Bolivia: Servicio policial / Micaela Villa Laura

Todos los ciudadanos deberían conocer las líneas de los módulos policiales más cercanos a su barrio

Pregunté a mis vecinos, a mis compañeros de trabajo y a mi familia a qué número llamarían en caso de tener alguna emergencia o en caso de ser testigos de algún hecho delictivo. Todos respondieron que discarían a la línea corta 110. Sin embargo, es bueno conocer que la Policía tiene más de 100 líneas gratuitas para atender emergencias.

En 2011 comenzó un proceso de descentralización de la Policía en todo el país, con el objetivo de proporcionar una mejor atención a la población. En lo que respecta a la sede de gobierno, se crearon hasta ahora, en coordinación con el Gobierno Municipal, diez Estaciones Policiales Integrales (EPI), que atienden determinadas áreas geográficas de la ciudad: San Pedro, San Antonio, Max Paredes, Sur, La Portada, La Merced, Chasquipampa, Cotahuma, Ferroviario y Bosquecillo de Pura Pura. VER MÁS…

Brazil: Great read in Brazil’s slums, residents band together to protest Police shootings / Vincent Bevins 

It was Holy Thursday, and Udson Freitas was sitting on the balcony of his small house in the Complexo do Alemao favela when a girl ran onto his street below, screaming.

“They killed my brother! They killed my brother!”

Freitas ran down his steps, and was shocked to see that it was 14-year-old Ana Ferreira, who lived just up the hill from him. It couldn’t be possible, he thought. Her brother, Eduardo de Jesus Ferreira, was 10.

Hysterical, Ana said that Rio’s military police had shot Eduardo in the head.

It would have been far from the first time that Brazilian police, who are in a state of war with drug gangs here, had killed an unarmed resident since the military police began occupying the favela complex in 2010 as part of a “pacification” program in the slums. Just the day before, 41-year-old Elisabeth Alves had been shot in her home. SEE  MORE…

México: Proteger a las Fuerzas Armadas / Carlos Elizondo Mayer-Serra

Es común, sobre todo desde el partido que está en la oposición, demandar que las Fuerzas Armadas, tanto Ejército como Marina, dejen de cumplir con las funciones de policía que hoy ejercen. El argumento utilizado es válido: no están diseñadas para llevar a cabo esa tarea. En la guerra el objetivo es matar al enemigo, no investigar culpabilidad o apresar al criminal. Además, quien le entra al combate al crimen organizado corre muchos riesgos, y uno de ellos es corromperse.

Sin embargo, es igualmente común que cuando esa misma oposición llega al poder utilice a las Fuerzas Armadas en tareas policiacas, ya que es el último dique frente al crimen organizado cuando la policía ha sido desbordada. Así sucedió en 2006: mientras el PRD criticaba la estrategia del gobierno federal frente al crimen organizado, uno de sus gobernadores, Lázaro Cárdenas Batel, le pidió al presidente Calderón la intervención de las fuerzas federales en Michoacán para combatir al grupo criminal La Familia. VER MÁS…

Chile: Nuevo ministro del Interior y la seguridad ciudadana / Jorge Chocair Lahsen

Despajadas las incógnitas sobre el nuevo gabinete, el gobierno deberá retomar la ambiciosa agenda legislativa y avanzar en la serie de modificaciones estructurales comprometidas en su programa. Pero dicho esfuerzo se da un contexto complejo, donde tanto tendencias como variables impredecibles, irrumpen y se posicionan críticamente en la opinión ciudadana, alterando prioridades y esfuerzos. Así como la respuesta del Ejecutivo ante las catástrofes que nos han golpeado ha estado en la retina de la sociedad, así también la preocupación ciudadana se expresa respecto de otros fenómenos, destacando fuertemente la delincuencia.

El índice Paz Ciudadana-Adimark dio cuenta de un aumento significativo de temor ciudadano “alto” entre diciembre de 2013 y octubre de 2014; también tuvieron alzas importantes, tanto la apreciación de las personas sobre el “nivel de delincuencia en la comuna” como la victimización, alcanzando esta última un 43,5%. VER MÁS…

Chile: Fallido plan antidelincuencia / Editorial La Tercera

EL GOBIERNO decidió enviar al Consejo de Defensa del Estado los antecedentes por eventuales irregularidades detectadas en el programa de seguridad ciudadana “Alerta Hogar”, que fue implementado por la Subsecretaría de Prevención del Delito, bajo la administración anterior. Esta iniciativa se aplicó desde el 2012 hasta el 2014 con un presupuesto de 1.400 millones de pesos, y consistió en contratar un paquete de mensajes de texto a tres compañías de telefonía para que las personas pudiesen a través de ese mecanismo alertar de emergencias en los hogares. Durante todo ese período apenas se activaron 47 alarmas.

Parte de las denuncias apuntan a que esta política no formaba parte del Plan Chile Seguro desarrollado por el gobierno ni tampoco estuvo considerada dentro de las partidas presupuestarias aprobadas por el Congreso; que los gastos del programa no estaban autorizados en las glosas correspondientes; que no se licitó el servicio contratado con las compañías de telecomunicaciones, sino que se contrató directamente con tres empresas; que la marca “Alerta Hogar” pertenecía a un privado; y que no hubo una supervisión adecuada de los fondos, entre otros aspectos. VER MÁS…
——————-

Bolivia: Narco qaqachacas / Editorial La Razón

La semana pasada, una patrulla de la FELCN fue atacada con armas de fuego por comunarios del ayllu Qaqachaca, luego de un operativo en el que los efectivos policiales descubrieron que muchos de los pobladores de esa región del suroeste de Oruro, frontera con Potosí, se han especializado en producir pasta base de coca. VER MÁS…

Perú: Ceguera voluntaria / Gino Costa

No hay mejor herramienta para combatir el crimen organizado que seguir la ruta del dinero mal habido.

En los últimos 15 meses emergieron a la luz pública las redes mafiosas de Óscar López Meneses, César Álvarez y otros presidentes regionales, Rodolfo Orellana, Martín Belaunde Lossio y Gerald Oropeza. La pregunta obvia es cómo subsistieron estas mafias durante años sin que los órganos responsables tomaran acción. La respuesta es también obvia. Las mafias incluían a importantes jueces, fiscales, policías, registradores públicos y, por supuesto, políticos, todos los cuales se hacían los ciegos voluntariamente.

Recién comenzamos a saldar cuentas con esta realidad siniestra, cuyos alcances aún desconocemos. No sabemos cuántas mafias más han penetrado la justicia penal y la política. No conocemos con precisión la envergadura de la infiltración del crimen organizado en nuestro sistema institucional.VER MÁS…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 97 seguidores