The rising threat of organised crime on social media / Robert Muggah

Even as the digital revolution kicks into gear, there are signs everywhere of governments using new technologies to monitor and repress citizens. The revelations of the National Security Agency’s (NSA) sprawling spying programme are just the start. And it is not just Western governments that are spying on citizens in faraway places – surveillance has become a common practice around the world.

But governments don´t have a monopoly on the use of big data to monitor and anticipate threats. Private investment banks have extensive experience in this space, as have a growing cadre of digital humanitarians who are harnessing satellite and telecommunications data to help disaster victims. And now it seems crime syndicates, cartels and gangs are getting into the game. Some of them are quintessential early adopters; they canvass social media to identify and neutralize competitors, but also to manage public relations.

Crime in the spotlight

The involvement of drug-trafficking organizations online might strike the reader as odd, even counter-intuitive. After all, organized crime traditionally thrives in the shadows, far from the public gaze. Historically, crime groups invest in minimizing their public profile, not amplifying it. The internet is changing all that. Organizations as diverse as the ISIS and the Zeta Cartel are using cyberspace to shape opinion and elicit respect, fear and terror. SEE  MORE…

El feminicidio avergüenza a América Latina

Las palabras feminicidio o femicidio no existen en el diccionario pero forman parte del código penal en 16 países de América Latina cuyas mujeres son asesinadas en revancha por situaciones sentimentales, exparejas y exesposos. Un informe de la Cepal sobre feminicidio en 2014 señala que 88 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en Colombia; 83 en Perú; 46 en El Salvador; 25 en Uruguay; y 17 en Guatemala.

Golpeada hasta la muerte debido a un embarazo precoz, acuchillada por celos, degollada tras un divorcio: son los epitafios de esas mujeres que mueren cada 31 horas en Argentina, 15 por día en Brasil y casi 2 mil al año en México. Son las cifras del feminicidio en América Latina, las cifras rojas por ser mujer.

Los asesinatos de mujeres en América Latina han impulsado leyes para evitarlos, pero el número de crímenes de género sigue siendo alto. Además, escasean las estadísticas oficiales, se contabilizan de manera dispar y los sistemas judiciales suelen ser lentos cuando hay que procesar a un hombre por este delito.

El tema está a flor piel en Argentina donde para el próximo miércoles se convocó a una manifestación bajo el lema “Ni una menos”, por la conmoción que despertó en la sociedad una reciente serie de feminicidios. VER MÁS…

Latinoamérica concentra la tercera parte de los homicidios del mundo

América Latina y el Caribe concentran la tercera parte de los cerca de 450.000 homicidios registrados a cada año en el mundo, según una plataforma en internet lanzada por la ONG brasileña Instituto Igarapé.

El llamado “Homicide Monitor” (Observatorio de Homicidios) reúne informaciones sobre los índices de homicidios en 219 países entre los años 2000 y 2012, e índices regionales y municipales de la mayoría de las naciones latinoamericanas y caribeñas.

“Las estadísticas fueron recopiladas en órganos gubernamentales y policiales, así como en instituciones locales, en cada uno de los países”, dijeron a Efe voceros del Instituto Igarapé, una organización que se ha especializado en estudios sobre la violencia y la seguridad pública. VER MÁS…

Américas: La Policía que merecemos: una discusión para el futuro / Adam Blackwell

Durante las últimas décadas, los Estados de las Américas han experimentado importantes avances en los ámbitos de la consolidación de los valores democráticos y del crecimiento económico. Sin embargo, existe otro terreno en el que no parece haber importantes mejorías. Es el de la seguridad que, de acuerdo a Latinobarómetro, la principal encuesta continental, sigue siendo el problema que más preocupa a los ciudadanos de la región. Desafortunadamente, en la mayoría de los casos, las estadísticas confirman esa preocupación y tienen como efectos adicionales la desconfianza en las instituciones del Estado encargadas de velar por la seguridad -en particular las fuerzas policiales- y el constante crecimiento de servicios de seguridad privados, frecuentemente no regulados.

