveer a sus instancias de mecanismos claros y regulados que sustenten el trabajo activo, sobre todo considerando que la capacidad de usar la fuerza puede subsanar una contingencia o agravarla. VER MÁS…

 

México: La PGR está agotada / Ernesto López Portillo

No entendemos que no entendemos
Mientras la sociedad civil y la academia llaman al diálogo al poder público, movidos por la esperanza de alguna vez construir un Estado de derecho en México, los planes en realidad ya están hechos.

Llevo más de un cuarto de siglo escuchando que la PGR está sumida en el desastre. Realicé ahí diversas funciones de investigación académica y asesoría durante la primera mitad de los noventa; fui testigo de que a varios de sus titulares les presentaron diagnósticos internos y en más de una ocasión la recomendación principal fue nada menos que reconstruir completamente la institución. Uno de los ejercicios de auto evaluación incluyó la entrevista a cientos de mandos superiores y el estudio encontró el caos en la gestión de procesos y recursos de todo tipo.

Eso sucedió hace más de 20 años. En el 2012 el entonces procurador Jesús Murillo Karam habló de una institución “desmantelada”; dos años después él mismo la describió como “pulverizada”, explicando que a la PGR “le habían quitado toda la capacidad investigadora que tenía” y “le habían eliminado incluso la capacidad ministerial”. El pasado miércoles 26 de octubre, el ahora procurador Raúl Cervantes Andrade afirmó: “no tenemos ni hemos tenido capacidades reales de investigación del delito, técnica, profesionalmente hablando, científicamente hablando; no hay protocolos suficientes para los delitos que más agravian”. VER MÁS…

 

Honduran Police Officers Working for Notorious MS-13 / TELESUR

Honduras has been plagued both by gang violence and police corruption.
More than 80 members of Honduras’ police force have been working for one of Latin America’s most notorious criminal gangs, local media reported Monday.

An internal investigation claims that 81 Honduran police, including a number of police commissioners, were part of the criminal enterprise of the Mara Salvatrucha – commonly known of MS-13 – and worked for one of the organization’s leaders, David Elias Campbell Licona.

The report stems from an investigation into allegations that eight police officers were active participants in a massacre which killed 12 people in a pool hall in March, in Comayagüela, next to the capital Tegucigalpa. So far, none of the police officers have been charged in connection with the massacre. SEE MORE…

El Salvador: Policía: vivimos con psicosis por la violencia / Dora Estela reyes

Desde 2014 a lo que va del presente año han muerto violentamente 129 policías, según fuentes oficiales

“No ando tranquilo, vivo preso en mi propia casa, tengo años de no salir a un parque o a una playa”, expresó con tristeza el agente policial, Marvin Reyes, quien aseguró que los constantes ataques a policías por parte de estructuras pandilleriles es causa de que agentes vivan con psicosis y estrés.

Reyes es policía desde 1996, desde hace 20 años brinda seguridad a la ciudadanía y siempre ha realizado sus funciones “con el mayor de los gustos”, sin embargo, asegura que ante la vorágine delincuencial que se vive en el país y que en 2015 cobró la vida de 64 agentes se ha vuelto una persona intranquila y temerosa de que cualquier día pueda arrebatársele la vida.

“Al único lugar donde salgo es al supermercado a comprar las cosas de la casa, nosotros no salimos, no podemos tener una vida social porque los criminales aprovechan esos espacios en los que estamos más vulnerables y andamos con la familia”, explicó el agente en una entrevista exclusiva para Diario ContraPunto. VER  MÁS…