Esta situación exige extremar la preocupación y los análisis relativos a las formas y procedimientos mediante los cuales adecuar las capacidades de las policías a las necesidades contemporáneas. En las líneas que siguen expongo mis propias ideas al respecto, basadas en mi experiencia de un lustro como Secretario de Seguridad Multidimensional de la Organización de los Estados Americanos. Una posición desde la cual tuve la oportunidad de conocer a muchos héroes reales que se esforzaban por llevar paz y orden a sus comunidades, usualmente en condiciones precarias y con recursos materiales muy limitados. Pero una posición, también, desde la cual he podido advertir importantes carencias de orden conceptual y doctrinario en la actividad policial en muchos de nuestros cuerpos policiales. Seguir leyendo

Situational approaches to crime and violence: a case of Latin America / Adam Blackwell

While support for democracy as a governing system remains high in the Americas, heightened insecurity from crime and violence has led to declines in democratic legitimacy, the suspension of democratic rights and freedoms, and the undermining of democratic ideals (Casas-Zamora, 2010) (LAPOP, 2014, p. 193-194). This threat to democratic institutions as a whole parallels one of the World Economic Forum‘s (WEF) top trends of 2015: the weakening of representative democracy (World Economic Forum, 2014). Citizen trust is also being eroded as heightened perceptions of insecurity have led to lower levels of trust in governments (LAPOP, 2014, p. 162). These issues are even more fundamental as the global “war on drugs” (OAS Report on the Drug Problem in the Americas) comes to an end. We now need to review the war on crime, the often forgotten companion. Specifically, there is a need to move to a more ethical and holistic preventative approach rather than repression and reaction as the default option. Seguir leyendo

Americas: The Police that we Deserve: A Discussion for the Future / Adam Blackwell

I have been the Secretary for Multidimensional Security of the Organization of American States (OAS) since 2010. What follows are some personal reflections that I hope will add to the broader discussion of Police Management in the Americas. I am always careful to point out that I have never served in the police services, but I am grateful for the opportunity to have met so many of the real heroes who work each and every day at personal risk to keep us safe.

In the Americas not all countries have armed forces nor do they necessarily have the same legal systems or security structures. What they do have in common are police; from the most populous, the US, to the least, Saint Kitts and Nevis. Despite improvements in the expansion of democratic principles and relatively broad based economic advances, according to Latinobarómetro, (in) security is still the issue that most concerns citizens of the Americas (2010, p. 15). Unfortunately, in most cases crime and violence statistics back this up and not surprisingly the public perception of the “police” is relatively low when compared to other government services. In 2009, 65% of Latin Americans had “little or no trust” in the police (OAS/UNDP, 2011, p.87). This is one reason why we have seen a relative explosion in the growth of often unregulated private security services. Seguir leyendo

América Latina: Enfoques situacionales de la delincuencia y la violencia / Adam Blackwell

Si bien el apoyo a la democracia como sistema de gobierno sigue ocupando un lugar importante en las Américas, la creciente inseguridad causada por la delincuencia y la violencia ha llevado a la reducción de la legitimidad democrática, a la suspensión de los derechos y libertades democráticos y al menoscabo de los ideales democráticos (Casas- Zamora, 2010) (LAPOP, 2014, pág. 193-194). Esta amenaza para las instituciones democráticas, en su conjunto, es paralela a una de las principales tendencias identificadas por el Foro Económico Mundial (FEM) para 2015, a saber, el debilitamiento de la democracia representativa (Foro Económico Mundial, 2014). La confianza de la ciudadanía también se ha reducido puesto que una acentuada percepción de inseguridad ha venido acompañada de un menor grado de confianza en los Gobiernos (LAPOP, 2014, pág. 162). Estas cuestiones son aún más fundamentales puesto que, al acercarse el final de la “guerra a las drogas” en el ámbito mundial (Informe de la OEA “El problema de las drogas en las Américas”), ahora necesitamos examinar la guerra contra la delincuencia, su acompañante a menudo relegada al olvido. En particular, se necesita adoptar un enfoque preventivo más ético y holístico en lugar de tener la represión y la reacción como opción predeterminada. Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores